Se pronuncia PRD a favor de la recuperación del poder adquisitivo

Pin on PinterestShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
Reformar la Constitución en materia de desindexación del salario mínimo es un primer paso para desencadenar una política salarial que garantice calidad de vida a los trabajadores, señaló el líder estatal

Reformar la Constitución en materia de desindexación del salario mínimo es un primer paso para desencadenar una política salarial que garantice calidad de vida a los trabajadores, señaló el líder estatal

Reformar la Constitución en materia de desindexación del salario mínimo es un primer paso para desencadenar una política salarial que garantice calidad de vida a los trabajadores, señaló el líder estatal del sol azteca, Carlos Torres Piña

Morelia, Michoacán, 30 de noviembre de 2015.- Reformar la Constitución en materia de desindexación del salario mínimo es un primer paso para desencadenar una política salarial que garantice calidad de vida a los trabajadores, señaló el líder estatal del Partido de la Revolución Democrática, Carlos Torres Piña.

El líder perredista indicó que actualmente las leyes federales y estatales utilizan el ‘salario mínimo’ como una unidad de referencia para establecer los precios de trámites, multas, impuestos, etc.

“Su ‘desindexación’,  es decir, la eliminación o desvinculación de éste como medida o referencia económica para el pago de los impuestos, las prestaciones y los créditos, contribuiría a establecer una política de recuperación del poder adquisitivo”.

Torres Piña destacó que el objetivo es reactivar la política salarial para no continuar sacrificando a los trabajadores, y empobrecer más a millones de personas a través de la cancelación de las conquistas históricas de los mexicanos.

Añadió que el desempleo, el deterioro preocupante de los salarios, la pobreza y el hambre, la grosera concentración del ingreso, el abandono de nuestro mercado interno, los derechos sociales vulnerados, la inseguridad y la violencia, estos son los verdaderos problemas estructurales del país.

Asimismo consideró que la desigualdad abismal que existe en México lastima a la sociedad entera y es fuente de desesperanza de la niñez y la juventud como lo revelan los resultados de la más reciente encuesta del Instituto Nacional Electoral (INE), según la cual los niños y los adolescentes de entre 6 y 17 años no confían en el gobierno y se sienten inseguros en las calles.

Por otro lado, dijo, que el CONEVAL  nos dejó claro que solo  una quinta parte de la población no es pobre, ni vulnerable, “padecemos ya tres décadas de la ortodoxa política neoliberal que es el origen de la desfiguración del país.

Detalló que los salarios mínimos se mantienen artificialmente deprimidos con muchos pretextos: uno que ha salido a la luz en este debate es el de las voces neoliberales que dicen que los salarios no crecen porque los trabajadores mexicanos son improductivos, lo cual es una total mentira; de acuerdo con la CEPAL; México presenta una alta productividad laboral y si el salario se hubiera establecido en función a la productividad laboral, el salario seria 20.7 por ciento mayor al actual

El líder del Sol Azteca abundó que otro pretexto absurdo para no elevar los salarios es que se utiliza como referencia para determinar precios de una gran cantidad de bienes y servicios, este tema se resolvería con facilidad simplemente cambiando la referencia y ya, pero ha sido muy complicado, incluso este cambio tan elemental.

“Debemos hoy congratularnos de que este pretexto que se esté quitando del escenario que es el tema de la desindexación, que es un argumento que ha sostenido el salario mínimo que traería beneficios inmediatos, dicha medida, a los trabajadores y a la economía. Si se elevara el salario se fortalecería el mercado interno y éste se convertiría en el motor de crecimiento, ahora que éste se está ajustando  nuevamente a la baja”.

Criticó los ridículos incrementos anunciados por la Comisión Nacional de Salarios Mínimos y la desaparición de las zonas económicas solo subrayan la inutilidad de este organismo que  tiene un presupuesto millonario con 101 empleados y su función se limita a decretar el estancamiento real de los salarios.

El jefe del perredismo en Michoacán abundó que un país de pobreza, de desigualdad e informalidad como México, es el resultado de la decisión de políticos que quisieron enfrentar los malos manejos económicos, anclando el salario desde los sexenios de Luis Echeverría y José López Portillo, permitiendo el deterioro de las condiciones de vida y del bienestar de las familias.

“Quitar la indexación al salario, es decir, la dependencia de las multas, tarifas, de todo lo que se ha puesto como ancla al salario mínimo, es un paso fundamental para arrancar el gran debate que reclama México, encaminado a incrementar el salario mínimo”.

Esta propuesta, emanada del Partido de la Revolución Democrática, presentada hace más de un año por el jefe de Gobierno del Distrito Federal, Miguel Ángel Mancera, representa la visión de izquierda: “si desindexamos el salario, podemos enfrentar la pobreza, la desigualdad y la informalidad”.