Valorarían diputados endurecer penas contra normalistas

Pin on PinterestShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
El “robo de uso” es calificado como un delito o grave, quienes lo cometen salen libres bajo fianza con toda facilidad

El “robo de uso” es calificado como un delito o grave, quienes lo cometen salen libres bajo fianza con toda facilidad

Los coordinadores del PRI, del PRD y del PAN en el Congreso del Estado, Adriana Hernández, Pascual Sigala y Carlos Quintana, señalan que estarían dispuestos a revisar el Código Penal de Michoacán en temas como el “robo de uso”

Morelia, Michoacán, 20 de noviembre de 2015.- Conscientes del hartazgo que han producido entre el grueso de la población y las millonarias pérdidas económicas que generan a empresas transportistas y de diversos productos, diputados locales de Michoacán admiten que en su momento valorarán endurecer las penas contra los delitos que más frecuentemente cometen los normalistas.

Los coordinadores de los grupos parlamentarios de los partidos Revolucionario Institucional (PRI), de la Revolución Democrática (PRD) y Acción Nacional (PAN) en el Congreso del Estado, Adriana Hernández Íñiguez, Pascual Sigala Páez y Carlos Quintana Martínez, respectivamente, admitieron que estarían dispuestos a revisar el Código Penal de Michoacán, sobre todo en lo que se refiere a temas como las sanciones previstas en el delito de “robo de uso”.

Al respecto, Adriana Hernández reconoció la necesidad de que haya una más estricta aplicación de la ley en cuanto a las manifestaciones que obstaculizan las actividades cotidianas de los michoacanos, pero siempre con pleno respeto a los derechos humanos de los manifestantes.

Por su parte, Pascual Sigala indicó que el tema del “robo de uso”, considerado un delito no grave, lo que permite la libertad bajo fianza de quienes lo cometen, debe ser revisado en su momento, con toda responsabilidad por el Congreso del Estado.

En tanto, Carlos Quintana destacó las enormes afectaciones que los bloqueos y los secuestros de vehículos producen a miles de familias michoacanas, así como a empresas que generan gran cantidad de empleos en Michoacán, por lo cual consideró necesario endurecer las sanciones con el objetivo de castigar más severamente esos actos y garantizar la paz y la tranquilidad en el estado.