Aviones militares de EU sobrevuelan Corea del Sur

Pin on PinterestShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
Tales vuelos son comunes durante tiempos tensos. Corea del Sur no tiene armas nucleares y depende de la "protección nuclear" de Estados Unidos como un disuasivo ante Corea del Norte

Tales vuelos son comunes durante tiempos tensos. Corea del Sur no tiene armas nucleares y depende de la “protección nuclear” de Estados Unidos como un disuasivo ante Corea del Norte

Se trata de una demostración de fuerza para intimidar a Corea del Norte después que ésta realizara su quinta prueba nuclear, y también para calmar el nerviosismo en la nación del sur de la península coreana

Seúl, Corea del Sur, 13 de septiembre de 2016.- Dos bombarderos supersónicos estadounidenses con capacidad nuclear volaron por el cielo de su aliado Corea del Sur como demostración de fuerza para intimidar a Corea del Norte después que ésta realizara su quinta prueba nuclear, y también para calmar el nerviosismo en la nación del sur de la península coreana.

Los bombarderos B-1, escoltados por jets surcoreanos y estadounidenses, fueron vistos por un fotógrafo de The Associated Press cuando pasaban sobre la Base Aérea Osan, la cual está 120 kilómetros (75 millas) de la frontera con Corea del Norte. Los bombarderos probablemente regresarán a su base en Guam, sin aterrizar en Corea del Sur.

Tales vuelos son comunes durante tiempos tensos. Corea del Sur no tiene armas nucleares y depende de la “protección nuclear” de Estados Unidos como un disuasivo ante Corea del Norte.

Corea del Norte dice que la hostilidad de Estados Unidos es la razón por la que necesita un programa de armas nucleares.

El experto nuclear Siegfried Hecker, que ha visitado de forma regular las instalaciones nucleares norcoreanas, estima que Pyongyang podría disponer de material nuclear suficiente para unas 20 bombas para finales de 2016 y la capacidad de añadir unas siete nuevas bombas al año.

“Si se la deja sin cortapisas, es probable que Pyongyang desarrolle la capacidad de alcanzar a territorio continental de Estados Unidos con un misil de cabeza nuclear en una década o algo así”, indicó Siegfried en el sitio web especializado en Corea del Norte 38 North. El experto señaló que lo más preocupante es que los recientes éxitos en ensayos podrían dar a Pyongyang una falsa confianza.

Los esfuerzos diplomáticos por despojar a Corea del Norte de sus bombas están paralizados tras la última ronda de reuniones a finales de 2008. Desde entonces, Pyongyang ha acelerado su desarrollo de misiles balísticos y bombas nucleares pese a las crecientes sanciones.

Tras el último ensayo, el instituto norcoreano responsable de las armas nucleares dijo que tomaría medidas no especificadas para ampliar su capacidad nuclear, que los analistas interpretaron como una referencia a una posible sexta prueba nuclear.

El portavoz del Ministerio surcoreano de Defensa, Moon Sang Gyun, dijo el lunes que las agencias de espionaje estadounidenses y surcoreanas creen que Corea de Norte tiene la capacidad de detonar otro dispositivo nuclear en cualquier momento en uno de sus túneles en su principal base de ensayos, Punggye-ri, donde se han producido las cinco explosiones atómicas anteriores.

La manifestación de fuerza solo es un ejemplo de las capacidades militares de la alianza con Corea del Sur “para reforzar el sistema de disuasión ampliado”, dijo el máximo comandante de las USFK, Vincent Brooks.

El test nuclear realizado por Corea del Norte -el segundo este año- es “una escalada peligrosa y una amenaza inaceptable”, añadió.

Estados Unidos envió a los bombarderos desde su base aérea en la isla pacífica de Guam, adonde también regresarán. En su vuelo sobre Corea del Sur estuvieron acompañados por jets de combate estadounidenses y surcoreanos.

También después del cuarto ensayo nuclear norcoreano en enero Washington hizo volar sobre la zona un bombardero B52. Es habitual que el país envíe para maniobras a sus aviones de combate a Corea del Sur, donde tiene estacionados 28,500 soldados.

La prueba realizada el viernes por Corea del Norte generó condena internacional. El país aseguró haber ensayado una cabeza nuclear que puede montarse en misiles estratégicos. Fue el test más potente realizado por el país comunista, aunque las estimaciones sobre su fuerza varían, pues van desde los diez a los 25 kilotones de TNT. La bomba que lanzó Estados Unidos sobre Hiroshima en 1945 tenía una potencia de unos 13 kilotones.

El enviado especial estadounidense para los asuntos de Corea del Norte, Sung Kim, confirmó que Washington y Seúl buscarán juntos endurecer las sanciones contra Pyongyang. Las medidas tienen que demostrar a Corea del Norte que “sus acciones ilegales y peligrosas tienen graves consecuencias”, dijo Sung Kim, citado por la agencia Yonhap. (Con información de VANGUARDIA.COM.MX Y DPA)