Querétaro, número 30 en embarazo de adolescentes

Pin on PinterestShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
Las acciones que implementa en la actualidad el gobierno del estado abonan para que los adolescentes cuenten con opciones para evitar situaciones de esta naturaleza

Las acciones que implementa en la actualidad el gobierno del estado abonan para que los adolescentes cuenten con opciones para evitar situaciones de esta naturaleza

Con una tasa de fecundidad en adolescentes de 53 por cada mil embarazos, el estado de Querétaro se ubica en el lugar número 30 a nivel nacional en cuanto a embarazos adolescentes, lo que significa que la entidad posee una de las tasas más bajas en todo el territorio nacional

Querétaro, Querétaro, 14 de octubre de 2016.- Con una tasa de fecundidad en adolescentes de 53 por cada mil embarazos, el estado de Querétaro se ubica en el lugar número 30 a nivel nacional en cuanto a embarazos adolescentes, lo que significa que la entidad posee una de las tasas más bajas en todo el territorio nacional, dijo la secretaria general del Consejo Nacional de Población (Conapo), Patricia Chemor Ruiz.

En entrevista, la funcionaria federal aseguró que los estados con mayor cantidad de embarazos de este tipo son Chihuahua, Chiapas y Nayarit; sin embargo, debido a los resultados es necesario que no se baje la guardia y se mantengan los programas de información y educación que ofrecen las instancias gubernamentales a la población.

“Es el lugar 30, con 53 por cada mil embarazos. Es de las tasas de fecundidad más bajas. No por eso debemos bajar la guardia”, resaltó.

Chemor Ruiz destacó que las acciones que implementa en la actualidad el gobierno del estado abonan para que los adolescentes cuenten con opciones para evitar situaciones de esta naturaleza; no obstante, enfatizó que también se deben evitar los abusos sexuales que en ocasiones derivan en un embarazo.

Sobre este último tema, anunció que en dos semanas comenzarán a transmitirse spots en los que, por primera vez, se pedirá un alto a los abusos sexuales de niñas y niños; toda vez que el reto en este asunto es cada vez más alto.

“Tenemos que poner un alto, así que la denuncia tiene que ser muy fuerte para que tengamos cifras, porque no las tenemos; una niña puede llegar a un Centro de Salud embarazada, ya a punto de dar a luz y el que la atiende no da parte al Ministerio Público, o la mamá pide que no porque fue el hermano, el abuelo, el padre, el padrastro. Entonces, hay que visibilizar el problema, ayudar a los niños y defenderlos”, declaró.

Consideró que, por lo que toca a las escuelas, en estos espacios se debe permitir a las niñas y niños acercarse y preguntar a sus profesores sobre sus dudas y que estos sepan qué contestar. Añadió que también se les debe ofrecer información sobre su cuerpo y cómo respetarlo.

“Quien esté al frente de la familia, los hermanos mayores, tienen que tener información. (…) Se tiene que trabajar con los jefes de familia, con los profesores, con los líderes de opinión y con todo mundo”, abundó.

La secretaria general del Conapo indicó que la meta del gobierno federal es reducir, hacia el año 2030, a la mitad la tasa de fecundidad adolescente que actualmente está en 77 por cada mil embarazos y erradicar embarazos en niñas menores de 14 años.

HUBO 8 MIL EMBARAZOS LOS ÚLTIMOS 9 AÑOS

Más de 8 mil embarazos en jóvenes de 10 a 19 años de edad, fueron reportados entre 2006 y 2015 para el estado de Querétaro por el Sistema de Información de Salud, dijo la presidenta del Patronato del Sistema Estatal para el Desarrollo Integral de la Familia (SEDIF), Karina Castro de Domínguez, quien reconoció que dichas cifras preocupan al gobierno queretano.

Durante la firma del Convenio en Materia de Población e instalación del Grupo Estatal para la Prevención del Embarazo en Adolescentes (GEPEA), la primera dama de la entidad mencionó que la situación obliga a las autoridades a actuar con energía y con un sentido de proximidad hacia los jóvenes.

“Entender desde lo profundo las razones que llevan a nuestra infancia a un despertar precoz y a los adolescentes a la práctica sexual, nos implica un gran reto. Determinar cuáles son los estímulos sociales y personales que hay que suprimir desde el núcleo familiar y escolar, es un gran reto, y habrá que entender y enseñar a fomentar estos valores”, resaltó.

En este sentido, la secretaria general del Consejo Nacional de Población (Conapo) Patricia Chemor Ruiz, mencionó que en la entidad la edad mediana de la primera relación sexual para la generación de mujeres de entre 25 y 35 años de edad fue de 17.3 años, número ligeramente menor al de la media nacional que se ubicó en 17.7 años.

En tanto, refirió que la tasa de fecundidad adolescente en Querétaro se estimó en 52.83 por cada mil embarazos, cuando la media nacional alcanzó 77 por cada mil. Los municipios con mayor tasa de fecundidad adolescente, enlistó, fueron Amealco de Bonfil, Pinal de Amoles y El Marqués; según datos de la Encuesta Nacional de Dinámica Demográfica del 2014 (ENADID 2014).

“El embarazo no planificado en adolescentes es uno de los retos más importantes que enfrentamos hoy, porque es un tema de proyecto de vida. No solo es de salud, es un tema de educación, de respeto a los derechos humanos, la libertad, el desarrollo como personas de niñas, niños y adolescentes. (…) Hoy vemos el embarazo adolescente como algo mucho más que una estadística; es en muchos casos una historia de vida que no alcanzará todo su potencial”, sentenció.

Por su parte, el secretario de Gobierno del estado de Querétaro, Juan Martín Granados Torres, advirtió que el embarazo de una niña refleja el fracaso de quienes rodean para proteger sus derechos, incluido su derecho a la protección contra el abuso, a una educación para mejores oportunidades y al desarrollo de sus competencias y habilidades. (CON INFORMACIÓN DE: AM QUERÉTARO).