911 niega servicio de ambulancias a pacientes psiquiátricos en crisis

Pin on PinterestShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
Piden que quienes atienden el servicio de emergencias 911 sean conscientes, ya que niegan el servicio de ambulancias a los domicilios cuando los enfermos presentan crisis y convulsiones que requieren de un traslado inmediato al Hospital Psiquiátrico para ser atendidos

Piden que quienes atienden el servicio de emergencias 911 sean conscientes, ya que niegan el servicio de ambulancias a los domicilios cuando los enfermos presentan crisis y convulsiones que requieren de un traslado inmediato al Hospital Psiquiátrico para ser atendidos

Aparte de la pena que conlleva tener un familiar con problemas psiquiátricos, los familiares de los mismos tienen que lidiar con la negligencia de empleados que no les importa la situación que padecen: familiares de estos pacientes piden ayuda al gobernador Silvano Aureoles

Morelia, Michoacán, 13 de julio de 2018.- Aparte de la pena que conlleva tener un familiar con problemas psiquiátricos, los familiares de los mismos tienen que lidiar con la negligencia de empleados que no les importa la situación que padecen, por lo que el señor Mauricio González Soria alzó la voz y pidió ayuda al Gobernador del Estado Silvano Aureoles Conejo para que las personas que atienden el servicio de emergencias 911 sean conscientes, ya que niegan el servicio de ambulancias a los domicilios cuando los enfermos presentan crisis y convulsiones que requieren de un traslado inmediato al Hospital Psiquiátrico para ser atendidos.

Y es que el hijo del señor Mauricio, desde el año 2010 presenta problemas psiquiátricos que solo pueden ser tratados con medicamentos controlados, pero el grave problema se presenta cuando el pequeño de 17 años –cuya edad mental no supera los 8 años de edad-, entra en crisis con convulsiones intermitentes que requieren un traslado inmediato a hospital y es ahí donde surgen las complicaciones ya que los que reciben la llamada en el 911, le han indicado al señor que el servicio de emergencias no está para enviar ambulancias a su domicilio allá en la colonia Obrera.

Destacó que conoce la Ley de Salud Mental y los lineamientos de la Comisión Estatal para la Protección Contra Riesgos Sanitarios (Coepris) y en ninguna de ellas señala que se deba de restringir el apoyo a las personas con ese tipo de problemas, y menos cuando están envueltas en una crisis o presenten convulsiones ya que son impredecibles pues no se sabe cuándo las tendrán.

Detalló que el pasado martes 26 de junio su pequeño se puso mal pues presentaba convulsiones y al llamar al 911, de nueva cuenta le negaron el servicio al grado que, ya desesperado, tuvo que decirles que si no se presentaba la ambulancia a su domicilio, él se llevaría por su cuenta al niño por toda la Avenida Acueducto hasta el hospital con el riesgo que conlleva y fue de la forma en que le mandaron la unidad, pero al llegar a su casa, el médico le precisó que si al valorar al niño no requiriera del servicio, “le tendrían que cobrar el traslado” el cual no fue necesario porque incluso el pequeño quedó internado desde ese día en el nosocomio.

Aclaró que ya al interior del Hospital Psiquiátrico, la atención por parte de los doctores ha mejorado bastante ya que el Gobernador Silvano Aureoles ha sido muy sensible a este tipo de padecimientos de los niños y que dejó la instrucción precisa de que cuando no se encuentre el medicamento que los enfermos necesitan, le llamen al médico gestor que lo pondrá en lista de espera y en un máximo de 72 horas, la medicina requerida ya se encuentre disponible.

Por si fuera poco, antier miércoles el pequeño de nueva cuenta se convulsionó y rompió cristales por cuales intentaba pasar exponiéndose de manera inconsciente a un grave peligro por lo que de inmediato su papá el señor Mauricio, llamó al 911 donde por enésima ocasión lo ignoraron sin atender su llamado que requería de una ambulancia de manera urgente para ser estabilizado.

Fue hasta las 10 de la noche con 21 minutos cuando de manera humanitaria, quienes se presentaron, en lugar de la ambulancia, fueron Policías Municipales a bordo de la patrulla PM036 la cual auxilió a la familia y trasladó al pequeño al Hospital Psiquiátrico donde fue atendido por la Doctora Josefina Plata encargada de urgencias del nosocomio.

Finalmente, el señor Mauricio González solicitó que desde el gobierno del estado por fin se supervise la “desatención” que brinda el 911 para que atiendan con humanidad a las personas, sobre todo a las que tienen problemas mentales pues ellas, “no piden nacer así” y los operadores que tienen en sus manos la ayuda con una ambulancia, no se imaginan las diversas complicaciones que las familias deben pasar para buscar que sus enfermos sean estabilizados, en medio de las convulsiones que les dan de manera impredecible.