Animalistas demandan justicia por perrita que fue quemada en Morelia

Pin on PinterestShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
Queremos que se hagan valer los artículos del Código Penal relativos al maltrato animal, pues es deber de la autoridad dar con los responsables y castigarlos, señalaron grupos animalistas

Queremos que se hagan valer los artículos del Código Penal relativos al maltrato animal, pues es deber de la autoridad dar con los responsables y castigarlos, señalaron grupos animalistas

Hacen un llamado a la PGJE para dar con los responsables de prender en llamas a Masha con alcohol etílico, provocándole quemaduras por todo el cuerpo e inclusive en el tracto digestivo

Morelia, Michoacán, 09 de noviembre de 2018- En medio del escenario de crueldad y violencia que se vive en Michoacán y todo el país, los animales no han sido ajenos a padecer actos dolosos por el hombre, señalan miembros de la comunidad animalista de Michoacán al exponer el caso de Masha, una canina que fue rescatada por la asociación Hermano Animal, misma que fue encontrada con quemaduras por todo el cuerpo e inclusive en el tracto digestivo.

Testimonios de los hechos aseguran que habría sido prendida en llamas con alcohol etílico, sin que hasta el momento esta versión sea confirmada por peritos de la PGJE, quienes ya cuentan con la denuncia correspondiente interpuesta por GHAPAD A.C.

“Queremos que se hagan valer los artículos del Código Penal relativos al maltrato animal, pues es deber de la autoridad dar con los responsables y castigarlos. Exigimos un castigo ejemplar y pedimos un alto a la indolencia de políticos y autoridades, basta de cargarle toda la responsabilidad a las organizaciones civiles de una tarea que le corresponde al estado” sentenció Esmeralda Cerda Pizano, vocera de GHAPAD A.C.

Al mismo tiempo, no descartan acciones futuras de movilización para exigir justicia en este y tantos otros casos de maltrato, que se dan en territorio michoacano, pues a parecer de estas asociaciones, es “un reflejo de la situación de violencia contra los seres vivos” que se vive en el país.