DenunciasDestacadas

Crónica de un autobús secuestrado por normalistas borrachos

El chofer de la unidad secuestrada ya había avisado a la Terminal que había sido abordado por normalistas, pese a lo cual la empresa seguía vendiendo boletos para un camión que ya venía lleno
El chofer de la unidad secuestrada ya había avisado a la Terminal que había sido abordado por normalistas, pese a lo cual la empresa seguía vendiendo boletos para un camión que ya venía lleno

Una lectora de ATIEMPO.MX nos relató cómo este día debió abordar un autobús de la línea Purhépechas atestado de presuntos estudiantes ebrios, que traía varias personas de pie, ante la negligencia del personal de la empresa y la pasividad de las autoridades

Morelia, Michoacán, 07 de mayo de 2014.- Borrachos, presuntos estudiantes de escuelas normales de Michoacán secuestraron un autobús de la línea Purhépechas que presuntamente había partido desde la ciudad de Lázaro Cárdenas hacia Morelia.

Una lectora de ATIEMPO.MX (www.atiempo.mx), su portal de noticias y denuncias por internet, nos relató cómo este día debió abordar un autobús de la línea Purhépechas atestado de presuntos estudiantes ebrios, que traía varias personas de pie, ante la negligencia del personal de la empresa y la pasividad de las autoridades.

De acuerdo con el relato a la persona cuya identidad nos guardaremos, en la Terminal de Uruapan ella compró su boleto para viajar a la capital del estado, sin embargo, al tratar de abordar el autobús se encontró con que éste se encontraba atestado por más de 30 normalistas, hombres y mujeres, en estado de ebriedad, y traía de pie a personas que habían pagado su pasaje.

Por ese motivo, nuestra lectora regresó a la taquilla para cambiar su boleto y el personal de la línea Purhépechas le negó el cambio, con el argumento de que su camión era el que estaba esperando salir a Morelia y si decidía no tomarlo tendría que comprar otro boleto para otro camión más tarde.

En ese momento, la denunciante se enteró de que el chofer de la unidad secuestrada ya había avisado a la Terminal que había sido abordado por normalistas, pese a lo cual la empresa seguía vendiendo boletos para un camión que ya venía lleno.

Por la premura del tiempo, y ante la cerrazón del personal de la línea, a nuestra lectora no le quedó de otra más que subir al autobús, que apestaba a sudor y bebidas alcohólicas, además de que le tocó viajar una parte del camino de pie, hasta que alguien le cedió su lugar.

“Las actitudes de los jóvenes eran prepotentes, groseras, burlonas, grotescas, vulgares. No hablaban, gritaban y daban órdenes al chofer, y cómo no, si se saben intocables, que nadie les hace nada”, continuó el relato.

En un momento dado, alguien preguntó que a qué iban a Morelia y uno de ellos contestó que tenían llamado para tomar algunas avenidas y marchar a las 15:30 horas, «en apoyo a los del STASPE», dijeron.

Afortunadamente no sucedió nada más, todos llegaron a Morelia bien, aunque oliendo a borracho, pero la irresponsabilidad de esa empresa de autobuses es mayúscula al poner en riesgo la seguridad de los pasajeros que sí pagaron su derecho a viajar y ocupar un asiento.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: