Denuncian abusos, discriminación y varias anomalías en CASVI “Voluntad”

Pin on PinterestShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
Las empleadas señalaron que de inicio, hay favoritismo entre los trabajadores por que algunas pueden gozar de sus derechos al solicitar permisos, los cuales les conceden sin problemas, mientras que a otras que por cuestiones de salud o personales piden permisos, a ellas sí les ponen trabas

Las empleadas señalaron que de inicio, hay favoritismo entre los trabajadores por que algunas pueden gozar de sus derechos al solicitar permisos, los cuales les conceden sin problemas, mientras que a otras que por cuestiones de salud o personales piden permisos, a ellas sí les ponen trabas

La denuncia la hacen trabajadores del Centro de Atención al Sector Vulnerable Infantil, quienes señalan a la directora Claudia Berenice Bribiesca Tafolla, hasta de posibles casos de maltrato infantil de parte de una empleada que es su “protegida”

Morelia, Michoacán, 06 de agosto de 2018.- Trabajadores del Centro de Atención al Sector Vulnerable Infantil (CASVI) Voluntad que depende del Ayuntamiento de Morelia el cual se ubica en la calle Juan Mier y Terán sin número en la colonia Ignacio Allende a un costado de la Clínica Municipal Poniente, denunciaron abusos, discriminación, agresiones y favoritismo por parte de la Directora,Claudia Berenice Bribiesca Tafolla, e incluso, hasta posibles casos de maltrato infantil de parte de una empleada que es “protegida” por la misma directora.

Y es que las empleadas señalaron que de inicio, hay favoritismo entre los trabajadores por que algunas pueden gozar de sus derechos al solicitar permisos, los cuales les conceden sin problemas, mientras que a otras que por cuestiones de salud o personales piden permisos, a ellas sí les ponen trabas la titular o a veces se los otorga “pero con ciertas condiciones”.

Aunque el propósito del Centro de Atención es recibir a niños de madres o familias de escasos recursos que no cuentan con Seguro Social, esto no siempre se cumple debido a que Claudia Bribiesca, ha rechazado a madres solteras que necesitan el servicio y por el contrario, permite el ingreso a niños de familias que a simple vista se percibe que cuentan con los recursos suficientes para dejar a sus hijos en otro espacio y no en la guardería, quitando el espacio a quien realmente lo requiere.

Respecto a la hora de tomar sus alimentos, las trabajadoras se quejaron de ni siquiera en su media hora de descanso pueden sacar su teléfono celular ya que en caso de que reciban una llamada, aunque sea emergencia, “se tienen que meter al baño para contestar pues de lo contrario, pueden ser sancionadas por la directora”.

Cuando les hace reponer tiempo, las empleadas trabajan hasta 10 horas continuas con solo media hora de descanso y para aguantar esas diez horas por que no las deja salir a probar alimento, “a veces tenemos que meternos al baño a comer para poder aguantar las diez horas”.

Además se quejaron de que el Contrato Colectivo que firmó la directora, contiene una cláusula discriminatoria que está prohibida de la que, al parecer, no se enteró ni siquiera el Presidente de la Junta Local de Conciliación y Arbitraje, Hill Arturo del Río Ramírez quien lo firmó ya que esa cláusula número 18 establece que, “los beneficios obtenidos serán únicamente aplicables al personal sindicalizado” lo cual no puede ser debido a la la Suprema Corte de Justicia de la Nación, ha precisado que la desigualdad en los CCT no está permitida pues los beneficios deben ser para todos, incluyendo a los que no pertenezcan a ningún sindicato o incluso, a los de otro sindicato que exista en la dependencia.

Otro testimonio, se refiere a una trabajadora embarazada a la que Bribiesca Tafolla obligó a realizar actividades que ponían en riesgo su vida y la de su bebé, “yo tenía que cargar cosas pesadas que podrían provocar que incluso perdiera a mi bebé, me decía gorda, greñuda, fodonga y otras cosas que me hacían sentir mal”.

A otra trabajadora, la directora la jaloneó y la metió a su oficina cuando le presentó los documentos que acreditaban que su hijo había estado enfermo durante los días que no pudo presentarse a laborar.

Finalmente el caso más grave tiene que ver con un posible maltrato infantil por parte de empleadas que son “protegidas” por Claudia Bribiesca ya que en una ocasión, le reclamaron a la “educadora” que hubiera maltratado y jaloneado a una niña en el baño y esa misma persona ya tenía al menos dos antecedentes de maltrato luego de que le arrebató las cosas de trabajo a los niños pero a pesar de que se le dijo en su momento a la directora, “nada hizo y la agresora sigue ahí”, concluyeron.