Desmiente Agustín Villalvazo supuesto caso de nepotismo en el IMCED

Pin on PinterestShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
Villalvazo Ruiz argumentó que el nombramiento de su consanguíneo en el plantel Guacamayas, fue solicitado por el propio director del plantel, Salvador Morfín Gutiérrez, solicitud que fue atendida en febrero de este 2018

Villalvazo Ruiz argumentó que el nombramiento de su consanguíneo en el plantel Guacamayas, fue solicitado por el propio director del plantel, Salvador Morfín Gutiérrez, solicitud que fue atendida en febrero de este 2018

El director del IMCED sostuvo que no hay nada “oscuro” en su nombramiento ya que su hermano Alberto, tiene más de 20 años trabajando en los salones de clases para el propio instituto y sólo se incorporó a la lectura de tesis, las cuales no generan un incremento excesivo en la nómina

Morelia, Michoacán, 06 de septiembre de 2018.- El Director del Instituto Michoacano de Ciencias de la Educación (IMCED), Agustín Villalvazo Ruiz, desmintió el supuesto nepotismo a favor de su hermano que algunos trabajadores denunciaron en este mismo espacio informativo, pues argumentó que el nombramiento de su consanguíneo en el plantel Guacamayas, fue solicitado por el propio director del plantel, Salvador Morfín Gutiérrez, solicitud que fue atendida en febrero de este 2018.

Sin entrar en polémica por el caso de su familiar, el director del IMCED sostuvo que no hay nada “oscuro” en su nombramiento ya que su hermano Alberto, tiene más de 20 años trabajando en los salones de clases para el propio instituto y sólo se incorporó a la lectura de tesis, las cuales no generan un incremento excesivo en la nómina.

Incluso, dijo el director, se le deben cerca de 9 meses en relación a las lectorías de tesis y eso debido a que los alumnos no han concluido con los trámites correspondientes por lo que en caso de que se le paguen, el adeudo no superaría los tres mil pesos por todas las lectorías que se le adeudan.

Por último Villalvazo Ruiz llamó a los trabajadores y a los propios funcionarios de la institución, a cerrar filas en torno al fortalecimiento del IMCED y no a la división que lo único que deja, es quedar vulnerable a factores externos y lo que los planteles necesitan en estos momentos, es tener una matrícula que permita obtener recursos en beneficio de toda la comunidad académica y laboral del instituto.