Especialistas reprueban decisión de Alfonso de demoler puente en Morelia

Pin on PinterestShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
Ingenieros presentes en el lugar especularon que podría tratarse de una estrategia para otorgar otra obra al selecto grupo de constructores amigos del Ayuntamiento de Morelia

Ingenieros presentes en el lugar especularon que podría tratarse de una estrategia para otorgar otra obra al selecto grupo de constructores amigos del Ayuntamiento de Morelia (FOTO: ALEJANDRA ORTEGA)

De acuerdo con ingenieros y ex funcionarios, el puente vehicular de Vicente Santa María, fracturado desde el año pasado, podría haber sido reparado en 21 días con 4.4 mdp; ahora el gobierno municipal de Alfonso Martínez lo derriba y pretende reconstruirlo con entre 10 y 12 mdp

Morelia, Michoacán, 15 de febrero de 2018.- Especialistas reprobaron este jueves la decisión del Ayuntamiento de Morelia de demoler el puente vehicular de la calle Vicente Santa María, sobre el Río Chiquito y en su cruce con la Avenida Solidaridad, mismo que se encuentra fracturado desde el pasado 27 de julio de 2017.

Al lugar donde actualmente maquinaria pesada destruye y retira el concreto, arribó un grupo de ingenieros encabezados por el ex secretario de Urbanismo y Obras Públicas, Porfirio Barbosa Rodríguez, y el también ingeniero, constructor y vicepresidente de Seguridad Pública de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC), Delegación Michoacán, Gabriel Ayala.

En entrevista Porfirio Barbosa señaló que desde agosto del año pasado, y ante la inmovilidad de las autoridades municipales, un grupo de ciudadanos e ingenieros nicolaitas acudió ante el alcalde Alfonso Martínez Alcázar y otras instancias del Ayuntamiento de Morelia para proponer soluciones, pero no se les hizo caso.

Indicó que el puente en mención fue construido en 1983 con la tecnología tridilosa, misma que fue inventada y patentada por el reconocido ingeniero michoacano Heberto Castillo Martínez, quien goza de reconocimiento internacional, misma que permitiría sustituir la parte dañada, que no rebasa el 10% de la estructura, para poderlo rehabilitar.

Cuestionado respecto de la versión de que el puente está construido con una tecnología antigua –que ha circulado en algunos medios de comunicación-, Barbosa rodríguez indicó que el presidente municipal tiene muy cerca un ejemplo de que esa tecnología es vigente, que es la construcción de la Clínica Municipal Poniente, que actualmente es construida con tridilosa por ese mismo gobierno municipal.

Por lo anterior, calificó como irresponsable la decisión de demolerlo, pese a que este 14 de febrero se le pidió a Alfonso Martínez que parara esos trabajos y estudiara la propuesta que ellos le tenían.

En tanto, Gabriel Ayala indicó que él en su momento elaboró un dictamen y una propuesta para rehabilitar el puente de Vicente Santa María en sólo 21 días con un presupuesto aproximado de 4 millones 426 mil pesos, planteamiento que tampoco fue atendido por el Ayuntamiento de Morelia, que pretende reconstruirlo con una inversión aproximada de entre 10 y 12 millones de pesos.

Al respecto, explicó que su proyecto consistía básicamente en levantar la estructura con pistones hidráulicos, calzándolo y apuntalándolo, para retirar los elementos dañados y sustituirlos.

Recordó que la mayor prueba de que el puente no debe ser demolido es que está diseñado para 18 toneladas y pese a estar fracturado ha soportado por dos días una maquinaria que pesa alrededor de 24 toneladas.

Ambos ingenieros entrevistados especularon que la decisión de demoler la infraestructura tiene que ver con una estrategia para otorgar otra obra al selecto grupo de constructores amigos del Ayuntamiento de Morelia.

En ese sentido, Gabriel Ayala indicó que basta con revisar a qué empresas el gobierno de Alfonso Martínez entrega la obra pública, que no pasan de 10, cuando el padrón de la CMIC es de unos 140 constructores y la totalidad de empresarios del ramo de la construcción en todo Michoacán es de alrededor de 1 mil 500 empresas.