Reina la opacidad en las casas del estudiante de la UMSNH

Pin on PinterestShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
En el Reglamento modificado en 2012 se establecen los requisitos que deben cumplir los estudiantes para ingresar a los albergues, así como las normas que debe atender para poder permanecer en los mismos, sin embargo, hasta la fecha es letra muerta

En el Reglamento modificado en 2012 se establecen los requisitos que deben cumplir los estudiantes para ingresar a los albergues, así como las normas que debe atender para poder permanecer en los mismos, sin embargo, hasta la fecha es letra muerta

A pesar de que la Universidad Michoacana les entrega, 150 mdp de todos los michoacanos al año a los albergues estudiantiles, prácticamente los moradores no “rinden cuentas” y son ellos mismos lo que definen sus propios métodos de seguridad, de ingreso, y en general sus propias reglas

Morelia, Michoacán, 13 de marzo de 2018.- Las 35 Casas del Estudiante que son beneficiadas por parte de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo (UMSNH), durante muchos años se han mantenido entre la opacidad, la anarquía y la falta de reglamentación que aunque se ha intentado aplicar a través del reglamento vigente y el modificado, simplemente las autoridades han evitado hacerlo  por lo que los moradores siguen rigiéndose “bajo sus propias normativas”.

A pesar de que la UMSNH les entrega, 150 millones de pesos de todos los michoacanos al año a los albergues estudiantiles, prácticamente los moradores no “rinden cuentas” y son ellos mismos lo que definen sus propios métodos de seguridad, de ingreso, y en general sus propias reglas.

Y es que en el año 2012, las autoridades modificaron el Reglamento General de Beneficios y Casas del Estudiante, el cual fue aprobado por el propio Consejo Universitario que en ese momento determinaron que a más tardar en un año durante el ciclo escolar 2013-2014, se aplicaría “con el objetivo de dar a los cerca de 5 mil moradores de los albergues el tiempo suficiente para cumplir con los requisitos y regular su situación para que tengan derecho a seguir siendo beneficiados por la Universidad”.

En ese reglamento, se establecen los requisitos que deben cumplir los estudiantes para ingresar a los albergues, así como las normas que debe atender para poder permanecer en los mismos.

De igual forma la reglamentación especifica los lineamientos de orden y transparencia en la operación de los mismos pues dichos procesos “los tendrán que atender los propios estudiantes a partir del año 2013”, lo que por supuesto a más de 6 años, sigue siendo letra muerta.

Hace poco más de un año, en diciembre del 2016, el actual Rector de la Universidad Michoacana, Medardo Serna sostuvo que “estaban estudiando” un reglamento más estricto para las Casas del Estudiante lo cual no se hizo y por no contar con dicho reglamento, en noviembre del año 2017 un grupo de al parecer moradores de las diferentes casas y encapuchados, ingresaron a la casa femenil “Amérca Libre” donde causaron destrozos, agredieron de manera verbal y física a las mujeres y robaron equipo de cómputo.

En esa ocasión, Medardo Serna aceptó que ese hecho “violentó el reglamento vigente” por lo que se presentó una denuncia ante el Ministerio Público de la que nada se sabe hasta la fecha pero agregó que “se estaba estudiando” otra vez, “si se podía implementar un reglamento más estricto que rija de manera más severa las sanciones a las que se harían acreedores quienes lo violenten”.

En ese sentido, en octubre del año 2017 los usuarios de redes sociales se dijeron indignados, ya que un supuesto morador de una casa del estudiante (Charles Ans (cowncowne)), publicó la venta de despensas que les entrega la universidad y las cuales se compran con dinero de los ciudadanos por lo que se preguntaron, si no será mejor implementar en la UMSNH un sistema de becas para jóvenes que comprueben que realmente se dedican a estudiar y que tengan un buen promedio pues así, tendrían derecho a los beneficios que las autoridades les entregan, muchas veces bajo presión, pero finalmente con dinero que viene de todos los michoacanos vía impuestos.