Transportistas manifiestan su apoyo a Martínez Pasalagua

Pin on PinterestShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
“Sí, levantó la voz y peleó, pero no iba detrás del grupo sino al frente de la batalla  para enfrentar de cara al enemigo que intentaba afectar a sus defendidos”, expresan los agremiados de Martínez Pasalagua

“Sí, levantó la voz y peleó, pero no iba detrás del grupo sino al frente de la batalla para enfrentar de cara al enemigo que intentaba afectar a sus defendidos”, expresan los agremiados de Martínez Pasalagua

Mediante una carta que se hizo llegar a los principales medios de comunicación de Michoacán, los trabajadores del volante agremiados a la organización que encabeza el ex diputado local del PRI, expresan su respaldo y solidaridad con su líder

Morelia, Michoacán, 25 de julio de 2014.- Trabajadores del volante adheridos a la Comisión Reguladora del Transporte de Michoacán (CRTM) manifestaron su apoyo a José Trinidad Martínez Pasalagua, quien actualmente se encuentra bajo un proceso penal acusado de vínculos con el crimen organizado por la Procuraduría General de la República (PGR).

Mediante una carta que se hizo llegar a los principales medios de comunicación de Michoacán, los trabajadores del volante agremiados a la organización que encabeza el ex diputado local del Partido Revolucionario Institucional (PRI), expresan su respaldo y solidaridad con su líder, además de que desmienten las acusaciones en su contra y dan su punto de vista en torno a su detención.

A continuación, ATIEMPO.MX (www.atiempo.mx), su portal de noticias y denuncias por internet, reproduce de manera íntegra el mencionado documento:

Carta de los Transportistas: ¿Quién es José Trinidad Martínez Pasalagua?

Con todo el apoyo admiración y cariño a un auténtico líder

Miércoles 23 de julio de 2014.- Hombre cabal, de decisiones y carácter fuerte, sí cometió una falta y no una, sino muchas, muchas veces.

Sí, levantó la voz y peleó, pero no iba detrás del grupo sino al frente de la batalla para enfrentar de cara al enemigo que intentaba afectar a sus defendidos.

Desde hace muchos años, en estos momentos no recordamos con exactitud cuántos, José Trinidad Martínez Pasalagua, empezó a formar un pequeño grupo de trabajadores del volante y desde siempre, cuidó a cada uno de los integrantes a pesar de que a través de los años, el grupo fue creciendo hasta abarcar todo el estado.

Sí, sí ha sido un hombre que defiende a sus liderados y para las autoridades, esa defensa ha sido su falta así como hacer pública la corrupción en la dependencia responsable del transporte en la entidad y en general en las instancias de las dos administraciones del PRD cuando se compraban votos con concesiones y se provocó el caos que ha significado la saturación del servicio.

En su partido el PRI y como dirigente de la CNOP, también defendió sus logros y por supuesto su grupo creció aún más no solo con transportistas sino con otros sectores sociales.

Defendiendo su razón, también evidenció prácticas centralistas que pusieron esta Confederación en manos de personajes que no habían trabajado para su conformación en la entidad e incluso, algunos de ellos cuando el PRI tocó fondo, emigraron a otro partido pero de acuerdo a su conveniencia y cuando el tricolor se recuperó, regresaron sin nada de rubor en sus mejillas y sí, también fue una falta haber luchado porque más tarde, el pago de la factura fue muy alto, tanto, que en este momento se encuentra privado de su libertad.

Él, Martínez Pasalagua, ha sido un militante leal a su partido aun cuando su crecimiento como dirigente incomodaba y en consecuencia causaba la crítica en ocasiones destructiva pero que con trabajo perseverante y decidido carácter no lo detenía en su andar.

Sin embargo, llegaban los tiempos electorales y volvía a ser el personaje importante para candidatos de cualquier aspiración para puestos de elección popular que sin más, le pedían apoyo y se los daba, le pedían trabajo para hacer activismo en el estado y respondía.

De todo este tiempo de hombre íntegro, honesto y de mucho trabajo, dan cuenta las condiciones en que han crecido los transportistas pero también su familia; esposa e hijos que conviven en la sencillez y cotidianidad de la vida de los transportistas y todo un equipo de trabajo donde no hay jefes, ni compañeros de primera o de segunda, solo una relación de mucho afecto.

Para nadie es desconocido que en la política, que en las entrañas de la política, por buscar intereses personales se cometen atropellos, injusticias y horrores que parecerían increíbles si solo se comentaran, pero son una realidad que la gente común y corriente no lograría entender a qué grado llegan las ambiciones por el poder.

Tampoco es desconocido que en las administraciones perredistas llegó a la entidad la descomposición social y fincó su imperio el crimen organizado del que fueron presa lo mismo personas adineradas y acaudaladas que el más sencillo comerciante o trabajador y de ello, da cuenta la sociedad entera.

Los transportistas no fueron la excepción e igual que otros sectores sociales, fueron obligados por el crimen organizado a pagar cuotas y por supuesto que para operar su estrategia obligaron a su dirigente a pactar con ellos para respetar el trabajo y la vida de sus agremiados.

Igual sucedió con agricultores, constructores y otros sectores y operaban con el mismo formato de presión, terror, horror y chantaje y eso no resulta extraño para quienes habitamos en esta tierra prodiga en recursos naturales y bendecida por la mayoría de su gente.

Paradójicamente la fuerza que significa este grupo de trabajadores del volante liderado por Martínez Pasalagua y que tanto fue utilizado en tiempos electorales, en los que se avecinan, esta vez estorba y para sacarlo del escenario, fue detenido con argumentos endebles, como el que pertenece a un grupo criminal por haber accedido a los chantajes de terror y horror porque estaba de por medio la integridad física de las familias y los mismos trabajadores del volante y también el que pedía posiciones de trabajo en la dependencia responsable del transporte en la entidad.

Es de reflexionar entonces, que a todos los que han sido extorsionados por el crimen organizado y que accedieron a pagar en lo personal o representando un grupo de trabajadores, les espera cárcel, pues no habría capacidad en ningún centro penitenciario para dar cabida a todas las víctimas.

Y en la cuestión de puestos de trabajo, les sería sencillo comprobarlo con el ex´gobernador Fausto Vallejo Figueroa quien sí pedía apoyo del dirigente en tiempos electorales pero ya en el poder, con facilidad se le olvidaba y difícilmente recibía al dirigente en su despacho.

No obstante y si de puestos de trabajo se tratara y eso fuera un delito, pues aquí en el estado creció la delincuencia con la gran cantidad de personas que llegaron del estado de México y que sí hubieran estado empleadas, estarían incumpliendo con su responsabilidad y cobrando en dos plazas.

A los transportistas nos duele en el alma esta situación, queremos y creemos en nuestro dirigente, sabemos que Pepe Pasalagua es inocente y eso va a quedar comprobado porque también creemos en un país de leyes a través de las cuales, se hará justicia y aun cuando en su detención no se cumplió con el debido proceso, pronto deberá privar la verdad porque Pepe Pasalagua, es inocente y Pepe Pasalagua fue y sigue siendo víctima y no victimario.

Atentamente
Los transportistas