Tratan a “Mamá Rosa” peor que a peligrosos delincuentes, denuncian

Pin on PinterestShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
En el Hospital San José ha habido internados peligrosos delincuentes y criminales sin que la vigilancia haya llegado a los extremos actuales, señaló el director del nosocomio

En el Hospital San José ha habido internados peligrosos delincuentes y criminales sin que la vigilancia haya llegado a los extremos actuales, señaló el director del nosocomio

El director del Hospital San José, Alberto Sahagún, manifestó su sorpresa ante el operativo federal montado en torno a la fundadora del albergue “La Gran Familia”; su habitación ha sido custodiada por hasta 20 elementos con armas de alto poder y la han tenido incomunicada

Morelia, Michoacán, 18 de julio de 2014.- El gobierno federal ha tratado a Rosa del Carmen Verduzco Verduzco peor que a peligrosos delincuentes, denunció Alberto Sahagún, director del Hospital San José, donde se ha encontrado internada la fundadora de la Casa Hogar “La Gran Familia”.

Durante entrevistas telefónicas con Milenio Televisión y Radio Fórmula, el médico señaló que en el mencionado nosocomio han estado internados en ocasiones anteriores peligrosos delincuentes y criminales, pero en ninguno de los casos ha habido, como en éste, vigilancia tan extrema.

Alberto Sahagún describió que durante la hospitalización de Rosa del Carmen Verduzco, también conocida como “Mamá Rosa”, se ha implementado en torno a ella un operativo de seguridad conformado por entre 15 y 20 policías federales portando armas de alto poder.

De la misma forma, señaló que la fundadora del albergue “La Gran Familia” tiene constantemente al pie de su cama a otros dos policías ministeriales y la han tenido prácticamente incomunicada, al grado de que no le permiten hacer ni recibir llamadas telefónicas y ni siquiera a él como director del Hospital se le permite ingresar a verificar la condición de la paciente.

Para Alberto Sahagún, es de llamar la atención de las autoridades federales para vigilar de manera tan extrema a una mujer de más de 80 años de edad.