Didier Drogba vuelve a Chelsea

Pin on PinterestShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
En esta segunda etapa, Drogba intentará aportar su innegable olfato goleador a la delantera del conjunto londinense

En esta segunda etapa, Drogba intentará aportar su innegable olfato goleador a la delantera del conjunto londinense

El delantero africano de 36 años ha decidido volver al club al que dejó en la gloria hace dos años. El Chelsea le vio crecer, con ellos lo ganó todo y se convirtió en uno de los mejores delanteros, inclusive fue elegido en el once ideal de la primera década del siglo XX en la Premier League

Londres, Inglaterra, 25 de julio de 2014.- El Chelsea ha hecho oficial en la tarde de este viernes la incorporación del delantero costamarfileño Didier Drogba por una temporada.

Drogba, que estaba sin equipo después de que su contrato con el Galatasaray finalizase el pasado 30 de junio, ha llegado libre y a petición del propio técnico, José Mourinho, que aún lo considera muy valioos para el primer equipo, pese a los 36 años del africano.

Drogba es una leyenda viva de la entidad blue.

Llegó al club londinense en el verano de 2004 procedente del Olympique de Marsella, cuando aún no era un delantero de calidad contrastada. Pero Mourinho le llevaba siguiendo un tiempo, desde que dirigía al Porto, y no dudó en desembolsar 24 millones de libras para contratarle una vez aterrizó en el Chelsea.

No tardó en ganarse el cariño de los aficionados, ya que no necesitó ningún período de adaptación al fútbol inglés, sino que por contra empezó a marcar goles muy pronto. Ganó tres Premier League, cuatro FA Cup, dos Carling Cup y dos Community Shield en sus ocho años en el club londinense.

Pero ninguno de esos títulos puede compararse al 19 de mayo de 2012, cuando Drogba levantaba al cielo de Múnich la Champions League. Un gol suyo en el minuto 88 enviaba el partido a la prórroga, y en la posterior tanda de penaltis marcó el tanto definitivo que daba el trofeo a su equipo. Ese encuentro supuso su último partido como jugador blue.

Fue despedido entre honores, salió por la puerta grande y habiéndose ganado a todas y cada una de las personas que conformaban el Chelsea Football Club.

Jugó 342 partidos con la camiseta de la entidad capitalina y marcó 157 goles, lo que le otorgó otros distintivos individuales como Mejor Jugador Africano del Año o Mejor Jugador del Chelsea en toda su historia.

Tras ello, y tras unos meses sin pena ni gloria en la liga china, empezó una nueva etapa en el Galatasaray, donde demostró que su olfato goleador no estaba ni mucho menos en decadencia. Allí ganó los tres trofeos que se pueden conseguir en Turquía. Pero rechazó la oferta de renovación que le presentaron los directivos, y en cuanto Mourinho se puso en contacto con él decidió volver al club en el que se convirtió uno de los mejores delanteros de todos los tiempos.

El costamarfileño ha firmado por una única temporada, con la posibilidad de incorporarse al cuerpo técnico una vez decida colgar las botas.