DestacadasEntretenimiento

¿Cantidad o calidad? Dicotomía en los productos de ocio interactivo

El juego online es un claro ejemplo de la explosión de todo lo interactivo, puesto que son millones de personas los que a diario utilizan diferentes productos que están al alcance de su mano con un simple toque de dedo

Barcelona, España, 22 de julio de 2021.- Desde hace algún tiempo se ha producido una auténtica revolución en todo lo relacionado con la red de redes.  

El juego online es un claro ejemplo de la explosión de todo lo interactivo, puesto que son millones de personas los que a diario utilizan diferentes productos que están al alcance de su mano con un simple toque de dedo en su dispositivo de última generación. 

Una de las principales actividades de entretenimiento que focalizan su modelo de negocio en internet es todo lo relacionado con el juego de azar online. Son múltiples las plataformas de esta naturaleza que operan desde hace algunos años en gran parte de los países a nivel mundial. Ejemplos como Casino 777 han labrado un camino hacia el éxito de la actividad, que aun a día de hoy, sigue estando más vigente que nunca.

Debido a la gran demanda existente en este sector, surge una cuestión acerca si es recomendable crear una cantidad ingente de productos, o priorizar la calidad en títulos más concretos.

Lanzar un nuevo título de juego al mercado, conlleva adyacentemente un largo trabajo de un gran grupo de personas que buscan dar con la tecla para que su creación sea un éxito. Hasta que cualquier proyecto asociado a esta nueva realidad tecnológica ve la luz, debe pasar por tres fases claras que determinarán su valía a posteriori a ojos del consumidor. Estas no son otras que la certificación, la homologación y la implantación.

Una de las claves a la hora de lanzar un nuevo producto, es conseguir una diferenciación clara de sus antecedentes más cercanos. Establecer distancia con otros títulos, puede ser la clave para que el consumidor se decante por ese nuevo lanzamiento, al ser novedoso y aumentar la curiosidad en su desarrollo. 

Debido al gran abanico de novedades, el tiempo de impacto al más alto nivel de un nuevo producto ha disminuido ostensiblemente. Lo que antes permanecía en el número 1 de las demandas durante varios meses, ahora conseguir apenas dos semanas es un gran logro. Esto lo explican los 20-30 nuevos títulos que saltan a las plataformas de juego como novedades cada mes. Esta cantidad de propuestas hace a los consumidores tener que decantarse por más opciones, lo que hace que disminuya el tiempo de exposición continuado a determinadas obras.

La cantidad no siempre va reñida con la calidad, aunque bien es cierto que en muchos casos se potencia lo cualitativo antes que lo cuantitativo.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: