DestacadasEntretenimiento

Clausura el FMM con la Sinfonieta y el Brodsky Quartet

La 31 edición del Festival de Música de Morelia (FMM), culminó la noche del sábado con un magno concierto de clausura en el Teatro Morelos de la capital michoacana

Morelia, Michoacán, 24 de noviembre de 2019.- La 31 edición del Festival de Música de Morelia (FMM), culminó la noche del sábado con un magno concierto de clausura en el Teatro Morelos de la capital michoacana.

Desde el Reino Unido, el Brodsky Quartet y la Orquesta de Cámara del FMM, mejor conocida como la Sinfonieta FMM, integrada por jóvenes músicos de siete países de América, dieron fin a un año más de actividades de este tradicional festival moreliano.

El Brodsky Quartet, uno de los ensambles británicos con más presentaciones alrededor del mundo en sus más de cuarenta años de trayectoria, se había presentado previamente en el FMM, la noche del jueves en el Palacio Municipal.

Mientras que la Sinfonieta FMM hizo lo propio en un entrañable concierto en el Templo de Nuestra Señora del Carmen, en esa ocasión, acompañando al reciente ganador del Concierto Internacional de Violonchelo Carlos Prieto, el joven estadounidense John-Henry Crawford.

El programa del concierto de clausura estuvo integrado por la Obertura Coriolano de Ludwig van Beethoven, obra que el gran músico alemán no escribió basándose en la conocida obra de Shakespeare, sino en una tragedia escrita por el jurista y poeta alemán Heinrich Joseph von Collin.

Del compositor mexicano Javier Álvarez Fuentes (1956), escuchamos la obra orquestal Geometría foliada, composición relativamente reciente. Después del intermedio, la Sinfonieta FMM interpretó completa la Sinfonía no. 7 de Beethoven, obra escrita entre 1811 y 1812, mientras el genio alemán estaba recuperándose de una grave enfermedad.

Con esta presentación, el FMM cerró una edición de claroscuros. 

A su favor debemos mencionar el extraordinario concierto de Santiago Cañón-Valencia y Naoko Sonoda en el Conservatorio de Las Rosas, el íntimo recital de guitarra de James Grace y Morgan Szymanski en la Pinacoteca del Templo de San Agustín y la intepretación de La Fontegara en el Centro Cultural Universitario.

Por otra parte, la cancelación del concierto de La Real Cámara, la ausencia de traductores, la significativa reducción del programa, la falta de una orquesta de renombre para el último concierto, así como las imperdonables fallas técnicas en los conciertos inaugural y de clausura, son algunas situaciones que empañaron el evento.

Muchas de esas situaciones pueden atribuirse a la drástica reducción presupuestal, mientras que otras son responsabilidad directa del FMM. 

Un detalle más, sigue sorprendiendo la gran cantidad de personas que llegan tarde a los conciertos, cada dos o tres movimientos llegan en tropel, interrumpiendo a los músicos y a los espectadores puntuales. Una pena.

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: