DestacadasEditoriales

De Primera Mano… AMLO busca aniquilar a la oposición

¿Qué hay detrás de la intención de López Obrador de darle una mordida al 50% de las prerrogativas de los partidos políticos? Pues simplemente el debilitarlos en sus finanzas de cara a la preparación del próximo proceso electoral federal de 2021.

Morelia, Michoacán, 07 de agosto de 2019.- ¿Recuerda usted cuál fue el único partido que se negó a regresar prerrogativas a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) para la reconstrucción tras los sismos de 2017? El Morena.

Hoy, casi dos años después de esos hechos, el presidente Andrés Manuel López Obrador pide a los partidos políticos que regresen a la hacienda pública -es decir, a su gobierno- la mitad de las prerrogativas que les corresponden.

Dice que no puede existir “partidos ricos con un pueblo pobre”.

¿Son “ricos” los partidos políticos?

Equivocadamente desde hace años se ha hecho pensar a los mexicanos que los institutos políticos son ricos, porque se les destinan cifras multimillonarias para su manutención.

Es verdad que es mucho el dinero que se les asigna a los partidos, pero es falso que por ello sean ricos, porque en realidad se enriquecen en la medida que están pegados al poder o al financiamiento ilícito.

En 2019 se reparten 4 mil 965 millones de pesos en financiamiento público ordinario para los institutos políticos nacionales; para 2020 el Instituto Nacional Electoral (INE) autorizó un financiamiento por 5 mil 239 millones de pesos.

Sin embargo, esos recursos repartidos entre todos los gastos resultan raquíticos en la mayoría de los casos, porque se aplican para el pago de sueldos no sólo de dirigentes partidistas, sino de decenas de miles de empleados que tienen a lo largo y ancho del país, rentas de edificios, vehículos, combustible, viáticos y muchas otras cosas más, sin descartar en muchos casos el costo de la corrupción, que esa sí enriquece a vivales que históricamente se han aprovechado de la circunstancia.

A aquellos que como López Obrador creen que los partidos políticos “son ricos”, los reto a que vayan a casi cualquier comité estatal o municipal de cualquiera de esos entes para que corroboren las condiciones en las que laboran, en la mayoría de los casos con déficit o financiados con los recursos particulares de los dirigentes o militantes en turno.

Aclaro que ese no es el caso de todos, pero insisto, sí de la inmensa mayoría.

Por el debilitamiento financiero de la oposición

¿Entonces qué hay detrás de la intención de López Obrador de darle una mordida al 50% de las prerrogativas de los partidos políticos? Pues simplemente el debilitarlos en sus finanzas de cara a la preparación del próximo proceso electoral federal de 2021.

Al fin y al cabo a su partido, el Morena, le corresponden para este año 1,620 millones de pesos y para el 2020 se le han autorizado 1,760 millones de pesos. Es decir, ha venido recibiendo cuatro veces más de los 415 millones de pesos que hasta hace dos años recibía como recursos ordinarios.

Así que de regresar la mitad de las prerrogativas los morenistas seguirían contando con más del doble de lo que tenían en 2017, pero además, cuentan ahora con todo el gobierno federal y con un presidente de la República que todos los días está en campaña desde las 7:00 de la mañana.

Una vez más, López Obrador trata de engañar a la opinión pública aprovechando la justificada animadversión que hay entre los mexicanos hacia los partidos políticos.

Ya en algún momento el ex candidato presidencial del PAN, Diego Fernández de Cevallos, lo calificó como un “engañabobos”.

El mago del engaño

Basta con revisar lo que pasó tras los sismos de 2017 en México, cuando como aspirante presidencial el tabasqueño ofreció que el Morena entregaría la mitad de sus prerrogativas para la reconstrucción.

Presionados por la opinión pública, el resto de los partidos optaron por regresar gran parte de sus recursos a la SHCP, algunos de forma directa, otros utilizaron diversos mecanismos, pero se quedaron sin gran parte de su financiamiento.

¿Y qué hizo entonces López Obrador? En lugar de entregar a la Hacienda Pública la parte que correspondía de las prerrogativas morenistas, anunció la creación de un Fideicomiso “Por los Demás” y convocó a sus seguidores a hacer aportaciones en él.

Supuestamente ese dinero -alrededor de 100 millones de pesos- se invertiría a la reconstrucción, pero no hay datos fehacientes que lo comprueben, aunque de todos modos al final no hubo castigo alguno por parte de las autoridades electorales.

Y sí, por el contrario, surgieron versiones periodísticas sobre el reparto de ese dinero para financiar campañas del Morena en diversos puntos del país, incluso en Morelia, en beneficio del entonces candidato a presidente municipal, Raúl Morón Orozco.

En fin, unas semanas después de su triunfo electoral, López Obrador presentó una lista de 50 propuestas para lograr la austeridad y terminar con la corrupción en el gobierno. En uno de esos puntos prometió desaparecer todos los fideicomisos, porque «son una herramienta perfecta para desviar dinero”. ¡Claro!, con el debido respeto, si alguien sabe de eso, ese es él.

COMENTARIOS Y SUGERENCIAS: www.atiempo.mx / atiempomx@gmail.com

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: