DestacadasEditoriales

De Primera Mano: El casi reencuentro entre Fausto y Reyna

Por primera vez en casi 5 años ambos se vieron, eso es indudable, pero por ahora no hubo acercamiento, ni creo que lo haya pronto o a mediano plazo
Por primera vez en casi 5 años ambos se vieron, eso es indudable, pero por ahora no hubo acercamiento, ni creo que lo haya pronto o a mediano plazo

Ayer estuvo a punto de suscitarse, aunque de manera fortuita, un reencuentro entre dos distanciados ex gobernadores de Michoacán, Fausto Vallejo Figueroa y Jesús Reyna García

Morelia, Michoacán, 20 de febrero de 2019.- Ayer estuvo a punto de suscitarse, aunque de manera fortuita, un reencuentro entre dos distanciados ex gobernadores de Michoacán, Fausto Vallejo Figueroa y Jesús Reyna García.

Entre decenas de asistentes, ambos coincidieron en el desayuno organizado en las instalaciones de la 21 Zona Militar para conmemorar el Día del Ejército.

Fueron invitados al evento en su calidad de ex gobernadores del estado, sin embargo, cuando Jesús Reyna arribó al lugar y estaban a punto de sentarlo en la misma mesa que a Fausto Vallejo, algo pasó que finalmente optaron por colocarlo en otro lugar más distante.

Por primera vez en casi 5 años ambos se vieron, eso es indudable, pero por ahora no hubo acercamiento, ni creo que lo haya pronto o a mediano plazo.

La alianza que tuvieron para arribar a la gubernatura de Michoacán en el proceso electoral de 2011 fue coyuntural y obligada por la entonces dirigencia nacional del PRI, interesada en hilar toda una cadena de triunfos en los estados para prepararle el terreno a su entonces virtual candidato presidencial, Enrique Peña Nieto.

Antes de eso, Fausto Vallejo y Jesús Reyna ya habían tenido severos desencuentros.

En 2006 Fausto Vallejo compitió por el Senado con las siglas del PRI, pero dicen las malas lenguas que en su afán de frenar los afanes del ex alcalde de Morelia por la gubernatura de Michoacán, las huestes de Chucho Reyna no sólo no jugaron a su favor, sino que participaron en su contra.

Lo anterior provocó que en aquella elección llegaran como primera fórmula al Senado el posterior gobernador de Michoacán, Leonel Godoy Rangel, y el ahora mandatario estatal, Silvano Aureoles Conejo, ambos con las siglas del PRD.

Y lo inédito fue que cuando se esperaba que Vallejo Figueroa alcanzara por lo menos un escaño por primera minoría, esto no ocurrió, pues el segundo lugar en esos comicios lo obtuvo el entonces muy joven político Marko Cortés Mendoza, que se convirtió en senador y quien hoy es el dirigente nacional del PAN.

Lo anterior descalificó al ex alcalde de Morelia para competir por la gubernatura en 2007, dejando el paso libre a Jesús Reyna, que se convirtió en el candidato del tricolor para esa elección y a quien le devolvieron la mala jugada, pues ni la gente de Fausto Vallejo ni la de Ascención Orihuela Bárcenas hicieron nada para darle el triunfo a su copartidario, sino todo lo contrario.

Así, aunque para 2011 hubo una alianza coyuntural obligada entre Fausto, Chucho y Chon, ésta nunca fue genuina. Ya durante la gubernatura del moreliano Chon se distanció, mientras que Vallejo y Reyna se acercaron y trabajaron juntos de manera institucional, uno como gobernador y otro como secretario de Gobierno, al menos lo poco que se pudo por los problemas de salud del primero.

Lo que pasó después se puede resumir en la irrupción de Alfredo Castillo Cervantes como comisionado nacional, licencia solicitada por Fausto para atender su salud, el nombramiento de Reyna como gobernador, los desencuentros entre ambos equipos y el retorno de Vallejo, provocando la renuncia y luego el regreso de Jesús, quien poco después fue detenido y llevado preso por más de 4 años, sin que la Procuraduría General de la República (PGR) le comprobara algún delito.

El huetamense infiere que algo tuvo que ver el moreliano y la falta de comunicación de su parte se lo confirma.

La frágil relación entre ellos se rompió y así lo confirmaron los hechos de este 20 de febrero.

Hoy Fausto Vallejo ya no está ni en el PRI; fue candidato del PES a la alcaldía de Morelia, contraviniendo los intereses de la gente de Andrés Manuel López Obrador y su hijo, Rodrigo Vallejo Mora, está otra vez preso.

En tanto, Jesús Reyna salió de la cárcel, presentará denuncias por irregularidades en su proceso -incluyendo un intento de extorsión- y sigue siendo del PRI, aunque por ahora ha negado su intención de regresar a la arena política.

Sin embargo, no tengo duda de que ambos seguirán dando mucho de qué hablar.

COMENTARIOS Y SUGERENCIAS: www.atiempo.mx / atiempomx@gmail.com

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: