DestacadasEditorialesPolítica

Día de Asueto: Las malas cuentas de Morón a AMLO

A diferencia de Carlos, el Bizcocho Herrera, Iván No-sé-qué carece de argumentos para impugnar el resultado en Morelia

Morelia, Michoacán, 18 de junio de 2021.- “¿Usté cree que es fácil estar jodiendo todos los días y de a gratis?”. No hay día en mi pobre existencia que mi arquitecta personal de la limpieza no me tire a rajatabla esa pregunta. Esbozo una sonrisa e intentó seguir trabajando.

Hoy fue diferente. Ni mi oración sincera a la Virgencita, el entrecerrar los ojos y hacer oídos sordos, me fueron suficientes. Hoy la paciencia de mi pobre Lupe se agotó y como le sucede cada vez que mira, escucha u oye nombrar al tal Iván Pérez-Negrón, las mentadas le salieron gratis, se tiró al piso en una franca rabieta y amenazó correrlo a patines si se lo topa en la calle.

Y no, no es que mi Lupe se ponga a defender al werito sayayín del Alfonso Martínez nomás porque su comadre la Minerva Bautista será la mera mera en las sesiones de cabildo. No, el Ponchito ya ganó y es hoy por hoy, el mejor regalo que pudo recibir cualquiera de los dos partidos que lo arroparon. Es también, la dulce venganza de muchos que se quedaron atorados en la elección del 2018, cuando la marca y el pejexito les pusieron una tunda a todos los candidatos opositores.

La neta es que hoy sí entiendo a mi diosa de los trabajos hogareños. Si antes pensaba que el tal Iván tenía tantita vergüenza, sí, me equivoqué y a lo macho como canta mi adorado José Alfredo Jiménez.

Hoy el susodicho demostró cuán títere tontis puede llegar a ser y cuánto le vale la capital michoacana, la ciudad que insiste en gobernar, aunque ella no lo quiera nada y se lo haya demostrado y con creces.

Sí, Pérez-Negrón, esos clasemedieros y aspiracionistas le dieron en la torre, bendito sea Dios, a tu candidatura pero, además, lo que sucedió en la capital michoacana donde Alfonso Martínez ganó con 102 mil 453 votos constantes y sonantes, no es nada más producto del pésimo candidato que se cargaron los morenos. No mi ciela, no; ahí, aunque jure y perjure que no es cierto, el adorado Ruli my Baby Morón -sí, ese de las piernas bonitas del que no habíamos hablado hace algunas semanas-, es el verdadero responsable del doloroso fracaso guinda en Morena.

Este jueves, Morón Orozco salió en rueda de prensa con los candidatos de Morena en Morelia y llevaba al tal Iván no-sé-qué, por delante, para “denunciar” que hubo irregularidades en el conteo de votos y actas y que, por tanto, iba a impugnar el proceso. ¡Por favor… ¡¿y la vergüenza apá!?

La dichosa impugnación no es otra cosa más que un intento desesperado del profe-quema-puertas de desviar la atención a la pobreza de su trabajo y carente operación partidista, una cortina de humo para que nadie le restriegue en la jeta que le rindió malas cuentas a Andrecito. 

El exlíder centista no solamente entregó una elección sumamente cuestionada en la gubernatura, donde cada día se confirma más la tesis de que el narco fue el que determinó el nombre del sucesor al Solio de Ocampo, además, perdió la capital michoacana, la ciudad que él gobernaba, donde Morena se estrenó con bombo y platillo y donde también, los triunfos de Alfonso Martínez y de Carlos Herrera, fueron contundentes. 

Y le sigo: de 12 distritos federales, la Alianza ganó 8, es decir, los perdió Morena y de 24 diputaciones locales, 15 fueron para la Alianza. Además de perder Morelia, también fue despreciado en la mayoría de los municipios importantes de Michoacán. ¡Qué triste su vida!

Lo que no le han dicho al presidente es que Morón y su mal gobierno hicieron que Morena perdiera casi todo en la capital del estado y ahora intenta lavarse la cara con esa supuesta impugnación. De ese nivel el delegado guinda en tierra purépecha.

A diferencia de Carlos el Bizcocho Herrera, Iván carece de argumentos jurídicos para impugnar el resultado en Morelia. De acuerdo con el conteo final, el werito sayayín y candidato de la alianza PAN-PRD, superó con 15 mil votos a Morena y con 37 mil al abanderado del tricolor, al obtener 102 mil 453 sufragios.

En Morelia, los números son claros y las cuentas también, que el tal Iván insista en hacerle al tarugo para engordarle el caldo a Morón, esa ya es otra historia con otros datos, mi ciela, tú, por ahora anda, ¡vete a triunfarás!

Día de Asueto: Carlos, defiende mi voto

Publicaciones relacionadas

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: