DestacadasEditorialesPolítica

Día de Asueto (Por: Rosamaría Sánchez Rincón)

Inmoral: edil sustituto y regidores se autorizan tres meses de salario; entre exiliados, sancionados, inhabilitados, promotores de la corrupción, activistas, hijos de “papi” (y mami) y pago de cuotas a partidos, el “gabinete” de transición del pobre Juanito Ramírez Bedolla; el minigobierno de Bedolla que anticipan los propios “morenos” en Michoacán

Morelia, Michoacán, 27 de julio de 2021.- Pantalones negros con bolsones laterales y resorte en los tobillos y blusón floreado en rosa. El delantal a cuadros, rasgado y parchado, su preferido; los tenis no faltan nunca, aunque ahora los cambió por unas sencillas zapatillas planas. No lleva calcetas pa que no la bulleen como al Papusho por sus coloridos calcetines a rayas, pero sí se agarró un banquito, es azul y no verde, pa que no le digan copiona.

Mi Lupe está lista para la batalla. Fracasé en mi intento por hacerla entender la importancia de la prudencia. Le vale. Lo que sí logré fue que no le hablara a su comadre, la Karina Tapia, pa que repitiera su hazaña de hace años cuando llenó de basura los escritorios de Palacio Municipal, en Allende y provocara el peor entripado de Chavo López.

Lo que sí se llevó la dueña indiscutible de mis quincenas y coordinadora de la limpieza en mi hogar, fue una reglita de madera, 30 centímetros, dijo que era pá dejarle bien en claro lo que piensa al Cabildo de Morelia, ese mismo que, en un acto inmoral, vergonzoso, corrupto y antisolidario con la ciudad que le da de comer, decidió por unanimidad aprobarse un bono equivalente a tres meses de sueldo, sí, más de 300 mil pesos que recibirán extra a sus casi 100 mil varos de salarios y los otros ingresos (dieta) que perciben como el cuantioso aguinaldo.

De los 14 monillos que hicieron nada por Morelia, aquí les dejo su nombre pa que se lo aprendan cuando vuelva a haber votaciones: Humberto Arróniz Reyes, edil sustituto; síndica, Labinia Aranda Ortega y los regidores María Guadalupe Alcaraz Padilla, del PT; Rubén Ignacio Pedraza Barrera, María del Carmen Cortés Cortés, Ricardo Álvarez Mozqueda, Maribel Rodríguez Álvarez y Omar Trujillo Corona, todos ellos de Morena; los independientes Gaspar Hernández Razo y Susana Melissa Vázquez Pérez, inútiles a la hora de defender a su exjefe pero qué tal pa levantar la mano a favor de estas iniciativas; Rosalva Vanegas Garduño, del PRI, tan gris como el Eliacim David Cañada Rangel, del PES y Moisés Corona Anguiano, de Acción Nacional.

Esos son los conocidos; agréguele usted a la lista de beneficiados una docena más de secretarios, a los cercanos y a los de confianza y a los que palomee el “Jarocho”, que es re bueno pa decirle fifí al Ponchitou werito zayayín, pero no para controlar la horda caníbal de Morena que no halla cómo dejar en ceros las arcas municipales para que Martínez Alcázar no tenga dineros para cubrir las necesidades de fin de año.

Viera que es rechispa don señor Jarocho, aunque creo que a veces no entiende los mensajes subliminales que le tira su propia camada. Ahí tiene usté al Juanito Bedolla buscando con desesperación a Ponchito y retratarse con él para decir que ya van a trabajar juntos, el mismo al que le pidió y le rogó que interceda pa que ya todo camine en santa paz y, por otro lado, los de Morena, a través de Humberto Arroniz y compañía, que se niegan a iniciar el proceso de entrega-recepción en Morelia.

El edil sustituto que gustaba de levantarse en armas a la menor provocación cuando era porro nicolaita, ora dice que el werito zayayín le da “asco” por ser tan fifí. Jijijiji. Lindo él. No le dio guácala votar a favor del bono extra de 300 mil varillos.

Y no es de ahora, mis querid@s lectores, la sesión extraordinaria donde se dieron con la cuchara grande, fue en marzo pasado, es decir hace casi cuatro meses. Ya ellos sabían que Morena perdería la capital michoacana. ¿Sabe cuánto gana un regidor (lo oficial, que no lo real)?, casi cien mil cada mes. Bonito lo que hacen verdad mientras Morelia es un caos vial, lleno de ejecuciones, inseguridad y obras mal hechas e incumplidas en tiempo y forma. Así se las gastan.

GABINETE DE EXILIADOS, INHABILITADOS Y “ACTIVISTAS”

La rasgadura de medias entre morenistas, anda brava. Cierto es que Carlos Torres Piña nunca leyó a mi Lupe cuando le decía que hay que cuidar lo que uno dice porque lo primero que Dios castiga, es el hocico. Y sí, al exlíder perredista lo quemaron los propios morenos divulgando un video donde critica álgidamente al Pejexito y hasta se burla de la “investidura presidencial”. La razón, bien simple: no quieren que llegue a ser secretario de gobierno como es su aspiración.

Entre exiliados, sancionados, inhabilitados, promotores de la corrupción, activistas, hijos de “papi” (y mami) y pago de cuotas a partidos, el “gabinete” de transición del pobre Juanito Ramírez Bedolla da más pena ajena que gloria. Sobre cada uno de estos que se sienten ya in-to-ca-bles, se cierne la sombra y la duda, la amenaza de un minigobierno, con la promesa de que sólo dejarán a Bedolla un año como gobernador y después, “quítate papá que ahí te voy” o lo que es lo mismo: no estorbes Alfredo, atentamente: Morón, Godoy y compañía.

De ahí la decisión de nombrar a inhabilitados, inexpertos, activistas y hasta iletrados, porque sólo estarán en los fregadazos y nunca en la consolidación de gobierno y yo sí les creo a estos que dicen que todo lo saben porque, ahí tiene usted, del grupo de Raúl Morón, son nueve; seis de Leonel Godoy, y de Lázaro, sólo Ruiz Argáiz. Cerca de diez estuvieron colaborando -y traicionando- a Silvano Aureoles Conejo, como el que era de Secum y que, bendito Dios, ya no es: Claudio Méndez. 

Están Chela Andrade -secretaria de Educación con Godoy Rangel– y David Alfaro -con el mismo cargo en los tiempos de Tinoco Rubí-, ambos “que salieron bien raspados”, dice Martha Elba Torres en su delicioso Ambigú, del que reproduzco algunos nombres.

La Chela, por ejemplo, fue inhabilitada por tres años por la Auditoría Superior de Michoacán en 2014, debido a irregularidades en la entrega de 86 millones de pesos al dirigente estatal del PT, Reginaldo Sandoval, para sus CENDIs. Andrade también metió en nómina y lo tuvo años realizando viajes de aviación al orondo delegado de Bienestar. Sí, que no se olvide.

Alfaro Garcés tuvo que salir tras el escándalo del megachayote de 2.5 mdp a David Correa, entonces líder de la D-III-6.  El pago al grupo reynista, que colocará seguramente al expriísta Eustolio Nava en los temas agrícolas y algunas otras dependencias de ese rumbo. También es evidente.

Un caso más: Luis David Soto Quizaman, “morenista orgánico” que salió muy mal de la secretaría de Finanzas del partido en 2015, pues no comprobó el destino de un millón y medio de pesos de las prerrogativas; es propietario del grupo comercial Armony SA de CV y en internet se localizan convenios de obras con el OOAPAS de Morelia; además, se autocandidateó como sustituto del propio Morón. Sólo hizo el ridículo.

¿Y usted, les sigue creyendo?

Día de Asueto: Aguililla, el fracaso de los “abrazos y no balazos”

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: