DestacadasEditorialesMorelia

Día de Asueto: ¿Y Ponchito, Apa?

No le van a dejar nada bueno, puros baches, deudas, obras inconclusas, abandonadas y hartas, pero hartísimas quejas ciudadanas y de la clase obrera municipal que sigue sin creer la pobreza de autoridad que se engolosinó con Morelia

Morelia, Michoacán, 13 de agosto de 2021.- Los chismosos juran que nomás ganó la alcaldía y Alfonso Martínez se fue a tirar de panza y pos no. El werito sayayín anda en friega, literal, buscando dónde, tocando puertas y haciendo compromisos, sabe que empezando mandato se la pérez-prado y que Morón y compañía no le van a dejar ni un quinto en los tesoros municipales, es más, hasta el candado de la puerta y el florero de papel, se van a llevar.

Nada. No le van a dejar nada bueno, puros baches, deudas, obras inconclusas, abandonadas y hartas, pero hartísimas quejas ciudadanas y de la clase obrera municipal que sigue sin creer la pobreza de autoridad que se engolosinó con Morelia durante los últimos 35 meses y medio.

Y no empiecen a joder con que Morón ya no es presidente y todo eso que tanto saben. Es verdad, pidió licencia, perdió la candidatura y dijo que ya no regresaría, pero ni-cierto, si alguien está decidiendo qué y cómo cerrar Morelia, es el profe-quema-puertas-piernas-bonitas que ha hecho de la capital michoacana la peor ciudad de Michoacán y una de las más abandonadas, feas, inseguras y, pá colmo, uno de los epicentros de pandemia COVID, variantes y compañía, de todo el país. ¡Fatal!

Yo digo que todos deberíamos ir a darle un abracito virtual al Ponchis Ponchis ora que regrese de los yunaites, por aquello de que, frente a tanta madriza que le van a dejar, no se vaya a rajar y decida mejor regresarse al rancho y no volver a Morelia, aunque se lo pida cantando el Chente.

Y mientras el werito zayayín anda ensayando su inglés con cuanto inversionista se topa, buscando traer recursos a la ciudad que volverá a gobernar, acá en la Mores los jaloneos entre sus colaboradores, los soñadores, los suspirantes, los amigos y los compromisos, están a la orden del día.

Ahí tiene usté al equipo de transición que comanda el guapito del Yankel Benítez (dice mi Lupe que ya no le va a decir así porque luego luego se sienten ofendidos y degradados en su inteligencia y hasta la Ley Olimpia le quieren sacar). Un equipo de transición que la neta, ni puede hacer nada, porque en realidad ¡no los dejan!

La gente del “Jarocho” tienen la instrucción precisa de no entregar nada de información, el proceso de entrega-recepción es punto menos que un asco de tanta cochinada que están escondiendo y enterrando pá que nadie se entere de las barbaridades que están dejando, pero son tan evidentes como los baches de cualquiera de las avenidas y calles de Morelia, esos que Moroncito juró que iba a eliminar en los primeros noventa días de su gobierno. Ándele por chismoso, por eso dice mi amá que hay que cuidar lo que uno dice y promete, porque lo primero que Don Diosito castiga es el hocico y si no, a las pruebas me remito con el profe quema-puertas y rapa-mujeres.

Tanta inactividad provoca malos pensamientos y si no, dese una vuelta usté por los perfiles de los susodichos aspirantes, compromisos, amigos in-ti-mí-si-mos del edil electo, en sus redes sociales, presumiendo la camisa con la que comenzarán a despachar cuando reciban sus nombramientos (y la nieve, ¿de qué sabor la querrán?).

Lo que mi Lupe sí vio ora que anduvo de chismosa, es que los panistas están insufribles, empoderados cual michoacana con crédito de Palabra de Mujer e intocables. Dicen que llevan mano y el corazón azul del príncipe zayayín no los desmiente.

Ahí tiene usted el trío que cree que la comuna será de ellos: Netza Vázquez, Nacho Alvarado y Héctor Gómez Trujillo. El Hétor tan así, seriesito y modosito, pos sí, anda peleando fuerte la Secretaría de la comuna.

Aunque Ponchitou werito no ha querido soltar prenda, radiopasillo jura y perjura que José Luis Gil se regresará a los Servicios Públicos Municipales -sííí Virgencita, plis, adiós al Baltierra parfavars-; otra que ya aseguran que tiene un pie en Sectur municipal, es la Thelma Aquique. Aquí mi Lupe ni dice nada: es mujer, es talentosa e hizo un trabajo chido la vez pasada.

Ireri Rivera es el segundo nombre de mujer que se barajea; ella, para el área de Desarrollo Rural (me niego a decir nada, porque es mujer, peeero si Ponchito fuera mi Lupe o viceversa, la neta es que lo pensaría dos veces).

El hijo del mismo nombre del exalcalde Germán Ireta se perfila para Fomento Económico; algo le debe de servir su actividad laboral en corto; mientras que Netza Vázquez pinta para la Secretaría de Desarrollo Social, pero esa dependencia es un pilón de oro que varios otros le van a disputar, así que yo mejor me hacía para atrás.

Para Movilidad Urbana, las fuentes dignas de toda confianza -¡¡¡¡nocierto!!!-, dicen que ya casi está amarrado Adolfo Torres, yo no lo miro ahí, pero ay tú, Ponchito.

Los únicos que a mi me queda claro que sí retornan al municipio son tres: José Luis Gil, hoy aún director del glorioso Tec de Morelia; Yankel Benítez, al que le andan echando ojitos para la Secretaría General del Ayuntamiento o bien, para que repita en Administración y el extesorero, Alberto Guzmán, que bien podría volver a manejar los dineros de los morelianos o causar un tsunami en la Contraloría municipal.

En el draft de la administración moreliana, se han colado -o autocolado- nombres como el de Rogelio Mejía para Obras Públicas y el panista Hugo Servín, como coordinador de los regidores.

José Agustín Contreras, ex director de Aseo, suena para dos áreas: la propia dirección de Residuos Sólidos o bien, la de Ingresos. A cual más, le queda; mientras que Ismael Pérez Dimas, otro que anduvo activo en campaña, lo sondean para dirigir la otrora área de Desarrollo Rural.

Lo único que realmente lamenta mi Lupe es el reducido número de perfiles femeninos que hay de cara al relevo institucional en la administración pública de Morelia.

Seguro que Ponchito habrá de cumplir a cabalidad con el tema de la equidad de género, pero a mi Lupe le hubiera encantado ver a más mujeres con el ímpetu, la experiencia y el don de servir como los de la Mine Bautista, que entra como regidora del PRD, peleando puestos, porque también se vale y si se rompen una uña, pos la pegan con UHU.

En el indómito mundo laboral del ayuntamiento, los únicos felices, bien felices, son los propios trabajadores de la comuna, incluso los del sindicato mayoritario cuyo líder insistió en apoyar a Morena, pero pos no mi chato. SorryNotSorry.

Los empleados municipales están felices por una sola razón: ya se acaba la administración de Morón y se van todos sus allegados; de risa los que ruegan por quedarse, luego de haber cometido las peores fechorías. Se van. Es la ley de la vida afortunadamente para varios y si no le creen a mi Lupe, dense una vuelta por Residuos Sólidos donde hasta confeti y globos escondidos hay entre las macetas, para cuando Jorge Alfonso Suárez cierre por última vez la oficina que tanto ha deshonrado. Mi Lupe ya dijo que ella pone el pozole. ¡A rajarse a su tierra!

Y cómo ya se me acabó el espacio, pos ¡ahí se ven!

Día de Asueto (Por: Rosamaría Sánchez Rincón)

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: