DestacadasEditorialesEducativas

El Día Mundial de los Docentes en Michoacán (Por: Erik Avilés)

En Latinoamérica se habla de que hacen falta 3 millones de docentes. En nuestro país, la SEP no ha manifestado estimaciones al respecto, pero en Michoacán se habla de la falta de por lo menos mil docentes frente a grupo.

Morelia, Michoacán, 06 de octubre de 2023.- Desde 1994, el 5 de octubre se conmemora el Día Mundial de las y los Docentes por iniciativa de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Cultura y la Ciencia (UNESCO), la cual se fundó con la misión de contribuir a la paz y a la seguridad estrechando la colaboración internacional a través de la educación, la ciencia y la cultura.

En 2023, en su trigésima edición, se visibilizó en particular la problemática relacionada con la falta de maestros. La UNESCO estima que, en el orbe hacen falta 44 millones de maestros, para que la humanidad alcance los objetivos de desarrollo sostenible, donde se cubra la educación básica, consistente en primaria y secundaria, de los cuales se requieren 31.1 millones para educación secundaria, para alcanzar la meta para el 2030, fijada en el Objetivo para el Desarrollo Sostenible (ODS) número 4.  El organismo menciona incluso una posible disminución global del interés profesional por la docencia.

En Latinoamérica se habla de que hacen falta 3 millones de docentes. En nuestro país, la SEP no ha manifestado estimaciones al respecto, pero en Michoacán se habla de la falta de por lo menos mil docentes frente a grupo, de acuerdo con aproximaciones referidas por diversos gremios, ya que la autoridad establecida no ha emitido una cifra oficial de docentes faltantes en las aulas michoacanas.

En Michoacán de Ocampo, el reconocimiento para las y los docentes comprende un universo de 80 mil 864 docentes, distribuidos en 12 mil 380 escuelas, de acuerdo con las cifras del Ciclo Escolar 2022-2023, publicadas por INEGI.

De ellos, en educación inicial son 708 maestras y maestros, adscritos a 264 escuelas; en preescolar son 10 mil 996 docentes en 4 mil 103 planteles; mientras que en primaria Michoacán cuenta con 28 mil 009 maestros en 5 mil 069 comunidades escolares; a la vez que en secundaria se menciona existen 14 mil 873 docentes en mil 870 escuelas; en educación media superior hay 14 mil 289 docentes en 790 planteles, mientras que a nivel superior se cuenta con 11 mil 989 maestros en 284 instituciones educativas.

En nuestro país, por esta ocasión no hubo comunicados alusivos de la Secretaría de Educación Pública, sino solamente una escueta publicación en sus redes sociales. En Michoacán francamente pasó desapercibido el día en las redes sociales y portales electrónicos oficiales de las dependencias educativas. En Facebook fue un día soleado. No se comentó acerca de la conmemoración, sino que más bien, para la SEE fue más importante remarcar que el 5 de octubre también es el Día Nacional del Maíz. Una omisión de ese tamaño parece inconcebible, por lo que pareciera más bien que hubo consigna para no darle mayor relevancia a la fecha conmemorativa. Empero, algunos trabajadores de la educación no perdieron oportunidad de hacer señalamientos de carencias y rezagos que persisten en sus respectivos centros de trabajo. 

Curiosamente, en la Secretaría de Seguridad estatal sí se celebró el Día Internacional de la Educación Vial, con una caravana y publicaciones al respecto.

Sin embargo, a pesar de que las y los docentes no fueron celebrados en su día internacional, de una u otra manera se hicieron presentes en la agenda pública ayer y durante esta semana, demostrando ser actores centrales de las políticas públicas en la entidad, así como de constituir una caja de resonancia inmediata ante la inacción gubernamental.

Por principio de cuentas, los militantes del movimiento normalistas realizaron bloqueos de la Avenida Madero exigiendo asignaciones de plazas docentes a las autoridades estatales. Asimismo, se movilizaron para detener el tráfico intermitentemente en la carretera Morelia – Pátzcuaro, exponiendo su integridad física y la de los automovilistas, con la finalidad de pedirles cooperación económica. Seguramente continuarán con decenas de acciones semejantes durante lo que resta del ciclo escolar, hasta conseguir las consabidas mesas de negociación.

Por otra parte,  la escuela primaria “Madero y Pino Suárez”, plantel que durante muchos años se ha usado como modelo, recibiendo mucho mayores inversiones y recursos que el promedio de las escuelas estatales y que,  para mayor contexto fue la comunidad escolar en donde el gobierno de Michoacán decidió hacer el acto inaugural del presente ciclo escolar y desde donde también se realizó el enlace remoto con la conferencia matutina del presidente de México, con una mampara que decía “vamos por otro ciclo escolar completo”, sin la presencia de los grupos de primero de primaria. Irónicamente, perdió clases ayer el plantel citado. El origen fue que algunos maestros y directivos fueron acusados y exhibidos por los padres de familia, con cuestiones como falta de perfil y de actualización para implementar el nuevo modelo educativo, de escasa disposición hacia el trabajo y por dormir incluso dentro del plantel, evidenciando también posibles relaciones familiares entre subordinados así como supuestos malos manejos financieros, hechos que deberían  revisar oficiosamente las dependencias encargadas del control interno de las escuelas en la entidad, auditándose cada uno de los aspectos mencionados, más por ser un plantel que se ha considerado como un referente en Michoacán.

Aunado a lo anterior, en consistencia con los señalamientos de la UNESCO, continúan las protestas de padres de familia, estudiantes, trabajadores de la educación y sindicatos por la falta de maestros en la geografía estatal, especialmente en aquellas comunidades más alejadas y marginadas, poseedoras altas índices de pobreza y violencia. Mientras las autoridades mencionan que se continúan asignando maestros, creando nuevas plazas y contratándose personal, en contraste las protestas no cejan.

Observando el debate entre autoridades e inconformes, desde una prudente y cómoda distancia se encuentran los miles de comisionados sindicales y gremiales, los asignados a cubrir su horario en oficinas centrales, a proyectos educativos y programas jamás supervisados y que no entregan resultados, el personal puesto a disposición y rechazado en los centros de trabajo, los trabajadores comisionados, ya sea a través de convenios o sin ellos, con otras dependencias u órdenes de gobierno. A ellos no se les toca, ya lo demostró el reciente proceso del pase de lista, donde la Auditoría Superior de la Federación evitó revisar primeramente las plantillas completas de los comisionados gremiales.

Las acusaciones de corrupción provienen desde el poder; la Secretaría de Educación en el Estado y el Gobernador han evidenciado las conductas ilícitas que subyacen ante la artificial ausencia de maestros. Sin embargo, la UESICAMM pareciera que no está desempeñando el papel central que debería, asumiendo la rectoría del personal docente en la entidad, conduciéndose sin transparencia ni habiendo convocado observatorios externos que permitan a los michoacanos conocer la verdad. Increíblemente, es momento en el cual tampoco se ha sumado la tecnología ni la inteligencia artificial para la asignación de docentes en Michoacán. Esta misma semana hubo un Foro Regional de Política Educativa convocado por el Instituto Internacional de Planeamiento de la Educación (IIPE) de la UNESCO, creado desde 1963, el cual fue transmitido en línea gratuitamente, en donde hubo un panel, titulado “Tecnologías digitales para la inclusión educativa y la mejora de los aprendizajes”, en donde expertos mostraron la manera de emplear sistemas de información y gestión educativa para asignar a los docentes en los planteles faltantes disminuyendo tasa de rechazo, plazos y burocracia, entre otros factores.

En contraste, es muy importante destacar que, sobreponiéndose a las malas condiciones para el ejercicio de la profesión docente que prevalecen en la entidad, hubo maestros muy destacados quienes dieron la nota en esta semana. Por ejemplo, fueron reconocidos por sus logros y trayectorias profesores-investigadores por sus méritos en la investigación, la innovación, la ciencia y la tecnología por parte del Instituto Michoacano de Ciencia, Tecnología e Innovación. 

Los galardonados con los Premios Estatales de Ciencia, Tecnología e Innovación fueron la Dra. María Elena Rivera Heredia, de la Facultad de Psicología de la UMSNH, el Dr. Laurent Raymond Loinard, del Instituto de Radioastronomía y Astrofísica de la UNAM, el Dr. Héctor Javier Vergara Hernández, del TecNM campus Morelia. 

También, el maestro Luis Calderón Aguirre, del Instituto Tecnológico de Morelia -a quien tengo oportunidad de conocer desde mis épocas de estudiante-, se convirtió en viral en redes sociales por su pulcra vestimenta, la cual porta al impartir cátedra a sus 84 años, siendo decano en la máxima casa de estudios tecnológicos de la entidad y un ejemplo de perseverante vocación docente.

Más allá de los claroscuros, es incontrovertible que hace mucha falta mejorar las condiciones para los docentes en la entidad y en la nación.

La inversión en formación continua debe ser prioritaria, pero en 2024, cada maestro y maestra de México y en Michoacán en particular, contará, en el mejor de los casos con 96 pesos anuales del erario federal para estos fines.

En el proyecto de presupuesto de egresos de la federación para 2024 se asignan 100 millones 633 mil 841 pesos a la formación docente que dividido entre 1 millón 046 mil 327 maestras y maestros de escuelas públicas de educación básica, deja a cada uno con 96 pesos al año para seguir formándose.

La tendencia ha sido la misma desde 2021 en la que el presupuesto para formación ha sido bajo y en nada han cambiado las cifras.

Recordamos que, en 2023, en el marco de la implementación del más reciente modelo educativo, denominado “Nueva Escuela Mexicana”, el presupuesto asignado para formación continua y actualización de las y los docentes en la nación fue de apenas 85 pesos. El incremento de escasos once pesos en absoluto resolverá las ingentes necesidades del magisterio, quienes se enfrentan a los retos educativos sin contar con las condiciones mínimas necesarias en este trascendental rubro.

El llamado a los poderes ejecutivo y legislativo federales es a corregir tal asimetría en el gasto que generará más iniquidad, la cual repercutirá en el aprendizaje en la niñez y juventud en la nación, a la vez que socavará el ejercicio profesional docente. Simultáneamente, esperaremos el presupuesto de egresos del estado de Michoacán para el ejercicio 2024, en donde se pueden recomponer muchas circunstancias que la falta de fondeo del gobierno federal generaría.

Es un hecho que el mundo no nos va a esperar. Las consecuencias del escaso soporte institucional hacia los docentes, principales agentes institucionales de movilidad social con que cuenta el estado mexicano saltan a la vista: esta semana el INEGI presentó la Encuesta Nacional de Trabajo Infantil 2022, donde Michoacán de Ocampo ocupó el quinto lugar nacional al respecto.

Pobreza, migración, desigualdad, discriminación, género, etnias, cuestiones culturales, usos y costumbres son algunos de los factores que posiblemente inciden más en esta forma de abuso; la realidad es que el trabajo infantil expulsa a los estudiantes del sector educativo con tal fiereza que muchos de ellos ya nunca logran volver a hacer valer sus derechos a estar, aprender y participar en las escuelas.

Ante un origen social precario, recorrer adecuadamente el camino para mejorar el destino es una labor titánica que solamente puede hacerse honesta y legítimamente desde y con las y los docentes. Tenemos que hacer mucho más para salvaguardar a los garantes vocacionados de la evolución humana, comenzando por dotarles de las mejores condiciones posibles, formación continua y revalorización de su profesión. 

Sus comentarios son bienvenidos en eaviles@mexicanosprimero.org y en Twitter en @Erik_Aviles

*Doctor en ciencias del desarrollo regional y director fundador de Mexicanos Primero capítulo Michoacán, A.C.

La experiencia del Premio ABC (Por: Erik Avilés)

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba