DestacadasEditoriales

El tropiezo de la 4T (Por: Diego Leal Corral)

Lo relevante no es la caída en la intención de voto de Morena, sino que esa caída no la capitalizan los partidos de oposición. El PAN solamente sube 1% de intención y el PRI poco menos. Eso nos habla de un electorado que no ve en los partidos políticos actuales una alternativa.

Morelia, Michoacán, 26 de noviembre de 2019.- El diario “El Universal” publicó una encuesta donde señala que si hoy fueran las elecciones, solo el 36% del electorado votaría por Morena, mientras que en marzo de este año, el porcentaje era del 51%. 

No es de extrañar este bajón en la intención de voto por Morena, primero porque el ambiente electoral está frío, es decir, aun se ven lejos las elecciones intermedias pero también por varios factores, pero el principal es el no cumplir las expectativas que el gobierno de López Obrador generó antes y durante la campaña presidencial.

El académico argentino Mario Riorda (2006) lo explica de la siguiente manera: “Los gobiernos que comunican temas fundamentales con bajo o alto apoyo, padecen un peligro latente de no poder satisfacer expectativas mayores o menores que la ciudadanía considera urgentes en el corto plazo más estricto. Por lo tanto, el riesgo de incumplimiento de expectativas, dado básicamente por la imposibilidad de dar respuestas a los temas fundamentales en el corto plazo, entra en una proceso cíclico abonado por la comunicación centrada en los temas que no tienen posibilidad de ser resueltos, lo que aumenta el nivel de demanda sobre esos mismos temas sobre los que se comunica.”

Esto es un poco lo que ha hecho el gobierno de AMLO. Se ha centrado en hacer ver que su gobierno está transformando a México (la 4ª según su manera de interpretar la historia), sin embargo, el común de la gente ve un México igual o peor en los rubros que más le interesan y resiente, la seguridad y la economía, aunado a que en el rubro de corrupción no se ha hecho lo que muchos esperaban que es detener y procesar a los funcionarios del antiguo gobierno.

Esta alta expectativa que se tenía con un gobernante que estuvo más de 12 años en campaña, haciendo notar los errores de los anteriores presidentes y señalando tener las diferentes soluciones a los diversos problemas del país ha tenido como consecuencia que poco más de un 15% de los que en julio le votaron, hoy no le volverían a votar.

Pero lo relevante del caso no es la caída en la intención de voto de Morena, sino que esa caída no la capitalizan los partidos de oposición. El PAN solamente sube 1% de intención y el PRI poco menos. Eso nos habla de un electorado que no ve en los partidos políticos actuales una alternativa al voto que le dieron al Presidente en julio, por lo que es terreno fértil para alguna organización o candidato “outsider” que se presente con una agenda que concuerde con los principales problemas del país.

Y es que no es de gratis, el Presidente un día sí y el otro también ataca a sus adversarios y al tener una plataforma comunicativa como “las mañaneras” le deja poco espacio a los partidos de oposición para contestar los mensajes, incluso, siguen siendo entes reactivos, sin agenda propia ni una comunicación que emocione y atraiga ya sea a los votantes desmovilizados de Morena, ni a los nuevos votantes.

De seguir con la misma comunicación política, las elecciones de 2021 se vislumbran como una con un alto abstencionismo y una nueva victoria de Morena en las urnas, lo cual lo podrán ver como un espaldarazo al Presidente y su gestión, pero la realidad será que de confirmarse la tendencia, el país podría perder mucho en poco tiempo al ver los ciudadanos que sus principales demandas no son solventadas por los políticos tradicionales.

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Mira también

Cerrar
Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: