DestacadasEditorialesPolítica

Elecciones federales 2021: Aún hay esperanzas

Nos gusten más o menos, los números están ahí y es innegable que el régimen gansil logró una cerrada victoria. Victoria, sí, pero no completa. La pregunta desde ahora es: para qué le alcanzará.

Morelia, Michoacán, 08 de junio de 2021.- Los resultados son los que son. Nos gusten más o menos, los números están ahí y es innegable que el régimen gansil logró una cerrada victoria. Victoria, sí, pero no completa. La pregunta desde ahora es: para qué le alcanzará.

Morena se mantiene como la primera fuerza en la Cámara de Diputados, pero el presidente no podrá dictar las reformas desde la comodidad de “su” Palacio. Tendrá que negociar.

Además, la representación política que obtiene el partido oficialista está sobreestimada. La maquinaria morenista aventó la aplanadora. El presidente intervino cuanto pudo, sus superdelegados han metido las manos en los estados desde el 2019, se ha intentado crear una mega red clientelar a lo largo del país y su partido gastó millones y millones en esta campaña. Y aún así perdió casi la mitad de los apoyos de aquellos que le dieron la presidencia hace ya tres largos y desastrosos años. 

Efectivamente, todo parece indicar que ganará la mayoría de las gubernaturas en juego, pero perderá las más importantes: Querétaro y Nuevo León. Y, aunque no estaba en juego la gubernatura de la Ciudad de México, uno de los bastiones obradoristas, la cachetada recibida en las alcaldías chilangas ha sido atronadora. 

La oposición unida y revuelta en nombres e ideologías ha logrado contener, de momento, en la Cámara de Diputados una avalancha de reformas constitucionales que darían al traste con un cuarto de siglo de avances democráticos.

La batalla seguirá, sin duda. Los diputados que no sean adictos al presidente (morenistas o no) tendrán la difícil tarea de resistir la tentación de comerse la manzana envenenada que les ofrezcan desde Palacio Nacional. ¿Resistirán la presión?

Los ciudadanos debemos continuar desde nuestras posiciones señalando y combatiendo las amenazas a nuestra democracia y animando a los que están luchando en primera fila. No queda otro camino. Es difícil y complejo, pero vale la pena. Roma no se construyó en un día, ni con un solo hombre.

La señal de la cruz en el deporte y en la sociedad (Por: Guillermo López Contreras)

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: