DestacadasEditoriales

“Es la economía, estúpido” (Por: Diego Leal Corral)

Los desempleados pueden ser el Waterloo de López Obrador, quien sabe que el tema “Economía” y “Seguridad” no le van a ayudar a mejorar su percepción y por ello la apuesta de Morena será el combate a la corrupción

Morelia, Michoacán, 12 de agosto de 2020.- «Es la economía, estúpido»: Esta frase se le atribuye a James Carville, quien fuera el asesor en jefe de la campaña de Bill Clinton en 1992, la cual ganó al entonces Presidente George Bush Sr. Mientras que el Presidente Bush tenía altos niveles de aceptación por su actuación en política internacional, el consultor de Clinton se enfocó en un tema toral en ese momento, la economía.

Sabemos que el elector tiene diferentes “disparadores” que lo llevan a votar de una u otra manera, sin embargo, es menester identificar cuál será el tema que más le preocupa y que el candidato le ofrezca una esperanza creíble de que bajo su mando, ese tema se puede mejorar.

Hay que analizar muy bien las encuestas que se están publicando, sobre todo de empresas reconocidas. Hay una que me llama la atención y es la de Consulta Mitofsky de julio de 2020, donde presenta datos interesantes.

El 10.9% de los que votaron por AMLO en 2018 lo desaprueba, lo cual es bastante. Hablamos de 3 millones de votantes, aunque mantiene el 88% de aprobación por parte de los que votaron por él hace ya 18 meses. Además de los empresarios, los estudiantes, y las amas de casa, que son los grupos que tienen mayor proporción de rechazo que de aprobación al Presidente, llama la atención uno que es normal que lo rechace  y es el de los desempleados, que además, es el grupo que más proporción de rechazo/aprobación tiene.

El 64% de los desempleados rechaza la gestión del Presidente López Obrador y este grupo día a día está creciendo, ya sea por los recortes que ha llevado su administración o por efecto de la pandemia del COVID-19; los desempleados pueden ser el Waterloo de López Obrador, quien sabe que el tema “Economía” y “Seguridad” no le van a ayudar a mejorar su percepción y por ello, como ya comentamos hace unas semanas, la apuesta de Morena será el combate a la corrupción.

La oposición, por su parte debería de enfilar sus baterías hacia el tema económico y el desempleo que ha generado la pobre respuesta gubernamental a la pandemia, más que estar atacando cuestiones personales del Presidente.

Es complicado hablar de economía sin tocar los números, esos que al elector lo confunden en el mejor de los casos y en el peor, simplemente no le dice nada. No, hay que tocar los efectos de la debacle económica desde el lado humano, solo de esa manera mermará el apoyo que aún tiene el Presidente y podría tener una oportunidad la oposición de contrarrestar la narrativa oficial y la puesta en escena que será el juicio de Lozoya en México y posiblemente el de García Luna en EEUU, lo cual alimentará el tema en donde López Obrador ha sabido sacar sus mejores dividendos y es el combate a la corrupción.

Así pues, estoy seguro que si Carville tuviera a su cargo la campaña de la oposición en México para el siguiente año, seguro estoy que repetiría su ya célebre frase, “Es la economía, estúpido”.

2021: el control de la agenda (Por: Diego Leal Corral)

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: