DestacadasEditoriales

Filosofía del Pueblo: Autoridades sin autoridad

El lunes amanecimos con la noticia de una tragedia en un bar de la ciudad, hechos que tal vez para algunos ya no sea sorpresa, pues llevamos más de una década viviendo una violencia que parece jamás terminará

Morelia, Michoacán, 21 de octubre de 2021.- El lunes amanecimos con la noticia de una tragedia en un bar de la ciudad, hechos que tal vez para algunos ya no sea sorpresa, pues llevamos más de una década viviendo una violencia que parece jamás terminará.

De inmediato las autoridades municipales se lavan las manos y nuestro presidente municipal declara que su policía no está para cuidar borrachos en la madrugada y tal vez tenga razón, pero tampoco cuida a la gente que anda sobria en el día. (No todos los policías, aclaro).

Pero hay cosas en las que sí tiene responsabilidad por ejemplo: cuidar el horario de cierre de las cantinas o “antros” como dice la chaviza, tener vigilancia en las áreas más visitadas como suele ser la avenida Enrique Ramírez, ya que existen un número importante de bares albergando bastantes personas que suelen ir a divertirse, y es que la mayoría a eso va, a pasar un rato agradable.

Y aunque las imágenes muestran que los hechos fueron en el exterior, cuando existen rondines en patrullas y con el solo hecho de estar presentes, hacen una  invitación a retirarse del lugar una vez que el servicio de venta ha terminado y se cierran las puertas, cosa que en esta ocasión no pasó.

Los reglamentos estipulan los horarios y el tipo de giro según el área, pero ese control es casi nulo, ya que  para nadie es un secreto que existen lugares donde el cierre es hasta la madrugada e incluso muy entrada la mañana.

Pero, ¿es que el presidente municipal o el encargado de esa área no tienen conocimiento de tales formas de operar? Y no me refiero a las nuevas autoridades, esto lleva décadas, al igual que las peleas que a consecuencia de haber bebido bastante alcohol y no sabemos qué más se metan, lleva a fatales consecuencias.

Tal parece que “según el sapo la pedrada”, pues con frecuencia sabemos de locales que son clausurados por alguna falta y que en cuestión de días y me atrevo a decir que en horas, nuevamente los vemos operando y así llevan años.

Alfonso no es nuevo en esa silla, así que difícilmente nos podrá decir que no tiene conocimiento de causa o que lo tomó de sorpresa, posiblemente en las siguientes semanas veamos operativos muy llamativos, clausuras y multas, pero dudo que esos lugares que frecuentemente tienen ese tipo de problemas sean controlados.

Nuestro edil se colgó de tal promesa, la de regresar a Morelia una policía honesta y crear seguridad para todos ya sea en un bar, escuela, cine, centro comercial, plaza, estadios o Iglesias, así que no hay pretexto para lavarse las manos, pero como buen político que una vez llega al poder, comienzan a sufrir no solo de lagunas, sino de océanos  mentales.

Filosofía del Pueblo: El día final

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: