DestacadasEditoriales

Filosofía del Pueblo: Los Reyes Magos

Que todos los pequeñines reciban un regalo que de verdad alimente una sana infancia, cosas que los hagan realizar esfuerzo físico para desarrollarse en todos los sentidos de manera positiva, al igual que el cuidado de los adultos, para que les inculquen los verdaderos valores

Morelia, Michoacán, 06 de enero de 2021.- La ilusión de los pequeños de la casa llega con el día 6 de enero, cuando al despertar algunos se encontrarán con los juguetes que pidieron a los reyes un día antes.

Plasmados sus deseos en un papel y que posteriormente pusieran en el interior de un zapato, ya sea bajo el árbol o el nacimiento (y ambas también) esperarán sin querer dormir, aunque claro, el sueño los vencerá y será ahí cuando deberá suceder la magia.

Magia que con mucho esfuerzo los visitantes de oriente hicieron posible, ahorrando y hasta pidiendo prestado para no dejar sin los presentes a los niños, los cuales fueron advertidos para portarse bien desde meses antes y de no ser así, tales magos no dejarían nada.

Aunque esto es lo que por teoría debería suceder, no siempre es así, la situación económica desde que tengo memoria ha sido precaria, el desempleo, los salarios miserables, las famosas cuestas de enero, las cuales se convierten en los doce meses, han impedido que todo lo que piden los chiquitines aparezca al lado del calzado, en muchos casos nada estará ahí en la mañana y habrá que conformarse con lo que el DIF distribuya, si es que eligieron la colonia donde de verdad hace falta.

Hace todavía 3 o 4 décadas aún se regalaban carritos de todos los materiales y tamaños, muñecas, canicas, trompos, yoyos, luchadores de plástico con todo y su cuadrilátero, si eras de familia con más recurso tendrías una pista de coches, barbies originales, carros eléctricos, bicicletas, patín del diablo, avalanchas, nintendos, entre otros.

El día de hoy lo que más piden son los productos electrónicos como: videojuegos que valen una fortuna, tabletas, celulares, pantallas, todo lo anterior con suscripciones para descargar juegos en línea, también audífonos y ¿por qué no? lentes para realidad virtual, cosas que en últimas fechas han convertido a los adolescentes en una especie de zombies.

Hace algunas décadas en la escuela o el barrio, se salía a presumir el juguete que había llegado (si es que hubo) y ahora éstos nuevos aparatos hacen que vivan en un encierro, como eterna cuarentena, con juegos violentos, interactuando en tiempo real con “quien sabe quién” emanando palabras altisonantes y con obesidad.

Todos éstos productos que nos envían ya sea desde los países asiáticos o de nuestro vecino del norte, han desplazado los juguetes locales y artesanales con los que muchos de nosotros crecimos, eso es muy triste y hasta trágico, pues nos invaden las diferentes culturas y dejan atrás nuestro folklor, dejando así todo el poder al internet la educación y formación de los futuros adultos, los cuales ya viven en una realidad virtual, alejados totalmente de la realidad.

Entonces, ¿qué tan confiable será la tecnología como para casi entregar la mente de los pequeños? Todavía en la década de los ochenta y noventa había esa interacción en algún punto de la colonia o la calle, para contarse chistes, bailar los nuevos pasos de moda, jugar al fútbol o básquet, escuchar música y a las escondidas, stop, la roña, cebollitas, entre otros… ahora ya no es común verlos hacer eso, los likes de sus publicaciones, vistas, visitas, el número de veces compartido y ser influencer de cualquier plataforma es el sueño de la mayoría de ésta generación.

Con las nuevas ideas progres que están de moda, tales como: la disque sobrepoblación, ideología de género, lenguaje inclusivo, identificarse con cualquier cosa, ya sea animal o se&o no parece ser saludable, ya que a esa edad aún el cerebro no tiene la capacidad de discernir de manera madura algo tan importante (tal vez sea la manera de llegar a la extinción sin necesidad de una guerra con extraterrestres o bombas nucleares)

En fin, esperamos que todos los pequeñines reciban un regalo que de verdad alimente una sana infancia, cosas que los hagan realizar esfuerzo físico para desarrollarse en todos los sentidos de manera positiva, al igual que el cuidado de los adultos,para que les inculquen los verdaderos valores y no los que los avatares les están sembrando de manera sutil.

Filosofía del Pueblo: Cortinas de humo

Publicaciones relacionadas

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: