DestacadasEditoriales

Filosofía del Pueblo: Polarización

¿Qué tan viable es hablar de una polarización, cuando jamás se ha experimentado una unión verdadera? O ¿Será una simple simulación para que la multitud enardecida pudiera tranquilizarse un poco?

Morelia, Michoacán, 17 de febrero de 2022.- No hace mucho que esta palabra se ha usado con más frecuencia, la misma hace referencia, como su nombre lo dice a los polos opuestos que se han hecho más notorios con la llegada del partido guinda al poder o así han hecho referencia los medios masivos de comunicación a nivel nacional.

Hace algunos meses se hacía presente el reportero Español apellidado Peláez, mismo que en una de las conferencias matutinas hacía referencia a una polarización en el país desde que gobierna la llamada 4T, pues las opiniones son muy encontradas al igual que los posicionamientos.

Esa era la percepción de tal periodista, mismo que realmente no se tomó el tiempo de estudiar la historia de México o así pareciera, ya que la marcada diferencia tanto económica como social siempre ha estado.

No iremos tan lejos, la revolución mexicana se inició por la ya muy precaria situación en la cual se encontraba gran parte de la población, pues mientras eran explotados en las haciendas y su sueldo era muy miserable, los dueños de las mismas tenían una vida ostentosa, y no solo esa parte de la población gozaba de tales beneficios, también los políticos.

De esa fecha al día de hoy la desigualdad solo ha cambiado de nombre, a los pobres les han dado el mote de  “población vulnerable” y a los hacendados empresarios de alto nivel, y no, no me refiero a los que han levantado sus negocios con el sudor de su frente, sino a aquellos que lo han logrado por medio de la explotación, por influencias, compadrazgos políticos y varias prácticas que no permiten la libertad de competencia como lo dicta el sistema económico que ahora tenemos, pues existe demasiada desventaja.

En la cuestión política pareciera que hay una marcada división entre la derecha e izquierda, cosa que parece muy lejana, los personajes prácticamente son los mismos solo que con diferente bandera, por lo tanto hace que sea dudosa su nueva postura.

Las redes sociales han hecho un trabajo impresionante para que la información llegue de incontables maneras a los usuarios, ya sea con noticias falsas o verdaderas y que llevan de un extremo al otro la opinión en cuestión de minutos, cosa que no pasaba cuando solo teníamos un par de televisoras y algunos periódicos donde la información era la misma, sin grandes diferencias.

Diera la impresión que de tajo se ha polarizado la opinión pública, pero los que han vivido las devaluaciones, la pobreza, el hambre y la miseria desde que tienen memoria, nada de lo que ahora sucede es nuevo, al contrario, parece una repetición de lo que ya se ha vivido, las promesas de campaña y discursos son muy parecidos, solo cambian los acentos según la región donde haya nacido el político.

La recesión que ahora se vive es la misma desde hace décadas, solo que se le nombraba “país en vías de desarrollo” México siendo nación jamás ha tenido momentos de gloria como para añorar los buenos tiempos,  algunos pregonan que nos vamos a convertir en Venezuela, pero yo me pregunto ¿Cuándo hemos sido una Rusia, USA o Canadá? Como para pensar realmente que vamos a perder algo.

La democracia ha sido a cuentagotas aunque más bien ilusoria, en cada etapa de la historia los mandatarios han llegado por medio de la violencia, el fraude, la imposición y muy pocas veces por el verdadero voto del pueblo que pudiera decidir con varias alternativas, en la historia moderna sólo se contaban con 2 partidos políticos, después 3, finalmente se hicieron uno mismo y el que domina es el producto de esos tres, así como un experimento, aunque también es verdad que las corrientes nuevas emanan de las anteriores, ya sea por resentimiento o diferencias, sería bastante difícil que surja de manera genuina.

Entonces, ¿qué tan viable es hablar de una polarización, cuando jamás se ha experimentado una unión verdadera? O ¿Será una simple simulación para que la multitud enardecida pudiera tranquilizarse un poco? ¿Vendrá ese cambio tan prometido o solo será una fachada momentánea?

Tal vez la idea de “divide y vencerás” sea la manera en que se pudiera quebrantar una unión, pero dudo que aplique para este país, de todas formas dependemos de nuestro vecino del norte y él sabrá hasta qué punto nos dejará llegar, no dependemos ni de un líder popular, mucho menos de nuestra economía o sociedad, supuestamente polarizada.

​​Filosofía del Pueblo: Un espacio público

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: