DestacadasEditoriales

Filosofía del Pueblo: Un caos en la ciudad

Empleados de gobierno exigiendo el pago de su salario, estudiantes enardecidos y los transportistas; el tema de la despenalización del aborto fue más fácil que federalizar la nómina de los maestros

Morelia, Michoacán, 09 de septiembre de 2021.- Para nadie es una sorpresa levantarse muy temprano y estar atorado en el tumulto de tráfico, es más, ya no preguntamos cuál es el motivo, pues las opciones son las mismas, maestros exigiendo pagos o plazas, empleados de gobierno exigiendo el pago de su salario, estudiantes enardecidos y los transportistas.

Es increíble el número de empleados de gobierno que vemos haciendo éstas manifestaciones, pero que cuando vas a hacer un trámite no ves tanta rapidez ni organización y menos esa cantidad intentando atenderte, pero claro, no generalizo, dentro de esos organismos también hay gente muy preparada y amable que de verdad tampoco merece no recibir un salario.

Pero hay otras cosas que se aprobaron en menos tiempo y con menos organización, el tema de la despenalización del aborto fue más fácil que federalizar la nómina de los maestros. Se hacen consultas para cancelar un aeropuerto, pero no para saber si la mayoría de la población acepta ésta práctica como si se tratara de la extracción de una muela.

Si bien es cierto que hay situaciones dónde era necesaria la práctica de el aborto, como en caso de que la madre estuviera en riesgo, una violación o alguna malformación en el feto, ¿cuál es la razón por la que altos funcionarios festejen de manera tan efusiva? ¿Qué intereses hay detrás de ésta práctica? ¿Qué clínicas u hospitales serán beneficiados con éstas intervenciones quirúrgicas?

En las últimas décadas el ser humano se ha esforzado y gastado miles de millones de monedas en encontrar vida en otros planetas pero  la vida en el nuestro no les interesa. ¿Control de la población? Tal vez ¿Querer darle vida digna al humano? Hay más maneras de hacerlo ¿Un nuevo negocio en nuestro país? Posiblemente.

Esperemos que con el esmero que tuvieron al aprobar está ley, también lo hagan para asegurar la educación, el empleo, un salario justo, pensiones dignas, para combatir la inseguridad. Que jamás falte una sola medicina en los hospitales públicos pero sobretodo que no vaya a ser un deporte la práctica del aborto, pues la salud mental de muchas estará en riesgo, pero los bolsillos de funcionarios y servicio de salud privado sin problema.

Filosofía del Pueblo: Alterando el orden

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: