DestacadasEditoriales

Gasolina a la baja, lo bueno y lo malo (Por: Rubén Alcántar)

Una baja al precio de la gasolina seguramente sería para echar las campanas al vuelo, sin embargo en esta ocasión la situación es un poco más compleja, en esta ocasión no es por una medida gubernamental, sino por el mercado, y esto trae algunas complicaciones

Morelia, Michoacán, 12 de marzo de 2020.- Uno de los temas que sin lugar a dudas ha estado en boca de todos los mexicanos en los últimos días, ha sido la baja en el precio de las gasolinas, el cual por supuesto que agrada a los mexicanos, esto dado el elevado precio de los combustibles, sin embargo, no todo parece tan bueno como aparenta, he incluso pudiera resultar des beneficioso para la economía nacional.

A lo largo de casi 3 semanas, los precios internacionales del petróleo ha venido en una caída bastante considerable, llegando mínimos históricos, esto generado tanto por la incertidumbre que ha creado el coronavirus, así como la reciente guerra de precios entre Rusia y los Emiratos Árabes Unidos, lo cual sin duda beneficia los precios de los combustibles al ser casi en su totalidad de importación, esto por supuesto explica que los combustibles se encuentren a la baja en su precio, no es ninguna medida gubernamental, o alguna buena jugada de la 4T, es puramente el mercado en su accionar.

En cualquier otra época una baja al precio de la gasolina seguramente sería para echar las campanas al vuelo, sin embargo en esta ocasión la situación es un poco más compleja, dado que como mencione en el párrafo anterior, en esta ocasión no es por una medida gubernamental, sino por el mercado, y esto trae algunas complicaciones.

Como es bien sabido por todos, mucho de las finanzas públicas de nuestro país depende de la exportación de petróleo, para bien o para mal, y el que los precios se desplomen obviamente nos afectaría, sin embargo, el año pasado el gobierno cuatritransformado contrató coberturas para las exportaciones de petróleo, promediando el precio en 49 dólares por barril, independientemente del comportamiento internacional de este, pero no ha habido una total transparencia en dichas coberturas, puesto que la última ocasión que se supo más de esto, la cantidad asegurada rondaba los 200 millones de barriles, cantidad que significaría tan sólo el 48% de las exportaciones previstas, es decir, en el peor de los casos, la afectación llegaría solo a la mitad de las exportaciones.

Esto por supuesto afectaría a nuestro país, puesto que sin duda los ingresos se verían significativamente reducidos, a lo ya reducidos que se encuentran en este momento, recordemos que desde que se reveló el paquete económico para este año en septiembre pasado, en todo momento se mencionó la fragilidad de las finanzas públicas, sobre todo por la gran dependencia de los ingresos petroleros.

El hecho de que los precios del petróleo se desplomen se une a otras problemáticas bastante delicadas que afronta nuestro país en este momento, la caída generalizada de los mercados financieros, la caída de la producción industrial a nivel internacional generada por el covid-19, y ahora esto, hacen que las condiciones de crecimiento se tornen bastante complejas.

Estas condiciones internacionales, sin duda han augurado la posibilidad de un riesgo real de recesión internacional, de la cual nuestro país no quedaría exento, un duro déficit en las finanzas públicas, una actividad industrial paupérrima, inversión deficiente, el peso cayendo a niveles históricos, lo cual por supuesto augura alza en los precios, son algunas de las dificultades que nuestro país afronta, eso sí con gasolina más barata como prometió nuestro presidente, aunque este hecho no sea gracias a él, de haber sabido que esta era la manera de bajarla, mejor nos quedamos con las cosas como estaban.

La economía está en contra de la 4T (Por: Rubén Alcántar)

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: