Justifica Alfredo Ramírez “súper-delegados” de AMLO

Austeridad, eficacia y honestidad, principios de la reingeniería en el gobierno federal

Austeridad, eficacia y honestidad, principios de la reingeniería en el gobierno federal

Según el coordinador del Morena en el Congreso del Estado, con López Obrador los súper delegados no existirán y los delegados federales servirán a los ciudadanos y no a intereses políticos

Morelia, Michoacán, 27 de noviembre.- La transformación de las delegaciones federales en Oficinas de Representación del Gobierno Federal romperá con la inercia  malsana de usar las instituciones y políticas públicas de manera clientelar, en beneficio de intereses políticos personales o de grupos, afirmó el diputado de Morena Alfredo Ramírez Bedolla.

Dichas oficinas de representación dependerán jerárquica y jurídicamente de sus respectivas dependencias federales, puntualizó el presidente  de la Junta de Coordinación Política en el Congreso del Estado, y de esta manera aclaró que no existirán “superdelegados” que concentren las decisiones en torno a las políticas del Gobierno de la República.

Con el propósito de optimizar el ejercicio de recursos federales, López Obrador crea las Delegaciones de Programas para el Desarrollo -figura sustentada jurídicamente en la reforma a la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal aprobada recientemente por el Congreso de la Unión-, que trabajarán en congruencia con una nueva concepción de federalismo, sustentada en la estrecha coordinación con los gobiernos federal y estatal, y el pleno respeto a su autonomía.

Añadió que adelgazar el aparato  burocrático del Gobierno Federal y  disminuir los recursos que se destinan para su operación ha sido una demanda de la población recogida por el presidente electo Andrés Manuel López Obrador, a la que ha dado respuesta con una reingeniería administrativa que implica la desaparición de delegaciones federales que, según evaluación de sus resultados, sean onerosas o innecesarias.

De acuerdo con un análisis del Centro de Estudios de las Finanzas Públicas de la Cámara de Diputados, apuntó Ramírez Bedolla, en el año 2017 tan sólo nueve delegaciones en Michoacán destinaron 662 millones 675 mil pesos a su gasto corriente; “porque el ejercicio de Gobierno debe representar beneficios a la gente, antes que una carga financiera, la reingeniería de la administración pública era una tarea inaplazable para garantizar la inversión de recursos públicos en acciones sustantivas”, expresó.

El coordinador del Grupo Parlamentario de Morena en la LXXIV Legislatura explicó que permanecerán únicamente las Oficinas de Representación necesarias, lo que permitirá ajustar el gasto operativo, replantear su funcionalidad, y sobre todo, medir con base en resultados el ejercicio de sus funciones.

Alfredo Ramírez manifestó que los diputados de Morena en el Congreso del Estado respaldan en su totalidad al Presidente electo de México, Andrés Manuel López Obrador, en su decisión de adelgazar la estructura gubernamental para que subsistan sólo las oficinas que resulten estrictamente necesarias para servir al pueblo, bajo los principios de honestidad, austeridad y eficiencia.