DestacadasEditoriales

La economía está en contra de la 4T (Por: Rubén Alcántar)

Lo que sí es seguro es que tenemos una economía decreciente, estancada en la mayoría de sus sectores y con poco avance; sólo nos queda rezar que las estimaciones se equivoquen y esto no empeore aún más

Morelia, Michoacán, 27 de febrero de 2020.- El pasado martes se dieron a conocer por parte del INEGI los resultados correspondientes al PIB preliminar del último trimestre de 2019, así como del Índice Global de Actividad Económica del último mes del mismo año, resultados que ya se preveían con la entrega del PIB oportuno a inicios de mes.

Los resultados, de acuerdo a dicha publicación la caída del Producto Interno Bruto se agravó durante el último trimestre, situando la contracción en -0.4% frente al mismo periodo en 2018, con lo cual se cerró el año de 2019 con un crecimiento de -0.1%, hecho que ha causado bastante polémica en el sentido de, si hay o no recesión dentro del país.

Dentro de un estricto sentido técnico, tiene la razón el subgobernador del Banco de México Jonathan Heath, quien declarara que ni hemos estado, ni estamos en recesión, ante lo cual, afirmó, tiene razón en un sentido técnico, sin embargo, que el concepto le beneficie en esta ocasión, no hace menos grave la delicada situación que atraviesa nuestra economía, en la cual la caída de los sectores primario y secundario parecen indetenibles.

Este comportamiento errático lo pudimos comprobar con el Índice Global de Actividad Económica, el cual nos expresa la importante contracción de actividades como el comercio al mayoreo -5.6%, educación y salud -1.1% y servicios de esparcimiento -0.8%, en servicios financieros e inmobiliarios pudimos apreciar una más ligera, pero igualmente preocupante contracción de -0.3%.

Evidentemente la economía no está avanzando y muy probablemente no comience a hacerlo, de llegar en algún momento a hacerlo, hasta el mes de mayo cuando menos, puesto que de acuerdo a condiciones de estacionalidad, podemos asegurar una caída en la industria, reflejada en las manufacturas durante los próximos meses, esto aun sin considerar estragos positivos o negativos causados por el coronavirus, otro campo en el que seguramente podemos augurar contracción es el de la construcción, si bien menor a la del año anterior, la cual llegó a alcanzar el -5%, si se esperan condiciones non beneficiosas para este rubro.

Ya refiriéndonos a la tan importante para el gobierno producción petrolera, la situación no pinta mejor, podemos verlo reflejado en la información presentada por la Comisión Nacional de Hidrocarburos, en la cual se informó que en el mes de enero de este año ya, la producción logró los 1,724 MBD, presentando un ligero repunte, sin embargo aún lejos de la meta de 1,9 MBD necesarios para poder lograr lo presupuestado en la Ley Federal de Ingresos.

Últimamente se ha puesto de moda entre la sociedad atacar o defender a la 4T al filo del concepto, y en cualquiera de ambas posturas se tiene razón, no hay recesión, si hay contracción, el bienestar es algo muy ambiguo y abierto a la interpretación de muchos, sin embargo ningún indicador le beneficia, etc.

Lo que sí es seguro es que tenemos una economía decreciente, estancada en la mayoría de sus sectores y con poco avance, en los que hay avance, por ahora fue solo -0.1%, pero con las marcadas tendencias que se están siguiendo, solo nos queda rezar que las estimaciones se equivoquen y esto no empeore aún más, pero en fin, son solo numeritos de esos que al presidente no le interesan, sin embargo siguen siendo esos simples numeritos, junto con la inseguridad, la verdadera oposición a su gobierno, esa que parece no se le agacha y se niega a dejarlo avanzar, esperemos por el bien de México ya entienda la neoliberal y fifí economía que con la 4T todo es diferente, mientras tanto algunos nos vamos acostumbrando a ver cifras negativas y a apretarnos el bolsillo.

Las cifras de empleo en Michoacán (Por: Rubén Alcántar)

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: