DestacadasEditoriales

La SEP, corrupta, corruptible y corruptora

El famoso trámite de las cédulas profesionales electrónicas es un FRAUDE Y ROBO, en el cual está involucrada la hoy secretaria de Educación, Delfina Gómez

Ciudad de México, 14 de julio de2021.- Hace unos meses concluí mi segunda maestría (esta vez en México), en Educación y Docencia, y me he llevado una sorpresa mayúscula al enterarme de que el trámite para poder recibir mi diploma llevaría mínimo 8 meses y que, además tendría, que pagar 20,000 pesos por los trámites… ¿Los trámites son dentro de la propia Universidad? o ¿los trámites son por parte de la Secretaría de Educación Pública?

En los países avanzados (estamos hablando de los Estados Unidos de América, Canadá, Inglaterra y Francia), la educación es muy importante, como también es muy importante que sus alumnos obtengan su diploma para salir a laborar. En las universidades de esas naciones, el costo por la emisión de un diploma y del historial académico es de 30 dólares promedio, y tardan aproximadamente 15 días en emitirlos incluyendo el apostillado.

Ahora, después de 15 años de terminar mis estudios de maestría, estoy tramitando la cédula profesional de los estudios que cursé en los Estados Unidos, y me encuentro con que la Dirección General de Profesiones (SEP) es la que lo expide. Lo extraordinario de todo esto es que el trámite completo cuesta 3,205 pesos y tarda en promedio 13 meses. Esto es 5 veces mayor que el costo en los USA y una diferencia abismal en la gestión del tiempo.

Yo me pregunto: ¿cómo es posible que un alumno que cursó 5 años de carrera, servicio social, prácticas profesionales, tesis, exámenes del CENEVAL, examen profesional… ahora tenga que esperarse UN AÑO Y MEDIO para poder TRABAJAR LEGALMENTE?, y además, ¡pagar un dineral por obtener su cédula profesional!

De acuerdo con la Secretaría de Educación Pública, la cédula profesional es un documento «Que cumplió con los requisitos establecidos en la Ley Reglamentaria del Artículo 5 Constitucional, relativo al ejercicio de las profesiones en la Ciudad de México y su reglamento» y «la cédula con efectos de patente para ejercer profesionalmente en el nivel de licenciatura, ingeniería…».

La Ley Reglamentaria del Artículo 5 Constitucional, que está inscrita en la cédula, data de 1945 y se refiere al ejercicio de las profesiones para el DISTRITO FEDERAL, EL QUE HOY YA NO EXISTE. También refiere a las modificaciones del REGLAMENTO en donde menciona la SCJN «Que se reforma el párrafo 1, el 8 de mayo del 1975, y que además del DISTRITO FEDERAL, “se incluye el ejercicio profesional ante autoridades federales, excepto las materias excluidas por la Ley”».

El autor, Fernando Salvsdor Ugalde Uribe, es Master of Business Administration & Master of Science in Education; mail: fugalde@outlook.com

Así pues, la emisión y exigencias de la cédula profesional está totalmente fuera de la ley y de toda proporción académica, profesional, económica, social. Además, comentado por un funcionario de la SFP, esto destapa una corrupción espantosa en la Dirección General de Profesiones, en la que inclusive está involucrada la hoy ciudadana secretaria de Educación Pública: sí, me refiero a la maestra de educación primaria, Delfina Gómez Álvarez.

El famoso trámite de las cédulas profesionales electrónicas es un FRAUDE Y ROBO. Personalmente llevé el trámite, pagué, entregué papeles, llené solicitudes y siempre me encontré con problemas: «Está suspendido el trámite electrónico para cédulas profesionales», «No hay citas», «La expedición presenta fallas», «No, acuda personalmente hacer sus trámites», «Pague nuevamente». Los teléfonos no contestan, no existe un servicio de atención de llamadas telefónicas, no te pueden atender personalmente; no existe un servicio de atención a la ciudadanía, no existe un servicio de quejas… INCREÍBLE ¡QUÉ VERGÜENZA DE ESTE GOBIERNO!

Hoy, son más de 4 millones y medio de estudiantes de licenciatura y más de 384,600 estudiantes en posgrado que esperan al terminar sus estudios, recibir sus TÍTULOS Y DIPLOMAS, y el Gobierno de la 4T (además de cobrarles un dineral), los deja en indefensión ¡UN AÑO Y MEDIO!

Me niego a aceptar esto; me niego a seguir pagando un dinero que como estudiante no debería de pagar; me niego a las corruptelas de la 4T; me niego a la corrupción de la Dirección General de Profesiones de la SEP; me niego a vivir en un país que no cuida a sus estudiantes y que, además, quiere explotarlos. Me niego a ver que los estudiantes después de terminar sus estudios tengan que esperar un año y medio para trabajar “legalmente”, me niego a que las universidades mexicanas tengan que seguir las políticas de una Secretaría de Educación Pública CORRUPTA, CORRUPTIBLE Y CORRUPTORA.

La presencia avasalladora de la cédula profesional en la vida de nuestros egresados es, pues, injustificada y hace perder de vista que la función más valiosa es que los estudiantes adquieran conocimientos y logren formarse una cultura propia para ser más libres, más felices, más creativos, más sabios. También, lo mejor que pueden recibir para enfrentar los retos del complejo y difícil mundo laboral y convertirse, en su caso y momento, en buenos profesionales para servir a su País, México.

Y usted, mi amable y querido lector ¿qué opina?

Saludos cordiales.

(CON INFORMACIÓN DE: PERIODISMO SIN COMPROMISOS)

¿Qué sigue para EE.UU. después de la toma del Capitolio?

Publicaciones relacionadas

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: