DestacadasEditoriales

Lo absoluto y lo relativo (Por: Jorge Álvarez Banderas)

El uso de cubrebocas comercial o de preferencia “casero” que cubran la nariz y la boca, a partir del viernes 31 de julio pasado y hasta el día último de agosto de los corrientes, es de uso obligatorio en el estado de Michoacán

Morelia, Michoacán, 03 de agosto de 2020.- El uso de cubrebocas comercial o de preferencia “casero” que cubran la nariz y la boca, a partir del viernes 31 de julio pasado y hasta el día último de agosto de los corrientes, es de uso obligatorio en el estado de Michoacán, para todas las personas que se encuentren en cualquier espacio público, al interior de empresas, comercios, oficinas y del transporte público, quedando sujeto este plazo a la valoración que determine la autoridad sanitaria sobre la prolongación de su vigencia hasta que se estabilice el nivel de contagios por la pandemia del virus SARS-CoV2.

En una Sección Quinta del jueves 30 pasado, el titular del poder ejecutivo estatal hizo la publicación del Decreto por el que se establecen diversas medidas extraordinarias ante el crecimiento de la epidemia (sic) en el Estado de Michoacán; publicación que recién fue de dominio público apenas el sábado 1 de agosto por la noche.

Se decreta de manera inverosímil una sanción para los transportistas o propietarios de establecimientos comerciales que incumplan esta medida, o permitan que su personal o quienes ingresen a los mismos, no porten cubrebocas, consistente en una amonestación con apercibimiento, multa, clausura temporal o definitiva, que podrá ser parcial o total; y arresto hasta por treinta y seis horas.

La dificultad de aplicar el artículo 226 de la Ley de Salud del Estado de Michoacán de Ocampo es patente, en virtud de una mala técnica legislativa, ya que nos encontramos frente a un artículo sujeto a una conjunción copulativa, esto es, podrán aplicarse para los infractores la amonestación con apercibimiento, la multa, la clausura temporal o definitiva, que podrá ser parcial o total y el arresto hasta por treinta y seis horas en un solo momento; situación que incluso se corrobora en el mismo Decreto en cita, al contemplar en el artículo 3 la conjunción en cita.

El uso de cubrebocas o mascarilla en este tiempo es una responsabilidad personal que no requiere de un decreto para su utilización, el señalar en el ordenamiento temporal que éste debe ser preferentemente “casero”, es de alguna manera irresponsable, en virtud de que un cubrebocas de tela no es un filtro absoluto, es un filtro relativo; el Decreto no contiene especificaciones respecto de este cubrebocas “casero”, que si es de tela, debe tener tres capas, si la capa interna debe ser de algodón para absorber las gotas que uno salpica al hablar y si la capa externa debe ser de un material impermeable; si deben utilizarse en su confección fibras sintéticas o naturales para que se pueda lavar y secar perfectamente, que no guarden humedad par evitar infecciones, ya que las telas sintéticas los especialistas señalan que no son recomendables, mucho menos las de punto abierto como bufandas o telas tejidas.

El Instituto de Física de la Universidad Nacional Autónoma de México, junto con  la Secretaría de Educación, Ciencia, Tecnología e Innovación de la Ciudad de México, midieron la filtración de partículas en diferentes telas, para determinar cuáles eran las combinaciones con mejores resultados, determinando que 3 capas de poliéster tienen una efectividad de protección de 93%. Otro estudio realizado por investigadores estadounidenses encontró que el algodón, la seda natural y la gasa pueden proporcionar una buena protección, generalmente por encima del 50%; mientras que una colcha de algodón con guata proporciona más de 96% de eficiencia; la eficiencia de filtración de los híbridos como algodón con seda, algodón con gasa y algodón con franela fue mayor de 80% para partículas menores a 300 nanómetros y mayor a 90% para partículas mayores a 300 nanómetros.

¿Usar o no usar? Es responsabilidad de cada uno de nosotros con la finalidad de cuidarnos todos, ¿sancionar al transportista o al comerciante cuando sus pasajeros o clientes no utilicen cubrebocas es proporcional? Considero que no; es muy cómodo endilgar a un tercero la responsabilidad de otros bajo la atribución conferida por el legislador. 

@lvarezbanderas

La “renovación moral” (Por: Jorge Álvarez Banderas)

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: