DestacadasEditoriales

López Obrador, vulgar apóstol del destino manifiesto (3/5)

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, es un operador más del Nuevo Orden Mundial anticristiano y, por ende, antiespañol

Ciudad de México, 23 de septiembre de 2021.- Al iniciar el siglo XIX, el acoso contra el imperio español y sus colonias —que funcionaban en realidad como verdaderos reinos— tuvo dos características:

  • Francia, Inglaterra y Estados Unidos —como se expuso antes— querían sacar el mayor provecho posible en lo territorial, lo comercial y, por supuesto, en lo militar.
  • Por encima de las ambiciones geopolíticas, sin embargo, las logias de las tres potencias tenían un objetivo común: destruir la identidad hispánica por ser católica.

La leyenda negra contra España y la religión católica, orquestada desde París, Londres y Washington, cumplió con creces los objetivos planteados (aceleró la decadencia española y la independencia de las colonias), y los sigue cumpliendo después dos siglos.

Un lamentable ejemplo de eso lo tenemos en México, donde el presidente Andrés Manuel López Obrador culpa a España de haber destruido injustamente a la civilización mexica.

Fiel discípulo de Voltaire y de Rousseau, López Obrador corresponsabiliza a la religión católica de la «catástrofe originada por la ocupación militar española de Mesoamérica y del resto del territorio de la actual República mexicana».1

En un discurso oficial pronunciado el 13 de agosto pasado, con motivo de la rendición del imperio mexica y de lo que él denominó «500 años de resistencia indígena», el jefe del Estado mexicano recurrió a la leyenda negra y a las generalidades para condenar sumariamente a Hernán Cortés y a sus tropas:

Es por eso que considero hasta ofensivo y ocioso, en estos tiempos, volver a la vieja polémica de que los originarios de Mesoamérica y, en particular, los mexicas eran bárbaros porque, entre otras cosas, comían carne humana; pensaban que el caballo era una bestia sobrenatural monstruosa, que los españoles fueron salvados en batallas por un hombre de a caballo que figuraba ser el Apóstol Santiago o que Cortés y sus soldados eran enviados de la divinidad, según la supuesta profecía indígena del regreso de Quetzalcóatl o que la adoración de ídolos era una práctica demoniaca.2

Predicador al estilo de Rousseau —«el pueblo mexicano es bueno y sabio»—, recurre, como aquel, al pensamiento único, al de la voluntad general:

La idea dominante, por mucho tiempo, hasta nuestros días de que Moctezuma era un tirano puede ser cierta, pero los hechos narrados en las crónicas reflejan que sus opositores se sumaron a Cortés y a sus huestes por sentirse libres y no por vivir como esclavos.

Es demostrable, también, que los pueblos sometidos al dominio mexica tenían que pagar tributo o impuestos al poder central, pero la versión de que se los comían, es más bien una típica inventiva de cualquier colonizador, una vulgaridad por lo general nunca comprobada.

No debe descartarse, sin embargo, que en otros tiempos la hegemonía mexica se haya impuesto mediante la fuerza en todo Mesoamérica, pero a la llegada de los españoles era evidente la decadencia del poderío de Moctezuma y de sus aliados. De haber existido un poder central fuerte, una tiranía, no habría sido posible que Cortés llegara con apenas 400 soldados españoles la primera vez a Tenochtitlan, luego de enfrentar pocas batallas, dos o tres, desde la península de Yucatán hasta el Valle de México.3

Jorge Santa Cruz
El autor, Jorge Santa Cruz, es periodista; académico en la Universidad Anáhuac y director de Sin Compromisos, la otra Historia

Algunas de las inconsistencias argumentativas de AMLO

El análisis de los tres párrafos anteriores permite detectar argumentos basados en generalizaciones y carentes de rigor académico. Veamos:

Inconsistencia 1

López Obrador acepta la posibilidad de que Moctezuma haya sido un tirano, pero asegura que sus opositores se aliaron a Cortés porque se sentían libres.

Refutación:

La idea, como está expresada, pretende disculpar a Moctezuma de los abusos cometidos con anterioridad a la Conquista.

Por otro lado, exculpa al mencionado gran tlatoani (supremo sacerdote, supremo jefe militar y supremo jefe político de los mexicas) de los abusos del vasallaje, con el argumento de que sus opositores se aliaron a los españoles porque se sentían libres y no, esclavos.

Lo cierto —y, por ende, fuera de toda discusión— es que los tlaxcaltecas, principales aliados de Cortés, estaban hartos de los abusos de los mexicas.

Inconsistencia 2

López Obrador acepta que los pueblos sometidos al dominio mexica pagaban tributo; pero dice que la versión de que los mexicas se comían vivos a sus prisioneros en una vulgaridad.

Refutación:

El jueves 20 de agosto de 2015, un grupo de arqueólogos del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) de México descubrió el Gran Tzompantli de México-Tenochtitlan.

El comunicado 545 del INAH (del año 2015), detalla lo siguiente:

Raúl Barrera [director del Programa de Arqueología Urbana del INAH, cargo que conserva hasta la fecha] detalló que, como resultado de las excavaciones en el predio de Guatemala número 24 [en el Centro Histórico de la Ciudad de México], se encontró una sección de una plataforma con una altura aproximada de 45 centímetros y por lo menos de 13 metros de largo y 6 metros de ancho.

«Es un muro de tezontle con un recubrimiento de estuco y piso de lajas, orientado de norte a sur, que presentaba asociados mandíbulas y fragmentos de cráneos dispersos sobre la plataforma y un elemento circular elaborado de cráneos humanos unidos con argamasa, de los cuales preliminarmente pueden observarse 35, pero consideramos que deben ser muchos más».4

El mismo comunicado del INAH reproduce declaraciones de Eduardo Matos Moctezuma, descendiente del gran tlatoani mexica que recibió a Cortés en la Gran Tenochtitlan y, por lo mismo, ajeno a cualquier sospecha de ser partidario de la Conquista y la Colonia:

Eduardo Matos Moctezuma señaló que fray Bernardino de Sahagún había mencionado la existencia de varios tzompantlis y dos juegos de pelota, y la asociación de estos elementos. «Por su ubicación, creemos que se trata del Huey Tzompantli, es decir, el Tzompantli mayor de Tenochtitlan. Esta estructura tenía un simbolismo específico y muchos de estos cráneos podrían ser de enemigos de los mexicas que eran capturados, sacrificados y decapitados, como una advertencia de su poderío».

Añadió que con este hallazgo, resultado de los trabajos de investigación del Programa de Arqueología Urbana, se corrobora lo señalado en los códices, como el de Diego Durán, que indicaba la existencia de tzompantlis a los que se describía como basamentos bajos, alargados, en cuya parte superior había postes de madera con los cráneos insertados.5

El INAH, en otro comunicado de prensa, publicado el 11 de diciembre de 2020, informó que en el Gran Tzompantli se había confirmado la existencia de 603 cráneos humanos.6

El periódico La Jornada, de la Ciudad de México, afín a López Obrador, publicó ­apenas el 2 de septiembre pasado— la nota titulada «Hallan cráneos de dos niños juntos en Huei Tzompantli de Tenochtitlan».7

La nota del reportero Carlos Paul consiga muchos datos interesantes, algunos de los cuales transcribimos a continuación:

Hoy las investigaciones están enfocadas a aspectos post mortem para determinar «cuándo fueron sacrificados los individuos y su cabeza separada del cuerpo, ya que hubo una serie de procesos para que sus cráneos estuvieran en el Tzompantli, como desollarlos, pues los cráneos se tenían que mostrar lo más descarnados posible, pero conservando la mandíbula».

La arqueóloga Lorena Vázquez Vallin, jefa de campo en la excavación, explicó que el espacio donde se encuentra el Tzompantli ha quedado ya habilitado como una ventana arqueológica, «lo cual es resultado de unir dos excavaciones».

Al principio se excavó una mitad de la torre del Huei Tzompantli y luego la otra mitad, «ahora, al fin, esos vestigios se pueden ver en conjunto, sin embargo, aún no se sabe cuándo será abierto al público».

Vázquez Vallin comentó que aún quedan por hacer distintos análisis a profundidad sobre los cráneos, con el equipo de antropología física, «y queda por explorar aún más el simbolismo del Tzompantli y los sacrificios, práctica mexica que les servía para que el universo siguiera vivo».

En charla aparte, el arqueólogo Raúl Barrera, quien encabeza el Programa de Arqueología Urbana (PAU) del INAH, explicó que «el avance de las excavaciones ha permitido identificar tres etapas constructivas del Huei Tzompantli, las cuales abarcan un periodo probablemente comprendido entre 1440 y 1520 dC».8

Aceptando sin conceder, podemos decir que los mexicas, si no se comían a sus víctimas, sí las mataban, las decapitaban, desollaban sus cabezas y las empalaban en tzompantlis con el presunto fin de sostener el universo.

Inconsistencia 3

López Obrador dice que el imperio de Moctezuma estaba en decadencia, y que, por eso, había dejado de ser una tiranía:

De haber existido un poder central fuerte, una tiranía, no habría sido posible que Cortés llegara con apenas 400 soldados españoles la primera vez a Tenochtitlan, luego de enfrentar pocas batallas, dos o tres, desde la península de Yucatán hasta el Valle de México.9

Refutación:

La condición de tirano no depende de la extensión de un imperio. Por otro lado, es lógico pensar que, de no haber sido los españoles, hubiera sido alguno de los otros imperios europeos el que hubiera consumado la conquista de lo que hoy es México. (Los puritanos anglosajones lanzaron, ellos sí, una guerra de exterminio contra los naturales de esas tierras. Para ellos, el mejor indio era el indio muerto. Por ello, ponían precio a sus cabelleras y, en el mejor de los casos, los enviaban a campos de concentración —a los que denominaron reservaciones— luego de despojarlos de sus tierras. Por último, en Mesoamérica y Aridoamérica se carecía de la conciencia de nacionalidad; esa división de los pueblos fue capitalizada por Cortés y sus tropas).

Otros señalamientos tendenciosos de AMLO

En la segunda parte de su discurso del 13 de agosto pasado, López Obrador insistió en los crímenes de Cortés, de sus soldados y de sus aliados: pueblos arrasados, saqueados, quemados; esclavitud, mujeres violadas y otras atrocidades…

Es innegable que hubo españoles que no estuvieron a la altura de la circunstancia histórica, pero López Obrador generaliza; omite decir, por ignorancia o por falta de conocimiento de la historia, que el español fundió su sangre con los naturales de lo que hoy es México, y que este mestizaje dio origen a una nueva raza: la mexicana.

Citando a uno de sus historiadores de cabecera —Enrique Semo—, AMLO afirmó que en Mesoamérica y Aridoamérica había 11 millones de habitantes y que, 87 años después, o sea, en 1605, «… la población apenas llegaba a un millón 75 mil personas».10

Lo cierto es que, hasta la fecha, se carece de cifras confiables al respecto; pero el actual jefe de Estado mexicano aludió así al pretendido holocausto indígena con el que tanto ha lucrado políticamente la izquierda.11

En la siguiente entrega, la cuatro de esta serie, se verá que el pretendido nacionalismo de López Obrador (por lo menos en lo que hace a su rechazo a la hispanidad católica) sigue los patrones ideológicos calvinistas yanquis.

Materiales consultados

  1. Andrés Manuel López Obrador. “Discurso del presidente Andrés Manuel López Obrador en los 500 años de Resistencia Indígena. 1521, México-Tenochtitlan”. (Fecha de publicación: 13 de agosto de 2021), párr. 3. Recuperado de https://lopezobrador.org.mx/2021/08/13/discurso-del-presidente-andres-manuel-lopez-obrador-en-los-500-anos-de-resistencia-indigena-1521-mexico-tenochtitlan/
  2. Íbid., párr. 5
  3. Íbid., párr. 9-11
  4. Instituto Nacional de Antropología e Historia. “Descubren gran Tzompantli de México-Tenochtitlan”. Gobierno de México. (Fecha de publicación: 20 de agosto de 2015), párr. 3-5. Recuperado de https://www.inah.gob.mx/boletines/545-descubren-el-gran-tzompantli-de-mexico-tenochtitlan
  5. Íbid., párr. 12-13
  6. Cfr., Instituto Nacional de Antropología e Historia. “Arqueólogos localizan el costado este y la fachada externa de la torre de cráneos del Huei Tzompantli de Tenochtitlan”. Gobierno de México. (Fecha de publicación: 11 de diciembre de 2020). Recuperado de https://www.gob.mx/cultura/prensa/arqueologos-localizan-el-costado-este-y-la-fachada-externa-de-la-torre-de-craneos-del-huei-tzompantli-de-tenochtitlan
  7. Carlos Paul. “Hallan cráneos de dos niños juntos en Huei Tzompantli de Techochtitlann”. La Jornada, sección de Cultura. (Fecha de publicación: 3 de septiembre de 2021. Recuperado de https://www.jornada.com.mx/2021/09/02/cultura/a03n1cul
  8. íbid., párr. 8-12
  9. Andrés Manuel López Obrador. “Discurso del presidente Andrés Manuel López Obrador en los 500 años de Resistencia Indígena. 1521, México-Tenochtitlan”. (Fecha de publicación: 13 de agosto de 2021), párr.11. Recuperado de https://lopezobrador.org.mx/2021/08/13/discurso-del-presidente-andres-manuel-lopez-obrador-en-los-500-anos-de-resistencia-indigena-1521-mexico-tenochtitlan/
  10. Íbid, párr. 27
  11. Cfr., Telesur. “Memorias del holocausto indígena en América Latina”. (Fecha de publicación: 27 de enero de 2016). Recuperado de https://www.telesurtv.net/news/Memorias-del-holocausto-indigena-en-America-Latina-20160122-0074.html

(CON INFORMACIÓN DE: SIN COMPROMISOS).

López Obrador, vulgar apóstol del destino manifiesto (2/5)

Publicaciones relacionadas

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: