Los suspirantes… ¿De qué lado juega Felipe Calderón?

Pin on PinterestShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
Hay que recordar que el michoacano Felipe Calderón, entre muchos otros “calderonistas”, fue uno de los artífices de la derrota de Ricardo Anaya como candidato presidencial del PAN y de la coalición “Por México al Frente”

Hay que recordar que el michoacano Felipe Calderón, entre muchos otros “calderonistas”, fue uno de los artífices de la derrota de Ricardo Anaya como candidato presidencial del PAN y de la coalición “Por México al Frente”

De entrada, su plan de crear un nuevo partido político en 2019 sonaría lógico y positivo para tener otra opción, pero analizando con mayor detenimiento, ¿a quién beneficia que la oposición se pulverice?

Morelia, Michoacán, 09 de noviembre de 2018.- El aún panista Felipe Calderón ya confirmó que en 2019 buscará crear su propio partido político, pues no está conforme con la forma en que el PAN es conducido desde hace mucho, primero por Gustavo Madero, después por Ricardo Anaya y por Damián Zepeda.

De entrada, su plan sonaría lógico y positivo para que el electorado tenga otra opción, sobre todo para cierto sector de la población decepcionado por la situación actual de Acción Nacional, que se encuentra desdibujado, disminuido y fracturado.

Sin embargo, analizando con mayor detenimiento las consecuencias que tendría la conformación de más partidos políticos, ¿a quién beneficiaría que la oposición se pulverice?

Obviamente el principal beneficiado sería el que para entonces sería presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, con su propio partido particular, el Morena.

Hay que recordar que el michoacano Felipe Calderón, junto con su esposa Margarita Zavala, con los ex senadores Ernesto Cordero, Javier Lozano y Salvador Vega, entre muchos otros “calderonistas”, fue uno de los artífices de la derrota de Ricardo Anaya como candidato presidencial del PAN y de la coalición “Por México al Frente”, o bien, de la victoria de López Obrador.

Tanto aborrece el ex mandatario federal a ese otro grupo de panistas al que no puede controlar, que ha manifestado también su repudio al casi seguro ganador de la elección interna, Marko Cortés, porque éste representa en el fondo a los “anayistas”.

Así, Calderón ha dicho que preferiría una victoria de Manuel Gómez Morín nieto que ver triunfar al zamorano, y eso que el heredero del nombre de aquél gran político y fundador del PAN no ha sido ni de chiste lo que fue su antepasado.

Este junior de junior al que apoyaría el ex presidente de México tiene el antecedente de que en 2015, al no conseguir una candidatura por su partido para la alcaldía de Naucalpan, prefirió impulsar la campaña del candidato contrario, el del PRI, y peor aún, en 2018 apoyó a candidatos del Morena, incluyendo al propio López Obrador y a la actual alcaldesa morenista de Naucalpan, Patricia Durán.

Se entienden sus motivos, pero no tanto su falta de pragmatismo y que lleve tan al extremo sus filias y sus gobias. Por eso y muchas cosas, me pregunto: Con sus acciones, ya en los hechos, ¿de qué lado juega realmente Felipe Calderón?

COMENTARIOS Y SUGERENCIAS: www.atiempo.mx / atiempomx@gmail.com