DestacadasEditorialesPolítica

Los suspirantes… El PES va con todo por el voto panista

Mientras los panistas encabezados por Marko Cortés se olvidan de sus principios y su doctrina humanista, los espacios y las luchas que debieran ser de ellos están siendo copados por los morados

Morelia, Michoacán, 28 de junio de 2022.- Que después no se hagan los sorprendidos si no obtienen los votos que esperaban y si dejan crecer a otro partido que les haga competencia directa y les arranque simpatizantes.

Los panistas encabezados a nivel nacional por el michoacano Marko Cortés Mendoza están muy ocupados en cumplir con la “progre” Agenda 2030 que dicta la ONU y se olvidan de su principios y su doctrina humanista.

Tradicionalmente, el PAN contaba con el voto católico, pero contrario a los deseos de sus fundadores, el grueso de las nuevas generaciones de panistas no muestra interés alguno por defender el derecho a la vida ni a la familia, sino todo lo contrario.

Entonces, los espacios y las luchas que debieran ser de los políticos del blanquiazul están siendo copados por el PES, partido formado predominantemente por evangélicos, que no son de ninguna forma lo mismo que los católicos.

En Michoacán vemos muy activos a personajes como el dirigente estatal del PES, Eder López García; su diputada local, Luz María García García; y, su secretaria general, Tzitziqui Peña Belmonte, quien fuera además su candidata a la alcaldía de Morelia, defendiendo aquellas que deberían ser las banderas del PAN.

Mientras tanto, la dirigencia estatal del PAN en Michoacán, con Refugio Cabrera Hermosillo a la cabeza, se porta muy tibia, y hasta omisa, cuando se trata de defender los que tendrían que ser sus temas.

Desde hace años, los católicos ya no encuentran en Acción Nacional el respaldo que buscan para los temas que realmente les importan. Por eso muchos de ellos están volteando a ver a los morados.

Y la culpa no es del PES, el partido morado hace su chamba; ve el campo libre y lo ocupa. El voto católico es un jugoso botín político que eventualmente les dará posiciones, mayores prerrogativas y hasta puede engrosar sus filas de feligreses.

Y bueno, a finales de este año veremos si el panismo nacional encabezado por Marko Cortés termina por darle la espalda a los que fueron sus principios.

Se tiene programada la reforma a los estatutos panistas y el dirigente nacional ha anunciado que busca convertir al PAN en «un partido del Siglo XXI”, lo que para algunos puede sonar bien, pero en los hechos no es más que sumarse ideológicamente al montón.

Las consecuencias de ello les van a pesar. Que conste y que luego no digan que nadie les advirtió.

COMENTARIOS Y SUGERENCIAS: www.atiempo.mx / atiempomx@gmail.com

Los suspirantes… El BedollaFest y la ausencia de Morón

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: