DestacadasEditorialesPolítica

Los suspirantes… En Morena, ¿no hay operación política?

No sólo hay una falta de habilidad, experiencia y pericia, sino que también aquellos que deberían estar encargados de ello ponen por delante los intereses propios

Morelia, Michoacán, 01 de septiembre de 2022.- En el Morena de Michoacán, ¿no hay operación política?

Los hechos parecerían demostrar que no, pero creo que no sólo hay una falta de habilidad, experiencia y pericia, sino que también aquellos que deberían estar encargados de ello ponen por delante los intereses propios.

Por ejemplo, la delegada nacional y ex dirigente estatal del Morena, Giulianna Bugarini Torres, fue incapaz de destrabar la problemática con liderazgos del partido como el ex líder magisterial Juan Pérez Medina, y la dirigente estatal electa por lo que quedaba del Consejo Estatal, Ana Lilia Guillén Quiroz.

En su descargo, no es que precisamente haya buscado mucho atender el problema, y tampoco los adversarios internos fueron muy proclives al diálogo.

Tampoco hubo alguien capaz de sumar y evitar que el líder de R21, Raúl Morón Orozco, abandonara la Asamblea Estatal del pasado fin de semana y despotricara contra la forma en que el secretario de Gobierno, Carlos Torres Piña, y el propio gobernador de Michoacán, Alfredo Ramírez Bedolla, obtuvieron sus consejeros estatales.

El nuevo dirigente estatal electo precisamente en esa asamblea, Juan Pablo Celis Silva, que no es más que un representante del gobernador (por decirlo de forma amable), ya se enfrenta también a sus primeras dificultades y hasta este momento va perdiendo.

Juan Pérez ya anunció su renuncia al Morena, aunque no a la 4T, y se fue haciendo una serie de acusaciones que, ciertas o no, son bastante combustibles para los medios de comunicación.

Además, cuatro diputados decidieron separarse de la bancada del Morena en el Congreso del Estado, en franca oposición a los intereses del todavía líder parlamentario, Fidel Calderón Torreblanca.

Abandonaron a su grupo parlamentario María de la Luz Núñez Ramos, Roberto Reyes Cosari, Eréndira Isauro Hernández y María Fernanda Álvarez Mendoza.

Ésta última reconsideró su posición y regresó a la bancada, no por operación de nadie más, sino de los líderes de su tribu, Morenos de Corazón, que son David Soto Quizaman y Julio Peguero Espinosa.

Pero Fidel Calderón ya no está siendo considerado por los otros tres diputados como un interlocutor válido con los otros grupos parlamentarios y con el resto de los poderes del Estado.

Para este jueves Juan Pablo Celis ha convocado a una reunión a los diputados morenistas, seguramente para pasarles un recado del gobernador Alfredo Ramírez, pero dudo mucho que logre reintegrar plenamente a la bancada guinda.

En resumen, Alfredo Ramírez, Torres Piña, Fidel Calderón, en su momento Giulianna Bugarini, y ahora Celis Silva, están quedando a deber en materia de operación política al interior de su partido.

Entonces, ¿qué se puede esperar de ellos hacia el exterior?

COMENTARIOS Y SUGERENCIAS: www.atiempo.mx / atiempomx@gmail.com

Los Suspirantes… Desbandada en la bancada del Morena

Publicaciones relacionadas

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: