Los suspirantes… Mireles… ¿para gobernador?

Sus ocurrencias pintan de cuerpo completo al denominado “líder social” que se destapó para la gubernatura de Michoacán, lo cual me daría mucha risa si no fuera porque en política están pasando cada vez cosas más raras

Sus ocurrencias pintan de cuerpo completo al denominado “líder social” que se destapó para la gubernatura de Michoacán, lo cual me daría mucha risa si no fuera porque en política están pasando cada vez cosas más raras

Antes quiso ser diputado, ahora quiere ser gobernador, pero unos días atrás se postuló para comandar la Guardia Nacional de López Obrador y para encabezar las autodefensas que dice tener en 28 estados, con las cuales haría frente al EZLN en defensa del nuevo gobierno federal

Morelia, Michoacán, 08 de enero de 2019.- Parecen declaraciones propias para el Día de los Inocentes, pero llegaron unos días tarde.

El pasado 6 de enero, aniversario del natalicio de Melchor Ocampo, día de fiesta para los masones, José Manuel Mireles Valverde dejó ver su interés por buscar la gubernatura de Michoacán en 2021.

El fundador de los grupos de autodefensa en Michoacán dijo que aspira a ese cargo y que el partido no importa, que ya sobrarán institutos políticos que deseen postularlo.

Este tema no pasaría de ser una jocosa anécdota si no fuera porque últimamente en las elecciones de México están pasando cosas muy bizarras que permiten llegar a puestos de elección popular a personajes sin formación política, sin formación académica y sin calidad moral y humana para dirigir el destino de sus municipios, estados y el país.

José Manuel Mireles, quien se presume masón, tiene un pasado turbio. Como líder de las autodefensas fue un personaje mediático y polémico que propició división entre esos grupos y fue acusado de incurrir en muchos excesos.

Ya ha estado vinculado en distintos momentos de su vida con el PRD y con el PRI. Tuvo una relación de encuentros y desencuentros con el ex comisionado nacional, Alfredo Castillo Cervantes, que terminó -como ya sabemos- con el michoacano en prisión.

Más recientemente, Mireles Valverde se vinculó con Movimiento Ciudadano, que lo sacó de la cárcel con el apoyo del entonces diputado, Daniel Moncada Sánchez, y el comisionado nacional, Manuel Antúnez Oviedo.

Posteriormente se pasó al Morena, donde el dueño del partido, Andrés Manuel López Obrador, lo quiso imponer como candidato plurinominal número uno a diputado local por Michoacán.

Esa intentona no se concretó, pues ni él ni su impulsor contaban con que los afectados por esa imposición, Francisco Cedillo de Jesús y Alfredo Azael Toledo Rangel, se opusieron a ser removidos para beneficiar al autodefensa y terminaron por ganarles en los tribunales. Lo que pasó después con ellos ya es historia para otra columna, pero en resumen, al final ambos terminaron en el PRD.

Con sus constantes ocurrencias y dislates, no me imagino lo que hubiera sido un José Manuel Mireles como diputado local por el Morena, pero creo que poco o nada bueno habría salido de ello.

Antes quiso ser diputado, ahora quiere ser gobernador, pero unos días atrás se postuló para comandar la Guardia Nacional de López Obrador y para encabezar las autodefensas que dice tener en 28 estados, con las cuales haría frente al EZLN en defensa del nuevo gobierno federal.

Esas ocurrencias pintan de cuerpo completo al denominado “líder social” que se destapó para la gubernatura de Michoacán, lo cual me daría mucha risa si no fuera porque en política están pasando cosas cada vez más raras.

COMENTARIOS Y SUGERENCIAS: www.atiempo.mx / atiempomx@gmail.com