DestacadasEditorialesPolítica

Los suspirantes… Morena y su credibilidad

Si Alfredo Ramírez es ratificado triunfador, y pretende hacerse de credibilidad, no sólo tendrá que fiscalizar al gobierno de Silvano, sino a los de Cárdenas Batel y Leonel Godoy..., para empezar

Morelia, Michoacán, 29 de septiembre de 2021.- Tal vez para tratar de desviar la atención de los impresentables que ahora andan en las filas del Morena, han comenzado una nueva campaña de desprestigio contra el saliente de Michoacán, Silvano Aureoles Conejo (PRD).

El gobernador electo, Alfredo Ramírez Bedolla (Morena-PT), y compañía, le endilgan al oriundo de Carácuaro supuestas “deudas técnicas” por algo así como 50 mil millones de pesos.

Suena sospechoso, pues parecería una cantidad no elegida al azar, sino destinada a superar los 42 mil millones de pesos de adeudos que dejó en su momento, en 2012, el ex gobernador perredista, Leonel Godoy Rangel, quien hoy es flamante diputado federal del Morena.

Esos 42 mil millones de pesos es la cifra que salió después de la auditoría externa que el también ex gobernador Fausto Vallejo Figueroa mandó hacer a las finanzas estatales.

En aquél entonces se dijo que la deuda financiera con bancos y registrada ante Hacienda era por alrededor de 17 mil millones de pesos, mientras que los otros 25 mil millones de pesos correspondían a adeudos con proveedores y contratistas, muchos de los cuales incluso ya quebraron o murieron esperando lo que les quedó a deber Leonel Godoy.

Los gobiernos que siguieron, desde Fausto Vallejo, Jesús Reyna García y Salvador Jara Guerrero, pagaron parte de esas deudas, pero el monto mayor de las mismas se cubrió en el saliente gobierno de Silvano Aureoles, lo que le provocó enormes problemas de liquidez a la saliente administración estatal.

Por eso, si el Morena en Michoacán es ratificado triunfador por el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) y pretende hacerse de credibilidad, no sólo tendrá que fiscalizar al gobierno de Aureoles Conejo.

Será necesario que se busque la “verdad histórica” (término que les encanta) sobre lo ocurrido con las enormes y polémicas deudas contratadas por los gobiernos perredistas de Lázaro Cárdenas Batel y Leonel Godoy.

También se deberá clarificar el enorme retraso y el exorbitante costo que tuvo el Teatro Mariano Matamoros, que por muchos años estuvo a cargo de Cuauhtémoc Cárdenas Batel, a quien seguramente terminaron por pagarle los 90 mil pesos mensuales de salarios caídos que exigía cuando fue retirado del Fideicomiso.

Además, se tendrá que conocer la verdad sobre la única “gran obra” hecha en ambos gobiernos, la famosa Presa J. Múgica, por cierto ejecutada por la controvertida y corrupta empresa brasileña Odebrecht, misma que fue contratada por Cárdenas Batel y ejecutada por Godoy Rangel, con quien su costo se elevó al doble.

A la fecha, esa presa no puede ser llenada a su máxima capacidad, pues se teme que se reviente por presuntas irregularidades y omisiones en su construcción.

Si hubiera un gobierno de la coalición Morena-PT, esos son algunos de los muchos asuntos que están pendientes y que de resolverse les darían credibilidad.

¿Alfredo Ramírez le entraría? Lo dudo, lo dudo mucho, porque ambos personajes, sin ser militantes, forman parte del proyecto de la denominada Cuarta Transformación.

COMENTARIOS Y SUGERENCIAS: www.atiempo.mx / atiempomx@gmail.com

Los suspirantes… Chapulineo en el Congreso de Michoacán

Publicaciones relacionadas

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: