DestacadasEditoriales

Los suspirantes… Ni a cuál irle

Está bien que Morón investigue a Alfonso Martínez sobre presuntos desvíos de 323 mdp durante su administración, pero que eso no sea pretexto para evitar la autocrítica en temas como la inseguridad, las vialidades destrozadas y muchos otros

Morelia, Michoacán, 15 de agosto de 2019.- El echarle la culpa a las administraciones anteriores de los problemas actuales siempre ha sido un recurso muy socorrido entre los políticos.

El mejor ejemplo de esto es lo que ocurre casi todos los días en las “mañaneras” de Andrés Manuel López Obrador.

Ahora, en Morelia, y en el contexto de su Primer Informe de Gobierno, el presidente municipal, Raúl Morón Orozco, anunció que a su antecesor se le investiga por presuntos desvíos de recursos por el orden de los 323 millones de pesos.

Por supuesto que la mayoría de los morelianos esperamos que se actúe contra las aparentes irregularidades que existieron en gobiernos anteriores, particularmente en el del alcalde independiente, Alfonso Martínez Alcázar.

A lo largo de los últimos años han sido ampliamente comentados presuntos actos de corrupción del anterior gobierno municipal, sobre todo en la inconclusa obra del Parque Lineal del Río Chiquito.

Por un lado está muy bien que Raúl Morón sea crítico y actúe ante lo hecho por Alfonso Martínez.

De paso le cierra el paso a las aspiraciones del ex panista, quien tiene planes similares a los del ex líder magisterial y podría ser su competencia por la alcaldía de Morelia o la gubernatura.

Sin embargo, eso no debe distraernos de lo importante de los tiempos actuales y tampoco debe ser pretexto suficiente para que Morón Orozco se olvide de la autocrítica y sea omiso en los grandes fallos de su propio gobierno.

Por ejemplo, el plan insignia de la administración municipal del ahora presidente municipal del Morena y del PT, “Juntos Iluminando Morelia” dista mucho de ser perfecto, pues en los hechos se le han detectado varias fallas.

Además, Raúl Morón también les ha fallado rampantemente a todos los morelianos en el tema de la seguridad, no sólo en cuestiones operativas, sino hasta en la insensibilidad y torpeza para responder a cuestionamientos sobre el tema.

En cuanto al bacheo, hasta el momento no se notan los 300 millones de pesos que el gobierno amigo de López Obrador le facilitó para reparar las vialidades de Morelia, pues hay calles y avenidas que están prácticamente destrozadas e intransitables.

La transparencia, el aseo público y el cuidado de parques jardines y fuentes tampoco están entre sus puntos fuertes, sólo por mencionar algunos.

Por algo es que entre dos políticos como Raúl Morón y Alfonso Martínez…, la verdad ni a cuál irle.

COMENTARIOS Y SUGERENCIAS: www.atiempo.mx / atiempomx@gmail.com

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: