DestacadasEditorialesPolítica

Los suspirantes… ¿Se diluye la fuerza de Morón?

Si Roberto Reyes Cosari se queda sin la coordinación de la campaña a gobernador y sin diputación plurinominal, eso será un duro golpe para los intereses de Raúl Morón, pues sus otros candidatos a diputados no van bien

Morelia, Michoacán, 18 de mayo de 2021.- Para aquellos que se preguntan por qué Raúl Morón Orozco no se regresó a la Presidencia Municipal de Morelia, la respuesta es muy simple:

Tras la negativa a su registro como candidato a gobernador necesitaba con urgencia otro puesto que le permitiera cuidar sus intereses, es decir, los candidatos a diputados que metió en distintas posiciones.

Por ejemplo, Julisa Suárez Bucio, como candidata a síndico; José Amparo García Castillo, que busca ser diputado local por el Distrito 10 de Morelia Noroeste; y, Rubén Arroniz Vázquez, que va para diputado local por el Distrito 17 de Morelia Sureste.

Sin embargo, pese a ser designado nuevo comisionado político nacional con funciones de presidente estatal del Morena, Raúl Morón ve diluirse el liderazgo que había construido a partir de ser virtual candidato a gobernador, no antes.

Por eso puso a toda su estructura a las órdenes de Alfredo Ramírez Bedolla, el nuevo abanderado de la coalición Juntos Haremos Historia (Morena-PT), para tratar de mantener el control en la campaña a gobernador.

Sin embargo, ni tardo ni perezoso, el fundador morenista se sacudió a casi todos los colaboradores de Morón Orozco y se quedó sólo con alrededor de cuatro de ellos.

Uno de ellos es Roberto Reyes Cosari, hombre de todas las confianzas del ex líder magisterial, quien cuando menos en el papel sigue apareciendo como coordinador de la campaña de Alfredo Ramírez.

Sin embargo, en los hechos va siendo desplazado por el “coordinador territorial” de la campaña, Carlos Torres Piña, quien finalmente terminaría por reemplazarlo, según fuentes internas.

No estoy hablando de un simple cambio de oficina o de funciones, pues tiene implicaciones relevantes.

Por ejemplo, Torres Piña apuesta a convertirse en el brazo derecho del candidato a gobernador con la intención de competirle a Raúl Morón la Secretaría de Gobierno, que es lo que el profe tenía negociado en caso de que Morena y PT ganaran la gubernatura.

Ahora que Morón Orozco se cobró a lo chino el “cederle” su candidatura a Ramírez Bedolla, y rápidamente impuso en su lugar, como candidato propietario a diputado local plurinominal en la segunda fórmula, al propio Reyes Cosari.

Y sin embargo, el hueso del ex encargado de la política social del Ayuntamiento de Morelia también está en riesgo, pues su designación extemporánea está siendo impugnada por su suplente, Osvaldo Ruiz Ramírez.

El ahora coordinador general de la campaña de Iván Pérez Negrón a la alcaldía de Morelia asume que ante la ausencia de Alfredo Ramírez en la lista de pluris, a él le correspondía -ahora sí-, subir a la titularidad, para que sea el partido el que designe a un suplente.

Si Roberto Reyes Cosari se queda sin la coordinación de la campaña a gobernador y sin diputación plurinominal, eso será un duro golpe para los intereses de Raúl Morón, quien está a unas semanas de enterarse que sus gallos a diputados locales de mayoría también se quedarán fuera del Congreso del Estado.

Por lo pronto, hasta ahí el comentario, pero al interior de los equipos de campaña de los distintos candidatos hay mucha tela de donde cortar.

COMENTARIOS Y SUGERENCIAS: www.atiempo.mx / atiempomx@gmail.com

Los suspirantes… ¿De qué sirven las sumas hacia Alfredo?

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: