DestacadasEditoriales

Los suspirantes… Todo el poder

El presidente de México, a través de su apéndice llamado Morena trabaja una iniciativa para apoderarse del control absoluto en el Poder Judicial de la Federación, el único que le falta por acaparar

Morelia, Michoacán, 09 de abril de 2019.- Aunque en este momento ya debería estar enfocando solamente en su desempeño como presidente de la República y olvidarse de proyectos electoreros, Andrés Manuel López Obrador va ahora por todo el poder.

El presidente de México, a través de su apéndice llamado Morena trabaja una iniciativa para apoderarse del control absoluto en el Poder Judicial de la Federación, el único que le falta por acaparar.

Por obvias razones, el tabasqueño tiene a su cargo a todo el aparato que representa el Poder Ejecutivo; el Congreso de la Unión también lo tiene bajo su mando.

En la Cámara de Diputados, cuenta con mayoría calificada, encabezada por el coordinador parlamentario del Morena, Mario Delgado Carrillo; en el Senado, donde es representado por el líder morenista y presidente de la Mesa Directiva, Ricardo Monreal Ávila, está a sólo 9 escaños de alcanzar también la mayoría calificada, algo muy fácil de alcanzar con su poder adquisitivo y cuando sea necesario.

Así, a López Obrador sólo le resta hacerse con el control del Poder Judicial, donde el presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), Arturo Zaldívar Lelo de Larrea, ya ha dado señas de servilismo al prohibir a jueces y magistrados hacer comentarios públicos para criticar al mandatario federal.

Recientemente, el tabasqueño tuvo la oportunidad de imponer a dos nuevos ministros: Juan Luis González Alcántara Carrancá, el pasado 20 de diciembre; y, Yasmín Esquivel Mossa, apenas el pasado 13 de marzo.

López Obrador tiene por ahora a 5 de los 11 ministros de la Corte de su lado, para lo que se ofrezca, y está a sólo un espacio de obtener el control del Poder Judicial.

Sin embargo con la iniciativa que plantea el Morena, se estaría incrementando a 16 el número de ministros de la SCJN con el pretexto de crear una Sala Anticorrupción con 5 nuevos espacios, lo que legalmente no es necesario, porque para el tema ya existe un Tribunal de Justicia Administrativa.

Lo peor del caso es que se plantea que el procedimiento para la elección de los nuevos funcionarios sea el mismo que para la Comisión Reguladora de Energía (CRE), es decir, el presidente propondrá ternas y el Senado elige, pero en caso de que estas sean rechazadas dos veces, el titular del Poder Ejecutivo puede designar libremente a quien se le antoje.

Si todo lo anterior fuera poco, ¡agárrese!, porque también prevén cambios en el Instituto Nacional Electoral (INE) y en la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), a la cual llamarían “Defensoría del Pueblo” (igual que en Venezuela), para tener todo el control no sólo de los tres poderes del Estado, sino incluso de los organismos autónomos.

Así se está gestando la Cuarta Transformación de López Obrador, que tiene toda la facha de un gobierno absolutista y tal vez hasta dictatorial.

COMENTARIOS Y SUGERENCIAS EN: www.atiempo.mx / atiempomx@gmail.com.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: