No estamos pidiendo permiso, ya nos salimos del convenio educativo: Silvano

Pin on PinterestShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
Silvano Aureoles aclaró que el Gobierno de Michoacán no está en bancarrota, pero lo que no tiene y nunca tuvo es dinero para pagar la nómina educativa

Silvano Aureoles aclaró que el Gobierno de Michoacán no está en bancarrota, pero lo que no tiene y nunca tuvo es dinero para pagar la nómina educativa

Aclara el gobernador de Michoacán que no abandona la educación, pero sí ha decidido salirse de los convenios de 1992 y 2014 con el gobierno federal porque han sido desventajosos para las finanzas estatales; lamenta que anteriores gobiernos hayan autorizado plazas y bonos sin tener sustento financiero

Morelia, Michoacán, 27 de noviembre de 2018.- No estamos pidiendo permiso o estamos esperando a ver si no dejan, sino que ya nos salimos de los convenios en materia educativa con el gobierno federal, aseveró el gobernador de Michoacán, Silvano Aureoles Conejo.

En un encuentro con los principales medios de comunicación de la entidad, el titular del Ejecutivo estatal ahondó sobre el anuncio que en la víspera hizo en la Ciudad de México, cuando informó que su gobierno ha decidido salirse de los convenios de 1992 y 2014 con el gobierno federal porque han sido desventajosos para las finanzas estatales.

Silvano Aureoles reiteró que de acuerdo con los términos de los convenios el gobierno federal tiene 30 días para nombrar a un representante que se haga cargo de la nómina de educación básica en Michoacán, por lo que los últimos pagos de este año a los docentes michoacanos ya correrán por cuenta y cargo de la Federación.

El mandatario estatal recordó que cuando en 1992 se firmó el convenio original para la descentralización de la educación básica la Federación aportaba 90.4% del gasto educativo por un 9.6% del estado, sin embargo, al paso de los años se fueron tomando malas decisiones y firmando minutas con el magisterio michoacanos que terminaron por cambiar esa proporción a un 64% para la Federación y un 36% para la entidad.

Indicó que en 2007, por presiones de la CNTE no se firmó el acuerdo de la prueba ENLACE con el gobierno de Felipe Calderón Hinojosa, lo que disminuyó aún más los recursos para educación en Michoacán, problema que se agravó porque en los gobiernos de Lázaro Cárdenas Batel y Leonel Godoy rangel se disparó el número de plazas automáticas.

Aureoles Conejo recordó que en 2014 fueron aprobadas la Reforma Educativa y la Ley del Servicio Profesional Docentes, pero también se hizo la conciliación de la nómina y en ese entonces el Gobierno de Michoacán hizo una mala negociación y perdió la gran oportunidad de pasar a la Federación las miles de plazas recientemente creadas.

Indicó que para 2012 el gasto educativo por parte del gobierno estatal ya ascendía a 6 mil millones de pesos anuales, pero al 2017 se ha incrementado hasta casi 8 mil millones de pesos, más 1 mil 100 millones de pesos correspondientes a 25 distintos bonos que se les han concedido de manera irresponsable por anteriores gobiernos sin contar con el debido sustento financiero.

Silvano Aureoles aclaró que el Gobierno de Michoacán no está en bancarrota, pero lo que no tiene y nunca tuvo es dinero para pagar la nómina educativa, ya que lo que hicieron anteriores gobiernos como el de Cárdenas Batel, el de Leonel Godoy y el de Fausto Vallejo Figueroa fue solicitar créditos y desviar recursos del Seguro Popular para ir pagando y sosteniendo la nómina educativa.

Comentó que ese problema se reproduce también en instituciones como la UMSNH, el Cobaem y el CECyTEM, donde por evitarse problemas con los sindicatos se hicieron grandes concesiones de plazas y bonos que han venido presionando las finanzas estatales.

“Mi compromiso es con la educación, y porque hay una altísima responsabilidad decidí salirme del convenio Federación-Estado y garantizar clases a los niños”, expresó el gobernador de Michoacán para señalar que está en total disposición para participar en el tema de manera concurrente, pero bajo otras condiciones y en la medida de las posibilidades reales del estado.

“Es mi responsabilidad con los maestros que tengan garantizado su pago. A ellos les asiste la razón, pero es un tema institucional y no soy yo el responsable de que no se les pague, sino el gobierno que autorizó pagos que no podía ser”.

Aureoles Conejo señaló que tan sólo en su gestión su gobierno ha pagado más de 2 mil 500 millones de pesos de bonos, más allá de los pagos quincenales, pero “esto para Michoacán se acabó”, porque miles de millones de pesos que han llegado extras a la entidad se han empleado en pagar quincenas y bonos, en lugar de aplicarlos a inversión en infraestructura, situación que no se puede sostener más.