DestacadasEntretenimiento

Pedro Infante, a 64 años de su muerte

¿Quiénes no han disfrutado cuando menos una ocasión de los más de 60 títulos de la filmografía de Pedro Infante, “El ídolo inmortal”, de México, así como varias de sus más de 300 canciones grabadas?

Morelia, Michoacán, 15 de abril de 2021.- ¿Quiénes no han disfrutado cuando menos una ocasión de esta selección de películas de los más de sesenta títulos de la filmografía de Pedro Infante, “El ídolo inmortal”, de México, en las que dejó un legado de su capacidad de encantar al público, estas serían: Nosotros los pobres; Los tres García; Los tres huastecos; A toda máquina; Sobre las olas; La oveja negra; Ahora soy rico; Dos tipos de cuidado y Tizoc, entre otras muchas más?

O las canciones magistralmente interpretadas por Pedro, tales como: Amorcito corazón; Mi cariñito; 100 años; Deja que salga la luna; Historia de un amor; Me cansé de rogarle; ni qué decir de las emblemáticas Mañanitas y muchísimas más. Fue un artista completo por el lado que se le observe.

Como la mayoría de gente en hispanoamérica, además de muchos expertos estudiosos de la actuación y de la música en todo el mundo, saben quién fue el ídolo mexicano Pedro Infante Cruz; en este aniversario de su muerte;  ATIEMPO (www.atiempo.mx), su portal de noticias y denuncias por internet, le hace un pequeño pero significativo homenaje al emblemático artista mexicano que se ganó el cariño y admiración de todos, sirios y troyanos.

Pedrito como muchos le decían fue un actor y cantante  mexicano. Nació el 18 de noviembre de 1917 en Mazatlán, Sinaloa. También, se le conoce como “El ídolo de Guamúchil”, por pasar parte de su infancia en dicha ciudad.

Su padre, Delfino Infante García, era maestro de música y tocaba algunos instrumentos, por lo cual desde muy pequeño Pedro comenzó a trabajar, primero como mandadero de una tienda de productos agrícolas y, luego, como carpintero.

A los dieciséis años formó parte de una orquesta conocida como La Rabia, y antes de cumplir los veinte años se mudó a la Ciudad de México en busca de mejores oportunidades; fue en el año de 1939, cuando debutó en el cine, pero fue hasta 1943 cuando obtuvo su primer papel principal en la cinta La feria de las flores.

Fue este el inicio  de una fructífera carrera de más de 60 películas en la Época de Oro del Cine Mexicano.

En muchas de sus películas personificó al clásico charro mexicano, al campesino,  carpintero,  panadero,  mecánico,  indígena, al agente de tránsito, etc, fue pues un talentoso y carismático actor que lo mismo hacía papel de indigente, a un hombre humilde, a un exitoso millonario.

Como  cantante grabó más de 300 canciones en las casas grabadoras, incursionó en los géneros ranchero, bolero, vals y chachachá. Dándose tiempo para ser aficionado a la aviación y, no obstante de haber sufrido dos accidentes previos al de la tragedia, continuó piloteando, hasta el fatal tercero, piloteado por él, por el cual falleció el 15 de abril de 1957.

Muchas personas creen que no murió en el accidente y que siguió con vida, de ser así tendría más de 100 años de edad. Ya fallecido Pedro Infante, se le otorgó, de manera póstuma, El Oso de Plata al Mejor Actor en el Festival Internacional de Cine de Berlín por su actuación en Tizoc.

Se le relacionó sentimentalmente con Guadalupe López, María Luisa León, Irma Dorantes, Lupita Torrentera y Silvia Pinal; Tuvo siete hijos: Cruz Infante Cazañas, Dora Luisa Infante León (adoptada), Graciela Margarita, Infante Torrentera, Guadalupe Infante López, Irma Infante Aguirre, María Guadalupe Infante Torrentera y Pedro Infante Torrentera.

El éxito no logró cambiarlo. En el documental póstumo Así era Pedro Infante, que Ismael Rodríguez dirigió en 1963, vemos al actor como un hombre modesto y generoso, que les cortaba el pelo a sus amigos cuando lo visitaban en su casa, hacía pesas todos para mantenerse en forma, y seguía como aficionado practicando la carpintería con la que se ganaba el pan siendo muy joven.

En el libro de Carlos Monsiváis Pedro Infante: Las leyes del querer, el periodista mexicano menciona que Pedro Infante es “El mito culminante del cine mexicano, se manejo con excelencia en el tránsito múltiple: de lo rural a lo urbano, del temple del caudillo a la valentía capaz del llanto, de la generosidad del bandido social a la simpatía del humilde carpintero. Para sus fanáticos (casi todos) Infante es un puente de entendimiento entre lo viejo y lo nuevo, la biografía irrealizable de la colectividad.”

El surgimiento de los tríos y su género musical

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: