DestacadasEditoriales

Periodismo y relativismo (Por: Alejandro Vázquez Cárdenas)

En el periodismo mexicano actual encontramos de todo, desde el periodismo serio, honesto, que invariablemente busca confirmar una noticia antes de publicarla, hasta el periodismo panfletario que por su falta de rigor periodístico raya en lo criminal

Morelia, Michoacán, 21 de abril de 2020.- Primero una precisión, «relativismo» en Filosofía, es un término que posee distintos significados. En teoría del conocimiento se entiende por relativismo la imposibilidad de que existan verdades absolutas; al no existir éstas, sólo se puede conocer en forma relativa al contexto y circunstancia de esas verdades.

Y ¿qué tiene que ver el relativismo con el periodismo? Veamos, en México el periodismo que normalmente se practica, a grandes rasgos, puede dividirse en periodismo de reporteo y periodismo de opinión analítica. El primero se limita a simplemente a informar, y hacerlo lo más objetivamente posible. El segundo va más allá de la noticia, pues pretende influir y orientar la opinión de los lectores; aquí importa, y mucho, el fondo y la forma.

En el periodismo mexicano actual encontramos de todo, desde el periodismo serio, honesto, que invariablemente busca confirmar una noticia antes de publicarla, hasta el periodismo panfletario que por su falta de rigor periodístico raya en lo criminal.

Este periodismo panfletario, que también podríamos llamarlo «periodismo faccioso» es más frecuente de lo que nos imaginamos. Es un periodismo que se escuda bajo el disfraz de «libertad de prensa», libertad que usa no para informar, sino para  calumniar a quienes no piensan como ellos. Es básicamente un periodismo que falsea, encubre, sesga, matiza, o de plano miente si así le resulta conveniente. Periodismo, en fin, que no informa y solo contribuye a la polarización de la sociedad.

¿Dónde vemos actualmente este tipo de prensa al servicio de poder en turno? Pues no necesitamos ir muy lejos, tan solo con prender la televisión todos los días para ver la la conferencia mañanera del Sr. López. Esa  misa matutina donde él y sus  acólitos se dedican a desinformar a la audiencia, comunicar desde medias verdades hasta grandes y elaboradas mentiras; ninguna verificable, todas amparadas en sus inescrutables “otros datos” , muletilla que utiliza López para evadir preguntas incómodas.

A la luz de los hechos, la  4T ha recurrido a todas y cada una de las maromas habidas y por haber para engañar a la opinión pública, ha adquirido gran destreza en el arte del relativismo creando «realidades alternas», induciendo a las masas a una fantasía aparentemente razonada.

Joseph Goebbels, ministro de Propaganda del III Reich, sabía como nadie de relativismos morales. Resumo a continuación algunos de sus principios doctrinales para que Ud. culto lector, los contraste.

  1. – Principio de simplificación y del enemigo único: Individualizar al adversario («La mafia del poder»).
  2. – Principio de la exageración y desfiguración: Convertir cualquier anécdota, por pequeña que sea, en amenaza grave.
  3. – Principio de la vulgarización: «Toda propaganda ha de ser popular, adaptando su nivel al menos inteligente de los individuos a los que va dirigida.  La capacidad receptiva de las masas es limitada y su comprensión escasa»
  4. – Principio de orquestación: «La propaganda debe limitarse a un número pequeño de ideas y repetirlas incansablemente, siempre convergiendo sobre el mismo concepto». De aquí viene la famosa frase: «Si una mentira se repite suficientemente, acaba por convertirse en verdad». 
  5. – Principio de la verosimilitud: Construir mentiras a partir de fuentes diversas, a través de información fragmentaria.
  6. – Principio de la transfusión: Por regla general, la propaganda opera siempre a partir de un sustrato preexistente, ya sea una mitología nacional o un complejo de odios y prejuicios: “La patria no se vende, la patria se defiende» 
  7. – Principio de la unanimidad: Hacer creer que piensan «como todo el mundo», fabricando una falsa impresión de unanimidad.

El fin último de este periodismo es engañar al ciudadano y criminalizar al adversario, polarizando y exacerbando las posiciones. Buenos contra malos, donde los buenos, obviamente son ellos y los malos son todos aquellos que no alaban y se humillan ante la 4T.

Es cuanto.

Alejandro Vázquez Cárdenas

Cuba y su medicina (Por: Alejandro Vázquez Cárdenas)

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: