DestacadasEditoriales

Proyecto Secreto: Democracia y alternancia

Queremos un régimen democrático, de libertades. Tenemos horror de la dictadura de partido o de individuo con máscara democrática.

Morelia, Michoacán, 25 de enero de 2022.- Vista panorámica. 

La democracia es un gran valor los pueblos conquistan con enormes sacrificios, con la sangre de muchos ciudadanos. Es una lucha sangrienta, interminable, que siembra muertes e indecible dolor.

En México, la democracia es una historia que avanza con pasos indecisos, hacia delante, que han costado situaciones imposibles, que han dado mexicanos heroicos, que han creído en el ideal y han entregado todo por  un México de dignidad personal y de libertades.

También hemos tenido mexicanos perversos, ventajosos, sin sentimientos ni escrúpulos, que sacan provecho de los sacrificios de los demás para fines mezquinos. Democracia es una palabra que secuestran algunos líderes y la usan, con lenguaje populista para apoyar y sostener una caricatura de democracia corrupta, adulterada que significa el poder autoritario y las ventajas materiales de un cacique y sus hordas.

Democracia se convierte en la bandera de un grupo que quiere todo el poder, es una bandera para engañar e imponer el autoritarismo de una persona y de las bases que no sirven al país sino al jefe y a su cohorte de fanáticos, incondicionales, que buscan intereses sectarios contra el bien común de la nación.

La democracia es aparente, tiene algunos rasgos, en la práctica, resultado de la Revolución Mexicana, ha sido dictadura de un partido, el PRI. En el plano internacional, para otros países no había duda, el sentir era que México se definía como una dictadura de partido. Cuando vivimos en Europa nos lo lanzaron a la cara. Si observamos a los nuevos jefes, al nuevo sistema que se quiere imponer, es igualito que antes. Es la misma clase política, muchos actores son los mismos, como Bartlett, y tantos que han cambiado de partido. El mismo Andrés Manuel se formó en el PRI y en el PRD. Sólo cambiaron la camiseta, no hubo conversión. Finalmente son chapulines..

Quienes tienen clarividencia política afirman que en el huevo de la serpiente se siente la gestación de una dictadura. Actores políticos no ocultan sus inclinaciones, y sus simpatías con los dictadores de Venezuela, Cuba y Nicaragua a quienes aceptan sin criterio moral. Los defienden sin condenar los crímenes que han cometido.

Hay tendencias de totalitarismo, quieren abarcar todo el poder, ser la aplanadora, tener carro completo como el PRI en sus buenos tiempos. Quieren aplastar a la oposición y no dar oportunidad a la alternancia, ¿es eso democracia, el gobierno del pueblo y para el pueblo? Lorenzo Meyer ve un cambio, yo no veo un cambio significativo.

No respetan la Constitución, la modifican muchas veces sin razón suficiente, con autoritarismo y para afianzarse en el mando. No la ponen en práctica. Así no acatan la división de poderes: controlan al Legislativo, mediante su partido.

Dan órdenes al Judicial, tienen y mañas para controlarlo. Hay que obedecer incondicionalmente. Suprimen organismos autónomos.

La luz de lo alto

En la vida social es necesaria la autoridad, un gobernante y su clase dirigente es esencial para la conducción de la nación y el orden público.

En el fondo y en la perspectiva de la cultura occidental creyente, toda autoridad legítima viene de Dios. Pero Dios no es un tirano, comparte con los pobres mortales el poder.

El gobierno gobierna la sociedad con Leyes, apoyados en instituciones, siguen el instructivo que el Creador grabó en el ser humano que está hecho para vivir en familia y en sociedad. La democracia es una forma de gobernar entre otras.

Las leyes se cumplen no se discuten, no se acomodan a un proyecto personal, a una idea de Transformación que tiene su valor relativo no absoluto.

El poder, detentado por un individuo y sus ayudantes cercanos no debe ser absoluto y definitivo, es pasajero. No se puede prostituir ni desnaturalizar, es para servir. Muchos lo usan para sus intereses personales y lo corrompen. ¡Viva la corrupción! Lo proclaman con sus hechos

Estamos en la Transformación de la falacia y la retórica falaz, en el Reino de los sofistas, admirables en el arte retórico que convence de patrañas. No se nos olvide que en democracia el rey no es el presidente y su cohorte, sino el ciudadano, el último y el más humilde.

¿Es democrático quien quiere todo el poder todo el tiempo? ¿De qué sirve la Revolución y la Transformación si quieren mantenerse en el poder restaurando la dictadura de partido y de un individuo que se cree el más grande e indispensable, al estilo venezolano, nicaragüense y otros estilos?

No es sano llegar al poder para instalarse ahí. La alternancia es esencial, da la vida a la democracia, pureza, permite el respeto a la persona y salvaguarda sus libertades. La persona es el rey al que debe servir la política en el gobierno.

¿Por qué olvidan que la alternancia es lo más natural y es indispensable en democracia?

Los que siguen a Andrés Manuel incondicionalmente no son sólo virtuosos, no son lucidos ni químicamente puros. Los de enfrente, conservadores, adversarios, los de antes no son totalmente malos, también son capaces de Transformación y de devolver al pueblo el respeto y la dignidad robada.

En el fondo del alma soñamos un país que busque sobre todo la dignidad humana, que no nos secuestre las libertades que nos derribe las instituciones democráticas, que no admita la dictadura de partido o de caudillo.

Proyecto Secreto: No al poder despótico

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: