DestacadasEditoriales

Proyecto Secreto: Una guía en la obscuridad

El gobierno que no tiene un proyecto efectivo de nación, con una visión firme y clara del hombre y del gobernante, va a la deriva.

Morelia, Michoacán, 08 de septiembre de 2020.- I. LEYENDO LOS ACONTECIMIENTOS

Incoherencias en las afirmaciones del presidente revelan la imagen que tiene de sí mismo.

Hay que estar atentos a sus valores y antivalores, al lenguaje que polariza y es incendiario.

Lenguaje populista busca halagar a los pobres y mantiene ocultos los verdaderos problemas gravísimos.

Lenguaje amañado que maneja los valores que gustan a la gente y que oculta las verdaderas intenciones de la clase dirigente.

Imagen subyacente en el discurso del presidente: es presidente mejor que todos los presidentes, el caudillo que libera de todos los males pasados.

Él trae el bienestar largamente esperado para su pueblo. Él va a realizar la patria ideal. Él hará posible, ha empezado ya a hacer el pueblo feliz, muy feliz, en su imaginación.

Hay grandes ideas, móviles que el presidente trae en la cabeza y permanecen velados. Son proyectos secretos que pasan desapercibidos para los sencillos. Y las intenciones y proyectos secretos se hacen presentir, se escapan de detrás de los velos y, por intuición, por deducción se dejan adivinar, presentir, están latentes. De vez en cuando tienen un brillo efímero ante los demás, los sabios y prudentes los captan los tienen detectados.

UNA SABIDURÍA EXTRAORDINARIA DE LO ALTO

La luz del pensamiento humano recibe una luz poderosa del Maestro que vino del misterio de Dios a revelar lo que hay en el hombre.

Es una fuente de sabiduría inagotable que va revelando quién es el hombre que vive en sociedad y qué quiere.

El Creador hizo al hombre sabio, bueno, con una orientación bien definida hacia la verdad, el bien, la belleza y Dios. Estos elementos son recordados por Maurice Debesse en su tratado de la adolescencia.

Pero desde el principio entró el mal en el mundo, por la acción de Satanás. Por la primera transgresión, el hombre quedó herido e infiltrado de mal. Su corazón está resquebrajado y dividido y produce el bien y el mal.

Como primer paso hay que restaurar al hombre, sanarlo de sus heridas y desviaciones. Hay que reorientarlo para que sea capaz de distinguir el bien, quererlo y alcanzarlo.

El hombre dividido es mentiroso, falso, se extravía buscando bienes aparentes egoístas y dejándose en realidad llevar por el mal. Su existencia se convierte en una mentira, en una contradicción.

Los hombres avanzamos en medio de una nube de humo y queremos el mal, con todo el daño que ocasiona a los demás, aparece la hipocresía, los falsos profetas, los sepulcros blanqueados, toda una raza de escribas y fariseos, de políticos y líderes hipócritas. Es el establishment que desenmascara y condena abiertamente a Cristo. Es la raza de autoridades hipócritas y corruptas que se sirven de la sencillez de los humildes, les hablan con palabras muy dulces, los marean, los hacen servir a sus planes perversos y falsos. En realidad, los manejan para convertirlos en una borregada que llevan al matadero.

No podemos tomar la letra de todas las promesas, los halagos y las seducciones del presidente. Los creyentes de Jesús son sencillos como palomas pero prudentes como serpientes. No se entregan inocentemente en brazos de los líderes que los buscan para sus fines ajenos y bastardos.

El presidente tiene como divisa: “juntos haremos historia”. Hay otras afirmaciones y términos que revelan este delirio de grandeza. Se compara con los que él cataloga los más grandes gobernantes de la historia de México, aunque sólo conozca su imagen y alguna noticia. Así despojó al sublime Morelos de los Sentimientos de la Nación para dárselos a Vicente Guerrero. (Aquí podría plasmar todos los signos de admiración).

Un concepto que deja traslucir de su persona y sus expresiones, de todo lenguaje no hablado es su ansia de poder. Y ya vimos con qué tenacidad persiguió el poder. Ahora su inconsciente revela que no quiere dejarlo: él es quien habla de reelección, de que las elecciones sean limpias (es decir que le favorezcan a él).

En esta perspectiva hay que saber leer el desprecio de los organismos independientes y de las instituciones, las que tiene mandadas al diablo desde hace muchos años. Como se pone sobre las instituciones, cómo no respeta las directrices del INE. Va armando estructuras de poder que lo puedan sostener cuando él se sincere y muestre al dictador. Es la Guardia Nacional que puede preservarle el poder. Es como la guardia bolivariana.

Por eso, da la espalda a los grandes problemas de vida o muerte del país y anda promoviendo consultas populares y atendiendo futuras elecciones. El objetivo es el poder, el poder totalitario y dictatorial para una persona, por supuesto, él.

En la entrevista que publica La Jornada el 7 de septiembre, el presidente se dice perseguido prácticamente por todos los grupos dentro y fuera del país, todo el que no está de acuerdo con él es su perseguidor.

Muestra la imagen subyacente del Rey intocable, todopoderoso, totalitario, divinamente elegido. No se puede estar en desacuerdo con él porque es tocar la divinidad, es delito de lesa majestad que merece la pena de muerte. Por eso, todo el que difiere de él en sus planes o sus ideas lo ataca.

Proyecto Secreto: El México de los spots

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: