DestacadasEstado

Realizan en Morelia el XXXIV Encuentro Diocesano Juvenil

Llenos de alegría jóvenes venidos de toda nuestra Arquidiócesis, de las 7 zonas pastorales, han llegado a este recinto para compartir su fe y la alegría que les provoca seguir a Cristo, expresó el arzobispo de Morelia, Carlos Garfias

Morelia, Michoacán, 16 de noviembre de 2019.- Llenos de alegría jóvenes venidos de toda nuestra Arquidiócesis, de las 7 zonas pastorales, han llegado a este recinto para compartir su fe y la alegría que les provoca seguir a Cristo, expresó el arzobispo de Morelia, Carlos Garfias Merlos. 

“Con Jesús vivo la Santidad y defiendo la Dignidad Humana”, es el lema que como hilo conductor anima y da sentido a este Encuentro Diocesano Juvenil 2019, preparado con la guía e iluminación de la exhortación apostólica Christus Vivit, Cristo vive, que el Papa Francisco ha dirigido a los jóvenes del mundo”, expresó.

Carlos Garfias expuso que los jóvenes están llamados a descubrir que la gloria de la juventud está en el corazón más que en la fuerza física o en la impresión que uno provoca en los demás. “Jesús, el eternamente joven, quiere regalarnos un corazón siempre joven, esto significa que la verdadera juventud es tener un corazón capaz de amar”. 

Señaló que un joven no puede estar desanimado, lo suyo es soñar cosas grandes, buscar horizontes amplios, atreverse a más, querer comerse el mundo, ser capaz de aceptar propuestas desafiantes y desear aportar lo mejor de sí para construir un mundo mejor.

Garfias Merlos explicó que los jóvenes son quienes pueden ayudar a la Iglesia a mantenerse joven, a no caer en la corrupción, a no quedarse, a no enorgullecerse, a no convertirse en secta, a ser más pobre y testimonial, a estar cerca de los últimos y descartados, a luchar por la justicia, a dejarse interpelar con humildad.

“Los jóvenes son el presente y el futuro del mundo. Los jóvenes buscan ansiosos las respuestas a sus inquietudes, necesidades, problemáticas y heridas”, abundó.

En ese sentido, manifestó que la pastoral juvenil es el ambiente propicio y flexible para convocar a los jóvenes a eventos, a acontecimientos que les ofrezcan un lugar donde no sólo reciban una formación, sino que también les permitan compartir la vida, celebrar, cantar, escuchar testimonios reales y experimentar el encuentro comunitario con el Dios vivo. 

“Urge acercarse a los jóvenes con la gramática del amor, el lenguaje que la gente joven entiende, la cercanía de aquellos que dan la vida, de quien está allí por ellos y para ellos, y de quienes, a pesar de sus límites y debilidades, viven su fe con coherencia”. 

El arzobispo de Morelia recordó que la vida que Jesús les regala a los jóvenes es una historia de amor, una historia de vida que quiere mezclarse con la nuestra y echar raíces en la tierra de cada uno.

‘Esa vida no es una salvación colgada “en la nube” esperando ser descargada, ni una “aplicación” nueva a descubrir o un “tutorial” con el que aprender la última novedad. La salvación que Cristo regala al joven es una llamada para ser parte de una historia de amor’, concluyó.

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: