DestacadasEditoriales

Rumbo al alza de precios (Por: Rubén Alcántar)

Es un buen momento para comenzar a ahorrar, apretarse el cinturón y esperar a que los precios no dejen de aumentar, al menos la tendencia así lo marca y esta rara vez se equivoca, por no decir que en este gobierno ninguna tendencia negativa se ha equivocado

Morelia, Michoacán, 01 de octubre de 2021.- Durante los últimos 3 años una constante dentro de la opinión nacional sin lugar a dudas recae en el hecho de que, la economía no ha sido llevada de la mejor manera; tasas de crecimiento económico negativas, nula inversión privada, inversión pública mal focalizada, pérdida de confianza, necedad en paraestatales improductivas, costosas y obsoletas, entre otro sin fin de malas decisiones y por ende resultados.

En esta ocasión toca el turno a comentar la inminente alza de precios que hemos venido observando a lo largo del año, desde quienes en el hogar manejan el gasto, hasta expertos en materia macroeconómica, la opinión es generalizada, los precios no paran de aumentar y ello ocasiona gran incertidumbre.

Desglosemos por pasos, dentro de la economía existen dos tipos de indicadores dentro de la medición de la inflación; el indicador subyacente que no es más que la medición de los denominados bienes de consumo, es decir, alimentos elaborados, servicios, bienes, transporte, ocio, etc. Dicho indicador corresponder mayormente a una correlación con el comportamiento propio del mercado. Y el indicador no subyacente, en el cual se integran los denominados bienes productivos, materias primas o como usted guste llamarle, tales como combustibles, energéticos, artículos agropecuarios, pecuarios no procesados, etc. Siendo este índice altamente influenciado por condiciones externas como el clima o regulaciones del gobierno.

Una vez explicado lo anterior podemos comenzar a darle números, dentro del Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) que presenta cada quincena el INEGI, en su último resultado correspondiente a la primer quincena de septiembre podemos apreciar lo que al inicio comentaba, durante lo que llevamos del año llevamos ya un alza generalizada en los precios del 5.87%, cifra superior a la experimentada en el mismo plazo de tiempo en el año anterior, la cual se situaba en 4.10% con respecto a 2019; estas cifras preocupan dado que la meta anual inflacionaria que fija el Banco de México se sitúa en los +-3 puntos porcentuales, es decir, entre el rango del 2% y el 4%, superando este año al final del tercer trimestre ya casi por 2 puntos porcentuales la meta, sin contar lo que falta…

Ello se explica de la siguiente manera, como mencionaba ya, dentro del INPC existen dos subíndices, el subyacente y el no subyacente, y es justo aquí donde existe real preocupación. En primer punto apreciamos en el índice subyacente un aumento del 4.92%, ello explicado por condiciones del mercado, externas al gobierno, una de ellas por mencionar un ejemplo se sitúa en el alza generalizada a nivel global de las tasas de interés, hecho que incluso llevo al Banco de México en pasados días a elevar su propia tasa de interés en 25 puntos porcentuales, ubicándola en 4.75%, que comparada con la tasa a 182 días que se ubica en 5.5% se vislumbran próximos aumentos por condiciones endógenas, es decir por el mercado y no por el propio Banxico.

En lo que respecta al indicie no subyacente la situación es bastante menos alentadora, dicho indicador presenta un aumento en lo que va del año del 8.86%, es decir casi el doble de lo que lo hizo el año pasado; un aumento en los energéticos del 10.77%, en el sector pecuario del 11.15% y en el agropecuario del 10.01, explican importantes alzas que seguramente usted habrá visto en artículos de su consumo como el jitomate, la cebolla, el gas domestico LP o la gasolina, este indicador SI se ve directamente influenciado por las decisiones tomadas por el gobierno y tristemente no deja ir a la alza.

La situación es realmente preocupante, ello lo sabe el presidente, prueba de esto ha sido una importante reducción en los ingresos recaudados por el Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) que de cierta manera ha contenido el precio de los energéticos, sin embargo esta reducción en dos meses alcanza ya los casi 15 mil millones de pesos, cantidad fuertemente importante.

La conjunción entre graves errores internos, así como importantes jaloneos en el mercado global han llevado a que hoy día el control de precios se encuentre fuera de nuestras manos, más aún, ha llevado a que este comience a escalar a cifras inflacionarias que desde que vivimos en el tan odiado neoliberalismo no hemos visto, por supuesto que a quienes lo vivieron y a quienes lo hemos estudiado nos preocupa llegar a esas inflaciones altísimas de la crisis de 1982, la moneda está en el aire, sin embargo creo que es un buen momento para comenzar a ahorrar, apretarse el cinturón y esperar a que los precios no dejen de aumentar, al menos la tendencia así lo marca y esta rara vez se equivoca, por no decir que en este gobierno ninguna tendencia negativa se ha equivocado.

Suicidio, el asesino silencioso (Por: Rubén Alcántar)

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: